Estoy enviando estos sabores de Rosh HaShaná desde mi hogar al tuyo… con deseos de que todos seamos inscritos para un año lleno de cosas buenas.

Esta primera receta es un antiguo favorito de la familia que mi madre ha preparado por años. Tiene un poco de sabor a “asado” pese a que está preparado en un horno normal. ¡Y tan sólo tarda unos minutos en prepararse! Es clásico y siempre funciona.

Increíble Salmón con Miel y Vino

Las cantidades son en base a 1.5 – 2 kilos de pescado.

Un filete de salmón fresco, del tamaño indicado anteriormente, preferiblemente sin huesos o piel, y dejado como un gran filete.

  • ¼ taza de miel.
  • ¼ taza de salsa teriyaki.
  • ¼ taza de vino tinto semi-seco.
  • ¼ taza de agua.

*NOTA: Si no tienes salsa teriyaki en tu casa, puedes sustituirla por salsa de soya. Sin embargo, en general las salsas de soya tienen mucho sodio, así que utiliza una liviana, o planifica de antemano para asegurarte que tengas salsa teriyaki en casa, porque hace la diferencia.

Lava el filete de pescado y luego sécalo dándole golpecitos con toallas de papel hasta que deje de gotear. Ponlo con el lado rosado hacia arriba en una fuente para horno forrada con papel para hornear.

En un recipiente pequeño mezcla la miel, la salsa teriyaki, el vino tinto (¡¡¡NO utilices vino dulce!!! Seco o semi-seco es lo que necesitas aquí), y el agua. Vierte esto sobre el filete de salmón. Cubre tu pescado y déjalo marinar en esta salsa durante unas cuantas horas o toda la noche.

Cuando estés lista para hornearlo, pasa al paso siguiente…

Precalienta tu horno a 200°C.

Saca el pescado del refrigerador y mételo, destapado, en tu horno precalentado.

Ahora, esta es la parte más vital. Una forma de arruinar un buen y costoso trozo de pescado de alta calidad es horneándolo de más. Esto hace que el pescado quede duro, seco y sin sabor. Para asegurarte que esto no ocurra, aquí tienes una idea novedosa: ¡Pon una alarma! Ponla para 20 minutos. Justo cuando suene, sin importar que más estés haciendo (menos dejar al bebé en el cambiador) debes correr y revisarlo. Abre el horno, deslízalo hacia fuera y desmenuza la parte más gruesa del pescado en el centro del filete pinchándolo con tu tenedor y sacando un pequeño pedazo. ¿Se ve cocido en el centro (es decir, se puede desmenuzar con el tenedor, es de color rosado claro y parece cocido)? Si es así, saca el pescado inmediatamente.

Si no es así, y si utilizaste un pedazo grueso de pescado, probablemente todavía no está listo; mételo de vuelta al horno, reprograma la alarma para que te avise en otros 8-10 minutos y revísalo puntualmente apenas suene. Este es el principal secreto de preparar un buen pescado. El segundo secreto es NO dejarlo estar en el horno caliente, tapado o no, hasta el momento de servir. Una vez que está horneado, inmediatamente sácalo del horno. Déjalo enfriar unos minutos y tápalo, primero con papel para hornear y luego con papel aluminio. Ponlo en tu refrigerador. Si lo quieres tibio, entonces ponlo encima de otra olla en tu plata de Shabat durante unos 30 minutos antes de que quieras servirlo. Si no es así, simplemente sácalo del refrigerador cerca de una hora antes de servirlo y sírvelo a temperatura ambiente. Por supuesto, lo mejor y lo más fácil sería comerlo inmediatamente después de que ha sido horneado, pero en una festividad que se extiende por dos o tres días eso es normalmente un poco difícil de planificar con exactitud…

Ahora veremos otra receta que es saludable y fácil de armar; les tomará menos de 8 minutos prepararla.

Barras de Galleta Sin Grasas Trans

Esta receta es para una fuente de 22.5 X 33 Cm.

  • 2/3 taza de aceite de canola.
  • 1 taza de azúcar rubia liviana.
  • 1 huevo.
  • ¼ taza de melaza o miel.
  • 1 taza de harina blanca.
  • 1 taza de harina integral.
  • 2 cucharitas de bicarbonato de soda.
  • ¾ cucharita de canela.
  • ½ cucharita de jengibre.
  • ¼ cucharita de clavos de olor molidos, opcional.
  • Opcional: ¼ taza de pasas amarillas u oscuras.

Digo que las pasas son opcionales porque si a tus hijos no les gusta encontrarse con pasas en sus alimentos horneados, entonces las puedes dejar fuera. Por supuesto, siempre puedes elegir hacer ‘barras de galleta con chips de chocolate o nuez’, agregando chips de chocolate o nueces picadas… o haciendo una receta de cada tipo y luego mezclando las barras en tu bandeja cuando las sirvas…

Precalienta el horno a 180°C.

Tan sólo mezcla todos los ingredientes menos las pasas. Agrega una pequeña cantidad de harina a las pasas, mézclalas con tus dedos y luego agrégalas también. Esparce la mezcla en una fuente de 22.5 X 33 Cm. y hornea durante 20-25 minutos hasta que esté dorado. El hecho de utilizar miel y harina integral las hace más oscuras, como puedes ver en la fotografía. Éstas salen suaves y masticables, con un poquito de crocante en el borde. Rebánalas en tamaño cuadrado o en forma de barra cuando estén frías. Se ven mejor cuando las espolvoreas con un poco de azúcar impalpable (también conocida como azúcar flor) justo antes de servir. Una genial y saludable idea de bocadillo para toda la familia, ¡cuando están todos en la casa para Iom Tov y necesitan "alguna cosita rica"!

La siguiente receta se centra en el tema de las zanahorias, dado que es un alimento muy tradicional de Rosh HaShaná. La palabra zanahoria en hebreo es "guezer", y la palabra “decreto” en hebreo es "guezeirá"; ambas palabras tienen una raíz similar. Cuando comemos zanahorias en Rosh HaShaná, acostumbramos a decir una pequeña plegaria: "She tikrá roa guezar dineinu", es decir, le pedimos a Dios que rompa cualquier guezeirá mala que pueda haber sido decretada sobre nosotros… así que deseando un año lleno de buenas "guezeirot" para todo el pueblo judío, aquí tienen sus tradicionales zanahorias para la cena: nada más y nada menos que tzimmes, pero presentados de una forma totalmente diferente…

Tzimmes de Zanahoria y Manzana en Salsa de Granada

Para 6-8 porciones

  • 1 bolsa de 350 gramos de zanahorias miniatura congeladas.
  • 2 tazas de agua.
  • 2 manzanas rojas, con cáscara, lavadas y ralladas.
  • 1 cucharada de jugo de limón.
  • ¼ taza de pasas amarillas.
  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 1 cucharada de harina + 2-3 cucharadas de agua.
  • ½ taza de jugo de granada (también puedes usar una bebida de granada para ahorrar dinero).

Pon las zanahorias y el agua en una olla, y hiérvelas a fuego alto. Baja el fuego y cocina durante 2 horas para queden muy blandas. Revisa para asegurarte que el agua no se evapore, y si lo hace, entonces agrega otra media taza de agua hasta que se termine de cocinar. Saca las zanahorias del agua, reservando el agua de la cocción.

Mezcla las manzanas con el jugo de limón. Agrégalas a las zanahorias, junto con las pasas y el azúcar. Deja esto a un lado.

Asegúrate de que tienes al menos ¾ de taza de agua de cocción en la olla; si no, agrégale más liquido. Enciende el fuego bajo la olla que contiene el líquido. En un recipiente pequeño aparte, agrega 1 cucharada de harina con las 2 o 3 cucharadas de agua y mézclalas con una cuchara hasta que quede suave; luego, agrega esto al líquido caliente que está en la olla y mezcla hasta que se forme una mezcla suave. Se pondrá espeso casi inmediatamente. Agrega el jugo de granada y mezcla una vez más. Hierve durante dos minutos. Agrega la mezcla de zanahoria/manzana y hierve todo junto durante 15 minutos. Apaga el fuego.

Puedes servirlo ya sea frío o caliente. ¡Y además el color de este platillo es tan lindo!

Nota: Si no encuentras jugo de granada, puedes sustituirlo por jugo de arándanos.

Pollo con Arándanos Rojos

Aquí hay otra receta con arándanos – ésta es una receta favorita familiar. Mi madre la recibió hace años, poco antes de que yo me casara, y le gustó tanto que se la enseñó al banquetero de mi boda ¡y lo hizo prepararla para la cena! Desde entonces la guardo especialmente para esta época del año. Es simple pero muy especial. Esta receta es suficiente para dos pollos enteros.

  • 2 pollos, cortados en ocho, sin piel.
  • 1 taza de harina.
  • 1 cucharada de cebolla en polvo.
  • 1 cucharada de ajo en polvo.
  • 1 cucharita de pimienta negra.
  • 1 cebolla grande, rebanada delgada.

Salsa:

  • 1 lata de salsa de arándanos rojos.
  • 1 lata de salsa de arándanos rojos enteros.
  • 1 taza de aderezo francés (receta a continuación).
  • Agua – utiliza la lata de arándanos rojos vacía y llénala con agua.

Aderezo Francés:

  • En una batidora de mano o en el jarro de una batidora de inmersión, mezcla lo siguiente hasta que quede suave:
  • 1 cebolla pequeña.
  • ½ taza de aceite de canola.
  • 1/3 taza de vinagre.
  • ¼ taza de azúcar.
  • 1 cucharita de sal.
  • 1 cucharita de páprika.
  • 2-3 cucharadas de kétchup.
  • 1 cucharada de jugo de limón.

*NOTA: Algunas personas tienen la costumbre de no usar nada ácido como vinagre o jugo de limón en esta época del año. Sin embargo, estos ingredientes se combinan aquí para hacer una salsa muy sabrosa y los sabores ácidos individuales no son perceptibles. Cada persona debiera seguir su propia costumbre familiar. Yo personalmente sí utilizo esta receta cada Rosh HaShaná.

Precalienta el horno a 180°C. Rocía dos fuentes para horno de 22.5 X 33 Cm. o una fuente grande con aceite en aerosol.

Pon la harina con las especies en una bolsa plástica. Coloca cada pedazo de pollo en la bolsa y agita para cubrirlo uniformemente. Luego, pon los pedazos de pollo ya recubiertos en la fuente.

Coloca todos los ingredientes de la salsa en un recipiente grande y muélelos con un moledor de papas o con un tenedor para romper un poco los grumos de salsa de arándanos rojos.

Puedes utilizar un frasco comprado de “aderezo francés”, pero como yo no tenía ninguno, hice yo misma el aderezo con una batidora de mano. Vierte la salsa sobre el pollo y luego cúbrelo con las rebanadas de cebolla.

Hornea destapado durante 75 minutos (no en convección ni en grill). Revisa el pollo cuando lleve la mitad del tiempo. Si se ve como que se podría secar, cúbrelo por el resto del tiempo de horneado.

Otra genial idea rápida para Rosh HaShaná (o para cualquier momento) de acompañamiento para este pollo es agregar rebanadas de batata (papa dulce) por abajo del pollo. Entonces, cuando se termina de cocinar, además de un delicioso pollo tendrás un acompañamiento de verduras para servir con él. Queda rico si lo sirves solo o incluso mejor, junto con el arroz de tu preferencia.

Ktivá VeJatimá Tová – que todos seamos inscritos para un año dulce,

Mis mejores deseos,

Tamar Ansh