La intimidad trata principalmente acerca de como dos personas se hacen sentir mutuamente. Si ambos constantemente se hacen sentir bien uno al otro, entonces se sienten cercanos entre sí. Si constantemente se hacen sentir mal uno al otro, entonces se sienten distantes.

Hay miles de libros escritos sobre la psicología de la intimidad y el amor. La Torá proporciona una formula simple y profunda para crear y mantener intimidad. Esta se fundamenta en la premisa que la intimidad emocional depende de lo bien que manejes los sentimientos negativos o problemáticos. La fórmula de la que hablo se encuentra en Levítico 19:16-19. Hay siete mandamientos que siguen uno al otro en rápida sucesión. Contenidos en estos versículos hay principios psicológicos fundamentales acerca de cómo permanecer enamorado por el resto de tu vida.

Mientras estudias esta fórmula, ubícate a ti y a tu pareja en cada principio en una escala del 1 al 10. 1=Fallando miserablemente 10= Excelente siempre.

1. "No Serás un Difamador Entre tu Pueblo".

Principio A: Una buena definición de los límites es necesaria para proteger las relaciones íntimas.

Este mandamiento nos advierte en contra de decirle a alguien lo que otro dijo acerca de su persona, si es que compartiendo esta información se dañará a la persona o se causará cualquier tipo de daño. Un principio subyacente aquí es el establecer límites con el fin de proteger una relación. Cada relación necesita ser protegida de influencias externas que puedan afectarla. Hay que ser cuidadosos con lo que se le dice a una persona respecto a su pareja.

Como regla general, yo les digo a las parejas casadas que cualquier problema en su matrimonio nunca debe ser compartido con nadie de afuera de la relación a menos que tenga permiso de su esposo/a para hacerlo. Este es un aspecto fundamental de establecer límites bien marcados.

Un error fatal muy común en este sentido es cuando las parejas casadas comparten sus problemas con miembros de la familia. Tus padres y suegros deben mantenerse fuera de tu matrimonio. Tus padres deben respetar tu privacidad y si no lo hacen, es necesario decirles que se queden fuera. Una vez que están casados, tu pareja es tu prioridad número uno.

Principio B: Se cuidadoso con cada palabra que les dices a los demás.

No nos es permitido herir a nadie con nuestras palabras. Esta es una idea simple, con consecuencias muy profundas. Somos siempre responsables por lo que le decimos a otra persona, ¡especialmente a nuestra pareja! Sin embargo, vemos cuán negligentes y perezosas son muchas parejas con sus palabras.

Nunca es correcto el ponerle apodos insultantes a tu pareja, maldecirla, o incluso elevar tu voz hacia ella, si la vas a asustar o intimidar. Imagina cuanto más grande sería el amor si cada pareja siguiera sólo esta guía. Cada palabra que se dicen el uno al otro tiene un impacto positivo o negativo en como se sienten. Si quieres estar enamorado para siempre, debes vigilar y monitorear constantemente la manera que le hablas a tu pareja. No hay tal cosa en el matrimonio como "tiempo fuera"; cada interacción importa. Cada palabra los acercará o los alejará. Ubíquese en una escala de 1-10.

2. "No Permanecerás de Brazos Cruzados ante la Sangre de tu Prójimo".

Principio: No desestimes el dolor emocional de otra persona.

¿Cómo le respondes a tu pareja cuando está herido o de mal humor? ¿Te pones molesto e intolerante o escuchas con paciencia? A la mayoría de nosotros no nos gusta cuando nuestra pareja está de mal humor. De hecho, incluso a veces nos molesta.

Con frecuencia nuestro mal humor es una expresión de dolor emocional. Te sugiero que trates de verlo como un grito de ayuda. Cuando estoy de mal humor, lo que realmente estoy diciendo es: "Estoy herido y necesito que me entiendas y me apoyes". Este mandamiento nos dice que estamos obligados a ser sensibles con el dolor de otras personas y ciertamente no causarles más dolor si ya están sufriendo.

Nunca es correcto alejar o atacar a alguien que está dolido, ¡mucho menos a tu pareja! Cuantas veces tu pareja te dijo: "Ya, ¡termínala de una vez!". Esto no es sólo insensible, también es cruel.

Una de las necesidades más profundas del ser humano es ser entendido. Cuando desestimamos el dolor de nuestra pareja, estamos muy lejos de proveer una experiencia que ayude al crecimiento y al entendimiento mutuo. Cada vez que rechazamos el dolor de nuestra pareja y no nos tomamos el tiempo de entenderla, estamos perdiendo una gran oportunidad de crear más cercanía. Uno de los grandes actos de bondad que una persona puede hacer por otra es escuchar sin juzgar. Ubícate en la escala de 1-10.

3. "No Odiaras a tu Hermano en tu Corazón".

Principio: No desestimes o niegues tus malos sentimientos. Tú eres responsable de procesar y resolver tus malos sentimientos sobre otras personas.

Los comentaristas bíblicos señalan que el poder de este mandamiento se encuentra en las palabras, "en tu corazón". La implicación es que es normal tener malos sentimientos, incluso sentimientos de odio. Solo el señor Spock nunca tiene malos sentimientos hacia los demás. Por desgracia, muchas personas que crecieron en hogares emocionalmente insalubres no se dan el permiso para sentir sus malos sentimientos, o por el mismo motivo, incluso sus buenos sentimientos. Algunas personas creen que las personas altamente evolucionadas nunca experimentan malos sentimientos.

Esta no es la visión del judaísmo sobre las emociones humanas. La Torá asume que tendremos malos sentimientos hacia los demás, y la clave es no mantenerlos y no dejar que se agranden en tu corazón. El problema no es tener malos sentimientos; ¡es no ser capaz de manejarlos con eficacia! Y el requisito previo para manejar los sentimientos eficazmente es la necesidad de ser emocionalmente honesto contigo mismo.

De vez en cuando todos tenemos malos sentimientos hacia nuestra pareja. Pero los malos sentimientos que no son entendidos y resueltos se vuelven tóxicos y destructivos. Deben ser tratados y comprendidos.

Golpearse a uno mismo, sentirse culpable o culpar a otros son maneras de no tomar la responsabilidad de tus sentimientos. Hay cuatro maneras en las que puedes explorar y resolver tus sentimientos negativos. Trabájalos a través de ti mismo, háblale a un amigo, o discútelos con tu pareja. Y si los malos sentimientos persisten, habla con un profesional.

Uno de los retos de permanecer enamorado es el aprendizaje y la resolución de los sentimientos negativos que tienes hacia tu pareja. Ubícate en la escala del 1-10.

4. "Deberás Ciertamente Reprender a tu Prójimo".

Principio A: Cuando alguien te hace daño, dile cómo te sientes.

Nosotros no estamos autorizados a rechazar a las personas que forman parte de nuestras vidas porque nos hacen daño. El judaísmo requiere que nos comuniquemos con aquellos que nos dañan y que tratemos de reparar la relación comunicándonos abierta y honestamente. En el matrimonio, la buena comunicación consiste en decirle a mi pareja como me siento para reparar las averías en la relación.

Principio B: Para poder expresarte, debes sentirte seguro.

Para poder hablar sobre tus sentimientos con tu pareja, ella debe estar lista a escuchar y a permitir que expreses tus sentimientos sin juicios, ridiculizaciones o críticas. La creación de un espacio seguro para compartir los sentimientos es una condición necesaria para una comunicación abierta y sincera. ¿Qué tan seguro te sientes con tu pareja? ¿Y que tan seguro haces sentir a tu pareja? Ubícate en una escala del 1-10.

5. "No Harás Pecados por Él".

Principio: Comunicar como te sientes no te da licencia para avergonzar a tu pareja, hacerla sentir culpable, o abusar de ella.

Rashi, el famoso comentarista bíblico, interpreta este mandamiento como la prohibición en contra de avergonzar a otra persona cuando le decimos como nos sentimos. La vergüenza es uno de los sentimientos más dolorosos que una persona puede experimentar. Este es el motivo por el cual es judaísmo lo compara con derramar la sangre de uno.

Hay tres estilos de comunicación. Algunas personas nunca le dicen a sus parejas como se sienten realmente. Este es el estilo pasivo, el cual sólo causa mucho sufrimiento y distanciamiento. Por supuesto, que a veces la razón por la cual uno decide no comunicar sus sentimientos es por el miedo a como su pareja reaccionara. Es por esto que es esencial que las parejas aprendan como crear un espacio seguro para ambos. Si no te sientes seguro con tu pareja, entonces nunca le dirás como te sientes realmente.

El otro estilo inaceptable de comunicación es el agresivo. La gente agresiva sólo sabe como gritar y enfadarse con el fin de sacar sus sentimientos fuera. Esto obviamente no es eficaz y en muchos casos es abusivo.

El estilo que funciona es el asertivo. La comunicación asertiva significa que puedes decirle a tu pareja como te sientes sin provocaciones. La comunicación asertiva te da la oportunidad de ser escuchado y entendido. Lo mejor que puedes hacer es expresar tus sentimientos honestamente y con respeto hacia tu pareja. El otro puede escoger escuchar o puede elegir no hacerlo, pero al menos tú hiciste tu parte expresándote firmemente.

Una de las habilidades mas importantes que las parejas deben tener para ser exitosas es lo que el Dr. John Gottman llama la habilidad "para reparar averías". La comunicación asertiva es la herramienta esencial que se necesita para reparar las averías. Una avería se considera reparada cuando no queda resentimiento, odio, u otro sentimiento negativo. Esto significa que el conflicto está 100 por ciento solucionado. Noventa por ciento no es suficiente. Si tienes 50 peleas y reparas cada una en un 90 por ciento, te quedas con un diez por ciento de resentimiento multiplicado por 50. ¡Esas pequeñas cantidades de resentimiento suman rápidamente! Cuando el resentimiento o cualquier sentimiento malo perdura, la relación se debilita y el amor se desintegra. La "cuestión" es raramente el problema. ¡La comunicación sobre la cuestión es realmente el problema! El amor duradero está construido en base a la comunicación asertiva. Ubícate en la escala del 1-10.

6. "No Tomes Venganza o Cargues con Rencor".

Principio: Si no terminas todos tus "viejos negocios", seguirás haciéndole daño a los demás.

Desafortunadamente, muchas parejas no reparan sus averías 100 por ciento, y como resultado de esto, acumulan puntaje de sentimientos tóxicos y temas sin resolver que nunca se cierran. Cuando las viejas heridas no están completamente curadas, se infectan y el amor comienza a desvanecerse. Este mandamiento nos dice dos maneras en que la gente trata de herir a la persona que los hirió: tomando venganza o guardando rencor.

Tomar venganza en el matrimonio significa "quedar a mano" o "devolvérsela" a tu pareja. Esto puede llevar a que evites ayudar o darle placer a tu pareja en la intimidad, o darle afecto o cualquier cosa buena. ¿Cuán a menudo las parejas se dan una a la otra el tratamiento silencioso, o se atacan con acusaciones o quejas? Todas estas son formas de tomar venganza y extinguirán las llamas del amor.

Tener rencor es la otra manera en que tratamos de lastimar al otro en represalia. Estamos teniendo rencor cuando le decimos a nuestra pareja, "¡Bueno, te ayudaré esta vez, pero no pienses que lo que me hiciste quedará impune nuevamente!" o "Te voy a ayudar, porque no quiero rebajarme a tu nivel". Ubícate en la escala del 1-10.

7. "Amarás a tu Prójimo como a Ti Mismo".

Principio: Cuando resolvemos nuestros malos sentimientos hacia los demás, creamos un espacio para el amor.

El hecho que el mandamiento de amar viene último en la serie indica la verdad de este principio: el amor y la intimida no pueden prosperar y crecer en una atmósfera de sentimientos negativos. Los malos sentimientos deben ser enfrentados y resueltos si quieres estar enamorado el resto de tu vida. Siempre es más fácil ignorar nuestros sentimientos o tratar de racionalizarlos. ¡Pero esta táctica nunca funciona! El camino difícil -- y en última instancia el único camino -- es reconocer y entender nuestros sentimientos problemáticos para trabajar en ellos. Debes hacer un compromiso de ser emocionalmente honesto contigo mismo y con tu pareja. Si no sientes el amor que quisieras sentir, es porque tú o tu pareja están reteniendo malos sentimientos que no fueron tratados efectivamente.

El Rab Noaj Weinberg define al amor como el placer que experimentamos cuando nos identificamos con las virtudes de alguien, mientras lo aceptamos con sus fallas. Cuando hay sentimientos de odio, resentimiento, vergüenza, soledad, y culpa, se nubla nuestra habilidad de ver lo bueno en la otra persona. La negatividad siempre obscurece lo positivo. Sólo cuando has creado un espacio para el amor mediante la eliminación de lo negativo puedes identificar consistentemente y apreciar las virtudes de tu pareja que generan amor. Ubícate en una escala del 1-10.