Para muchas parejas, este fue un período complicado. Las crisis pueden sacar a la luz lo mejor o lo peor de las personas., Vivir juntos 24/7, muchos en espacios reducidos, con estrés emocional y económico, además del miedo a lo desconocido, puede afectar incluso a las mejores relaciones.

Agreguemos a esta mezcla los niños, adolescentes, tareas hogareñas, ayudar a los hijos con sus estudios y es fácil ver el gran costo que esto tiene. Antes del Covid-19 nos habíamos construido una rutina que nos brindaba aire: íbamos a trabajar, los niños iban a la escuela, socializábamos con amigos y la familia amplia… Pero ahora tenemos que pasar nuestros días y nuestras noches constantemente juntos. Muchos se sienten frustrados y entraron en una zona negativa. (Por supuesto que en este artículo hablo de parejas que antes de esta situación no tenían una relación terriblemente disfuncional y ya buscaban ayuda).

¿Cómo podemos navegar estos días con éxito como pareja?

1. Focalizarse en las necesidades y los objetivos

Aunque seamos una pareja, eso no significa que estemos de acuerdo en todos los temas. Uno puede entender que nos acecha una catástrofe y el otro no entender cuál es el problema. Podemos estar en la misma situación y tener perspectivas completamente diferentes. Nuestras perspectivas singulares pueden llevarnos a situaciones conflictivas.

Para mantener fuerte nuestra relación, ahora es el momento de alejar la confusión e identificar las necesidades.

Expresa tus necesidades. Si necesitamos que nuestra pareja escuche nuestras opiniones, que tome con mayor seriedad las preocupaciones por la salud o que se relaje un poco para no caer en la ansiedad, entonces debemos tener una conversación y expresarnos.

Vivir juntos en cuarentena también significa que hay muchas más responsabilidades en el hogar. En vez de frustrarnos y caer en el resentimiento, hablen sobre la manera en que ambos pueden ser responsables. Dividan las responsabilidades. Consideren las obligaciones de cada uno.

¿Quién cocina? ¿Quién saca la basura? ¿Quién lava la ropa y después la guarda? Si en la casa viven niños, no hay ninguna razón para que ellos no tengan parte en esta conversación. Demasiados padres me dijeron que sienten pena por sus hijos, o que sus hijos duermen, comen, están constantemente conectados por internet y luego se van a dormir a horas ridículas. Es hora de recuperar el control de nuestros hogares con sabiduría. De eso se trata la paternidad.

2. Crear espacio personal.

El espacio no sólo se trata de planificar un piso, sino también de espacio mental. Cada uno necesita espacio para reflexionar, tener tranquilidad, trabajar, hacer ejercicio y relajarse. Pedir que necesito tiempo a solas no implica que no te ame o que no quiera estar contigo., Significa que relajarse y encontrar tiempo para uno mismo es sano para ambos.

Piensen en la forma de proveer tanto espacio físico como emocional. Si viven en un departamento pequeño, ¿pueden colocar una cortina y un escritorio? ¿Pueden planificar un cronograma para que ambos padres no estén todo el día “de guardia”?

Encontrar cierta rutina nos hace sentir que recuperamos un poco de control y seguridad. Expresa tus sentimientos en una conversación privada y tranquila. Si cada uno encuentra un tiempo para sí mismo a solas y creamos un programa, nos sentiremos menos antagonistas y sobrepasados.

3. Practicar la bondad

En períodos de estrés es fácil decir o hacer cosas que después lamentamos. La bondad desaparece sin que nos demos cuenta que nos volvimos “duros”. Reaccionamos de forma exagerada. Tomamos al otro por sentado. Olvidamos decir “por favor”, “gracias” y “¿te gustaría que te caliente también a ti una porción de pizza?”.

Esfuérzate por ser bondadoso con tu pareja. Decir una palabra amable, un pensamiento alentador, un abrazo, incluso una sonrisa se considera una bondad. Expresa gratitud por las pequeñas cosas a las que se dejó de prestar atención. Evita convertirte en una persona crítica. No ataques, no desmerezcas, no avergüences ni rotules. Sí, esto es importante en todo momento pero especialmente ahora es vital recordarlo.

No te vuelvas egoísta. Cuando haces algo por ti mismo, hazlo también por tu pareja. Esto incluye hacer la cama, prepararte una taza de café o un bocadillo a media tarde. No porque cuentes con “recibir algo a cambio”, sino simplemente porque eres bondadoso. Si notas que tu pareja está un poco triste, tienes que ser especialmente sensible. Acude al humor para levantar su espíritu, sé positivo, perdona, pide perdón, deja de culpar y encuentra una manera de expresar: “Te amo, y vamos a lograr superar esto”.

4. Encontrar una nueva forma de conectarse

Deja de revisar las noticias todo el día. A la hora de la comida no se habla de corona ni hay teléfonos. ¡Suficiente!

Transforma este desafío en una oportunidad. Si te hubieran preguntado: “¿Qué hubieras hecho de haber tenido tiempo libre con tu pareja?”, ¿cuál hubiera sido tu respuesta? Bueno, ¡ahora lo tienen! ¡Aprovéchenlo!

Piensa en estos días como una oportunidad de conexión. Acepta el desafío del coronavirus. Vuelve a pensar en tus prioridades, tus valores, y tu estilo de vida. Todas las cosas que pensabas que necesitabas quedaron al borde del camino. Ahora sólo estás tú y tu pareja. ¿Qué pueden hacer juntos para unirse más? Incluso si tienen niños en la casa deben encontrar un tiempo y un lugar para la privacidad. Creen significado en sus días. Tomen juntos una clase de Torá por Internet. Cocinen o preparen juntos un postre. Miren el mundo por la computadora y planeen unas futuras vacaciones. Salgan a caminar (de forma segura, por supuesto). Escuchen música. Pinten. Hagan una clase de ejercicios en línea. Hagan cualquier cosa que les guste hacer y háganlo juntos. Creen una noche de citas en su propio hogar.

Esta es su oportunidad de ser creativos. Transformen la oscuridad en luz, traigan alegría a su hogar y aprovechen este tiempo juntos para encontrar paz en el otro.