La sopa puede ser una cena en sí misma cuando está acompañada de una saludable rebanada de pan integral. También sirve como plato de entrada para una elaborada cena o como plato principal. Cualquier ocasión es buena para un tazón de sopa caliente. Aquellos que hacen dieta pueden ciertamente disfrutar de una variedad de sopas de verduras que son amables con la cintura.

Las sobras son grandiosas y pueden ser servidas al día siguiente para el almuerzo. Estas sopas se congelan bien. Cuando preparo cualquiera de estas sopas lo hago en grandes cantidades, y luego las congelo para uso futuro.

Crema de Sopa de Verduras

Ingredientes

Utiliza tubérculos a tu elección: calabacín, batata (papa dulce), zanahorias, zapallitos italianos (calabacines), nabo, betabel, apio nabo, o cualquier otro que esté disponible en tu supermercado. No es necesario preocuparse por conseguir las verduras exactas o las cantidades exactas.

½ cucharita de comino.

¼ cucharita de jengibre.

2 dientes de ajo.

2 cucharadas de sal de mar (o a gusto).

5 litros de agua.

2 tallos de cebollín (cebolleta).

Instrucciones

Pela y corta los tubérculos en pedazos grandes y cocínalos en los 5 litros de agua en una olla grande, (o de acuerdo a la cantidad de verduras utilizadas). Como mencioné anteriormente, el calabacín hará una sopa muy sabrosa. Agrega las especias, comino, jengibre, ajo y sal de mar a gusto.

Cocina hasta que todas las verduras estén blandas.

Con una licuadora de mano, licua todas las verduras para obtener una consistencia cremosa. Decora con algunos cebollines (cebolletas) rebanadas. Sirve con crutones hechos en casa.

Preparación: 30 minutos.

Para 12 porciones.

Caldo de Verduras

El caldo de verduras es un ingrediente muy útil en muchas recetas. El caldo es generalmente preparado con cáscaras de verduras. Cuando hagas una olla grande de sopa u otro platillo de verduras, guarda las cáscaras, lávalas muy bien para quitar todos los residuos. Cáscaras de tallos de brócoli, las puntas de porotos verdes que se cortan y se botan, los restos duros de los zapallitos italianos (calabacines) y también las cáscaras, zanahoria, chirivia, rutabaga, nabo, cáscara de batata (papa dulce), restos de apio y cada verdura que te puedas imaginar hará un muy buen caldo.

Cocina todas estas cáscaras en una olla grande agregando un poco de sal y mucho ajo y cebollas. Cocina durante mucho tiempo para obtener un caldo más concentrado y sabroso.

Verduras orgánicas certificadas son las mejores para hacer el caldo, pero cualquier cáscara servirá. El caldo se congela bien. Utiliza recipientes pequeños para que puedas tenerlos disponibles cuando una receta pida caldo de verduras. Agrégalos a cualquier platillo que pida agua para agregarle vitaminas y minerales.

Preparación: 30 minutos (dependiendo de las verduras que debas pelar).

Tiempo de cocción: 2 horas.

Sopa Cremosa de Calabacín

Esta es una de las recetas más fáciles de preparar y a todo el mundo le encanta. Es una excelente forma de utilizar el calabacín.

Ingredientes:

1 calabacín mediano, pelado, sin semillas y cortado en trozos grandes (6-8 centímetros).

2 zanahorias grandes, peladas y cortadas en trozos.

2 cucharadas de aceite.

1 litro de caldo de verduras o agua.

1 taza de arvejas congeladas.

1/3 de taza de almendras en tajadas, tostadas.

Sal y pimienta a gusto.

Instrucciones

Fríe el calabacín a fuego alto revolviendo frecuentemente hasta que esté ligeramente dorado y aromático. Agrega sal a gusto y fríe un minuto más.

Agrega el caldo de verduras y hierve durante 20-30 minutos hasta que el calabacín esté blando.

Deja enfriar y hazlo puré en la licuadora hasta que esté muy suave. Agrega las arvejas congeladas y déjalo hervir otros 20 minutos. Agrega agua si es necesario.

Ajusta los aliños, decora con las almendras tostadas y sirve caliente. Para un sabor incluso mejor, refrigera por uno o dos días.

Preparación: 20 minutos.

Para 4 porciones.

Sopa de Frijoles (Porotos) Blancos

Cualquier tipo de fríjol (habas, fríjoles negros, fríjol mungo, etc.) que se utilice para hacer esta receta será delicioso; yo escogí frijoles blancos porque hacen que esta sopa sea muy liviana y sabrosa.

Ingredientes

250 gramos de frijoles (porotos) blancos remojados toda la noche.

1 cebolla mediana en cubos.

2 zanahorias grandes rebanadas en rodajas.

2 tallos de apio cortados en rebanadas.

4 dientes de ajo picados.

2 hojas de laurel.

2 cucharadas de salsa de soya.

6 tazas de agua o caldo de verduras.

Sal de mar a gusto.

Instrucciones

Luego de remojar los frijoles (porotos) toda la noche, cocínalos en las 6 tazas de tu líquido preferido hasta que estén casi blandos.

En una sartén grande saltea la cebolla y el ajo en 3 cucharadas de agua y 2 cucharadas de salsa de soya, hasta que estén transparentes. Agrega las verduras y deja que traspiren por veinte minutos en muy poca agua.

Combina las verduras salteadas, la mezcla de frijoles (porotos), y hierve por otros 20 minutos, revolviendo ocasionalmente.

Agrega especias a gusto, revuelve y sirve.

¡Absolutamente delicioso!

Preparación: 30 minutos.

Para 8 porciones.

Reconfortante Crema de Arvejas Partidas

¡Este es un favorito de jóvenes y viejos!

Ingredientes:

1 taza de arvejas partidas verdes (remojadas toda la noche).

1 cebolla, en cubos.

2 tallos de apio, rebanados en redondeles.

1 batata (papa dulce) pequeña, rallada.

1 taza de guisantes (orgánicos crudos o congelados ambos son buenos).

2 cucharitas de sal de mar.

2 dientes de ajo, picados.

2 hojas de laurel (opcional).

12 tazas de agua.

Instrucciones

Lava y cuela las arvejas y cocínalas en agua durante una hora. Agrega los demás ingredientes y hierve, parcialmente tapado, por 1 hora. Sirve con crutones de ajo hechos en casa.

Preparación: 20 minutos.

Para 8 porciones.