La mayoría de las personas no desean herir a su pareja intencionalmente. Presta atención a estas cinco cosas con las que, sin mala intención, puedes estar incrementando la tensión en tu matrimonio.

1. Estar emocionalmente distante

Esfuérzate por ser abierto con tu pareja. Puedes avergonzarte de tus necesidades reales o temer abrirte. Puedes sentir que actúas como si no tuvieras necesidades y que pienses que ser un mártir es virtuoso (no lo es).

Cualquiera sea la razón, si no compartes tus verdaderos sentimientos, evitas la intimidad emocional. Cuando compartes tus sentimientos, tu pareja se siente más cerca de ti. Cuando dejas al otro afuera, puede sentirse frustrado porque no logra “entenderte”. Además del impacto que tiene en tu pareja, esto también puede llevar a que sientas resentimiento porque no obtienes lo que deseas de la relación. Esto también impide que te sientas cerca de tu pareja, porque puedes sentir que hay una parte de ti que no compartes por completo.

Obviamente, usa tu discreción. No necesitas ser brutalmente honesto con todo.

2. Poner a otros antes que tu pareja

Ayudar a otros es loable, pero recuerda: tu prioridad es tu pareja. Si ayudas a tus padres, hijos, hermanos, amigos y comunidad consistentemente antes de pensar en las necesidades de tu pareja, el mensaje que le transmites es: tú no estás primero. Eso es muy doloroso.

Por supuesto, esto no implica descuidar a otros, en especial no a tus hijos. La clave es transmitirle constantemente a tu pareja el mensaje de que ocupa el primer lugar. Esto puedes hacerlo cada día con cosas pequeñas. Por ejemplo, en vez de decirle a tu esposo que guarde la última porción de chocolate para tu hijo, le dirás a tu hijo que guarde el último pedazo de chocolate para su padre. Reserva habitualmente momentos para pasar con tu pareja, para que se sienta valorado. Y, sobre todo, asegúrate que tus prioridades sean correctas: tu pareja va primero.

3. Dar por sentado a tu pareja

Es muy fácil que un matrimonio caiga en modo de "piloto automático". Tú tienes tus propios horarios, responsabilidades y expectativas. Puedes llegar a dar por sentado las bondades o las tareas que tu pareja hace por ti. Dado que esperas encontrar la cena lista cuando llegas a casa o que estás acostumbrado a que tu pareja se levante temprano para llevar a los niños a la escuela, es posible que ni siquiera veas la necesidad de expresar tu apreciación. Pero perder de vista las pequeñas cosas que tu pareja hace día a día puede causar resentimiento. Al menos una vez al día, expresa tu valoración y muestra que no tomas por sentado a tu pareja. Alégrate por las cosas pequeñas que hace. Esto ayudará a que ambos se sientan más conectados.

4. Dar demasiados consejos

Enseñarle a tu pareja no es la forma de demostrarle que te importa. Puedes pensar que lo ayudas, pero si te conviertes en la "madre" de tu esposo, él no se sentirá respetado y si siempre aconsejas a tu esposa, ella sentirá que no confías en ella.

Practica expresar tus consejos de forma que no sean fastidiosos o simplemente abstente de ofrecer comentarios útiles. Alienta a tu pareja para que escoja en vez de insistir u ofrecer tu opinión. Al mismo tiempo, es bueno que tu pareja sepa que estás disponible cuando realmente necesite tu consejo.

5. Recordar una y otra vez viejos reclamos

¡Pero pensé que ser autentico era algo bueno! Claro, pero no cuando fastidias innecesariamente a tu pareja. Las palabras negativas suenan más fuerte que las positivas y molestan por más tiempo.

Es por eso que debes mantener la negatividad al mínimo. Si tuvieron una discusión y se acabó, entonces es hora de olvidar y perdonar. Después de discutir sobre un tema sensible, ese tema está muerto. ¿Te gustaría que te recordaran muchas veces lo que has hecho mal? Obviamente, esto no significa invalidar tus sentimientos o esconder tu dolor. Es sólo que, en cierto punto, estar continuamente discutiendo algo que ya se resolvió no beneficia a tu relación.

Trata de fijarte metas que sean realistas para que puedas incorporar algunos de estos cambios en tu vida. Da un paso a la vez y observa mo reacciona tu pareja y te trata con la misma bondad de vuelta.