Pregunta:

Mi esposo y yo llevamos 14 años casados, tenemos cuatro hijos y estamos muy agobiados. Entre llevar a los chicos a la escuela y sus tareas, siento que mi matrimonio no existe. Mi esposo me dice que es algo normal en esta etapa, pero mi madre dice que haga algo al respecto. ¿Por dónde empiezo?

Respuesta:

Primero que nada, escucha a tu madre. Tu esposo tiene razón, es normal. Pero de nuevo, la mayoría de las personas casadas no son felices en su matrimonio, por lo que tristemente, lo normal o el promedio no es el camino a seguir en esta área. Esta “etapa” llamada paternidad dura muchos años, si es que no para siempre. Los matrimonios que esperan hasta que los hijos sean mayores a menudo encuentran que en ese entonces ya están tan separados emocionalmente, que reparar el matrimonio está más allá de sus posibilidades.

En mi libro Connect to Love (libro en inglés), demuestro por medio de mi investigación, que las parejas que pasan un promedio de 30 minutos por día conversando entre ellos, son mucho más felices que las que conversan menos. Tiene sentido, y si aparentemente no existe otra causa, ésta es el área que hay que corregir primero. Esto significa que tienes que poner a tus niños más pequeños a dormir, y tienes que explicarles a los más grandes que si van a seguir despiertos, y probablemente lo harán, mamá y papá necesitan un momento a solas sin interrupciones.

Artículo Relacionado: Los Seis Hábitos de las Parejas Felizmente Casadas.

Las parejas exitosas están invirtiendo constantemente tiempo y amor en su matrimonio.

Si no puedes lograr esto en un espacio común de la casa, ve a tu cuarto y cierra la puerta. Tienes que crear cierto espacio aislado para tu interacción. Apaguen sus teléfonos celulares y toda otra distracción por 45 minutos. Planeen este tiempo para compartir los eventos del día, tomar un té u otra bebida, pónganse al día. Al principio, tal vez sentirán la necesidad de discutir algunos temas urgentes. Traten de no llenar este tiempo con conversaciones estresantes, vuelvan siempre a la charla. Si eres como muchos, estarás pensando, “¿Conversar? ¿Quién sabe cómo conversar hoy en día?”. No te preocupes, oblíguense, y si logran mantener este período de 45 minutos tres noches a la semana, encontrarán el modo de reconectarse.

Lo siguiente es establecer una noche para salir, la misma noche cada semana. Contrata una niñera para que venga siempre esa noche de la semana, incluso cuando estén demasiado cansados para salir. Esto los ayudará a resistir la necesidad de estar demasiado cansados para salir. En tu noche de cita, pasen un mínimo de dos horas sin otra pareja (cuando las parejas se encuentran, normalmente, los hombres se van para un lado y las mujeres para otro) y HAGAN algo. No repitan siempre la rutina de cena y cine. Revisen las guías locales y encuentren eventos o lugares interesantes adonde ir. Eviten las llamadas telefónicas de los chicos.

Es fácil estar “sin tiempo para el matrimonio”. Pero lo que ocurre en realidad es que tenemos tiempo para todo lo que es urgente, y cuando terminamos con eso, no nos quedan fuerzas para la necesidad no-urgente del matrimonio. Las parejas exitosas no tienen ninguna fórmula mágica y tampoco son más compatibles (así como piensan las personas que tienen matrimonios fallidos). Las parejas exitosas mantienen la vista en el objetivo, que es una relación amorosa, y están invirtiendo constantemente tiempo y amor para que esta relación pueda seguir creciendo.

Este es sólo el comienzo, pero es el prerrequisito para volver a tener una relación fluida y amorosa.

Visita el sitio de M. Gary Neuman en http://mgaryneuman.com/ (en inglés).