Con todas las alergias e intolerancias alimenticias recién descubiertas, es difícil saber qué comidas podemos servir a personas vegetarianas, veganos o personas que comen sin gluten. Aquí hay algunas ideas creativas para acompañamientos, aperitivos y postres que satisfarán incluso al cliente con la dieta más estricta.

HAMBURGUESAS DE FRIJOLES NEGROS SIN GLUTEN

Estas hamburguesas son una gran fuente de proteínas y fibra. Son una alternativa a la carne y son deliciosas servidas con verduras frescas, salsa, queso, en una tortilla o sobre una ensalada.

  • 1 lata de 400 gramos de frijoles negros
  • 1/4 taza de zanahoria rallada
  • 1/4 taza de cebolla picada fina
  • 1/4 taza de champiñones finamente cortados
  • 1 cucharada de tahina
  • 1 puñado de perejil fresco
  • 1/2 taza de harina: tanto la harina de arroz como la de almendra o la de avena son buenos aglutinantes en vez de la harina de trigo para preparar hamburguesas sin gluten
  • Sal y pimienta a gusto
  • Salsa picante y 2 cucharadas de levadura nutricional opcional

Procesa los frijoles negros en un procesador de alimentos. Vierte la mezcla en un recipiente y agrega los ingredientes restantes (deja de lado la harina hasta el final). Poco a poco agrega la harina y continua mezclando hasta que la consistencia se vuelva lo suficientemente sólida como para formar las hamburguesas con las manos. Al final, quizás necesites un poco más de media taza de harina, dependiendo de la harina que utilices, pero no agregue más de lo necesario para que las hamburguesas no queden pastosas.

Calienta aceite de oliva a fuego medio en una cacerola destapada. Coloca las hamburguesas en el aceite caliente y deja que se frían un poco, a continuación, presiona hacia abajo con un tenedor para aplanarlas asegurándote de que se cocinen completamente. Después de unos minutos, voltéalas y haz lo mismo del otro lado. Transfiérelas a un plato con papel absorbente para absorber el aceite extra. Sirve sobre lechuga, tomate y aguacate, cubre con un chorrito de salsa picante y tahina, y adorna con perejil fresco (o seco).

QUINOA TOSCANO

Fui a casa de unos amigos para Shabat y ellos pusieron delante de mí un recipiente gigante de quinoa para que yo preparara de manera novedosa. Inspirada por los piñones que vi sobre el mostrador, me puse a agregar los “sabores del pesto” en la quinoa, convirtiéndola en un plato de inspiración mediterránea. La mejor parte es que, aunque su sabor es semejante a los granos, la quinoa es una proteína completa y es una buena fuente de fibra y hierro.

  • Quinoa
  • 1/2 taza de tomates secos finamente picados
  • Un puñado de albahaca fresca, aproximadamente 6 hojas grandes
  • 1/4 taza de piñones
  • 1/2 taza de almendras
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • Jugo de medio limón
  • 1 cucharadita de ajo granulado
  • 1 cucharada de albahaca seca
  • Sal y pimienta a gusto

Cocina la quinoa de acuerdo a las instrucciones del paquete. Generalmente se utilizan 2 partes de agua por 1 parte de quinoa. 1 taza de quinoa seca alcanza al menos para 4 porciones como guarnición. Una vez que esté tierna, retírala del fuego y añade el resto de los ingredientes. Ten en cuenta que la cantidad de aceite de oliva debe reducirse si los tomates secos estaban embotellados en aceite. Utiliza suficiente aceite como para cubrir la quinoa, dándole un ligero sabor a aceitunas.

PURÉ DE NABOS

Los nabos tienen una textura similar a la papa y son una gran adición a un puré tradicional por su toque extra de sabor, vitamina C y fibra.

  • Partes iguales de nabo y patata roja
  • 1 cebolla grande
  • Aceite de oliva
  • Eneldo seco
  • Perejil fresco y cebolleta
  • Sal y pimienta a gusto

Hierve los nabos cortados en cubitos y las patatas rojas con su cáscara. Una vez cocidos, hazlos puré con un tenedor y añade el resto de los ingredientes. Sirve con un salmón teriyaki encima y una ensalada de garbanzos y tomate con aceto balsámico.

PIZZA SIN CORTEZA

Con todos los sabores, pero sin la corteza, un abundante hongo portobello es la base de esta "pizza".

  • 1 gran hongo portobello
  • Rodajas de tomate
  • Cebolla roja en rodajas
  • Aceitunas
  • Ajo picado
  • Sazonador de pizza (cualquier combinación de albahaca, romero, tomillo)
  • Queso de cabra, feta o mozzarella

Retira el tallo del hongo portobello y descártalo. Tuesta el hongo boca abajo en una sartén anti-adherente a fuego lento sin aceite. Dalo vuelta y añade las hierbas, las verduras y el queso. Cocina tapado a fuego lento hasta que esté caliente. (La versión cruda es sin el queso y el proceso de cocción). Alternativamente, hornea a fuego lento durante unos minutos.

PASTEL DE MOUSSE DE CHOCOLATE

Este pastel de chocolate se prepara utilizando sólo un procesador de alimentos. Es tan cremoso y chocolatoso que nadie puede creer que no tiene azúcar extra ¡y que uno de los ingredientes principales son los frijoles!

  • 1 plátano
  • 1 puñado de bayas (de cualquier tipo)
  • 1 puñado de frijoles: he tratado exitosamente esta receta con garbanzos, frijoles pinto y frijoles con forma de riñón, pero creo que con cualquier tipo de frijoles funcionaría
  • 7 dátiles grandes
  • 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharada colmada de aceite de coco
  • 1 cucharada colmada de mantequilla de maní o de almendra

Cubierta:

Nueces macadamia y pacanas picadas finamente, y chips de chocolate amargo

Primero mezcla los dátiles con la mantequilla de maní o de almendra y el aceite de coco hasta que los dátiles estén bien incorporados. Debería convertirse en una mezcla cremosa. Agrega el resto de la fruta, los frijoles y finalmente el cacao en polvo. El producto final debe tener la consistencia de un mousse de chocolate. Vierte en un molde circular y espolvorea con las nueces picadas y los chips de chocolate. Congela. Retira del congelador varios minutos antes de servir para que se descongele. Rinde 8-10 porciones.