En un reciente viaje a Israel nos sorprendimos de ver la vasta selección de platillos que servían en todos los hoteles a los que fuimos. Desayuno, almuerzo y cena eran siempre deliciosos buffets con todo tipo de ensaladas placenteras a la vista y deliciosas para el paladar. Y aunque eran ligeras, nos llenaban hasta la cena de la noche. Sorprendentemente no subimos de peso en estas vacaciones de dos semanas.

Es un hecho de la vida: tendemos a subir de peso a medida que pasan los años, al menos un cuarto de kilo al año. Con el tiempo, eso se va sumando y aumenta la talla del pantalón y los riesgos de salud. Pero en un estudio descubrieron que las personas cuyas comidas se parecían más a platillos de estilo mediterráneo tenían entre 20-25 por ciento menos probabilidad de subir de peso a medida que pasaban los años. ¿Por qué la dieta mediterránea es tan maravillosa? Bueno, para empezar, las comidas mediterráneas tienden a ser altas en fibra, por lo que es más probable que te sientas satisfecho hasta tu comida siguiente. Por otro lado, la dieta mediterránea ayuda a mantener tu metabolismo estable, lo cual hace que quemes calorías uniformemente a lo largo del día y que no sientas la necesidad de comer algo alto en azúcar.

Contrario a la creencia popular, comer grasas buenas te mantiene saludable y lubricado, lo cual hace que todos tus órganos funcionen mejor. En cambio, una dieta baja en grasas aumenta tu consumo de azúcar y tu apetito.

He aquí unas cuantas recetas deliciosas que recogí en los varios hoteles en los que me quedé de los mejores cocineros.

Ensalada de berenjena

Las berenjenas son sumamente populares en el Medio Oriente ya que se prestan para una variedad de deliciosos platillos.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande.
  • 1 pimiento rojo.
  • 2 cebollines.
  • 2 cucharadas de dientes de dragón (brotes de soja).
  • 1 cebolla morada pequeña picada.
  • 12 aceitunas negras rebanadas.

Aderezo

2 cucharadas de aceite de oliva.

1 cucharada de jugo de limón.

2 dientes de ajo machacados.

Sal y pimienta a gusto.

Instrucciones

Corta las berenjenas en cubos con cáscara. Sala ligeramente por todos lados y ponlas en un colador a escurrir por ½ hora a una hora. Lava la berenjena para remover la sal. Calienta aceite en un wok por 2 minutos. Agrega la berenjena y cocina por 10 minutos. Agrega el pimiento rojo picado y saltea a fuego alto por 3-4 minutos. Los pimientos deben quedar al dente. Retira la olla del fuego. Agrega la cebolla morada, los cebollines y los dientes de dragón y mezcla bien con la berenjena y los pimientos cocidos. Vierte el aderezo cubriendo bien todos los ingredientes. Sirve con pan pita o galletas o como acompañamiento.

Preparación: 20 minutos.

Para 4-6 porciones.

Popular Shakshuka israelí

El platillo más popular que vi en cualquier buffet de desayuno en Israel fue la Shakshuka. Fue realmente un aprendizaje para mí, porque nunca lo había visto ni probado. Necesitaba encontrar su nombre, y descubrí que se llama Shakshuka. A menudo lo presentan en dos colores, lo cual significa que utilizaron verduras diferentes como base.

Esta es la receta de Shakshuka de tomate, que puede servir como un nutritivo platillo principal. A la familia seguro le encantará.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva o aceite en aerosol.
  • 1 cebolla mediana picada.
  • 3 dientes de ajo machacados.
  • 6 tomates maduros en cubos.
  • 1 pimiento rojo dulce limpio y picado.
  • 4 huevos enteros.
  • 1 chile verde (opcional).
  • ¼ taza de albahaca fresca.
  • 1 cucharita de páprika dulce.
  • 1 cucharada de pasta de tomates.
  • Sal y pimienta a gusto.

Instrucciones

Calienta el aceite en una sartén, agrega la cebolla y el ajo. Fríe a fuego alto hasta que estén transparentes, unos 5 minutos. Baja el fuego a medio, agrega los pimientos rojos, y sigue friendo tapado por unos 3 minutos más, mezclando ocasionalmente. Agrega los tomates, el chile, la pasta de tomates y páprika, revolviendo un poco. Cubre la sartén y deja que la mezcla hierva a fuego bajo por 15 minutos. Agrega la albahaca, sal, pimienta y luego mezcla. Parte suavemente los huevos sin romper las yemas y ponlos sobre las verduras. Cubre la sartén y continúa cocinando la mezcla por otros 5 minutos.

Sirve inmediatamente con pan pita caliente o tus galletas favoritas.

¡Disfruta!

Preparación: 25 minutos.

Para 4 porciones.

Sabrosa Shakshuka verde

Para preparar Shakshuka verde, agrega espinaca congelada a la receta anterior. Agrega un paquete de 350 gramos de espinaca a la receta de arriba y elimina 2 tomates y la pasta de tomates. Procede como indicamos anteriormente. Delicioso para los amantes de la espinaca.

Ensalada de garbanzos

El queso feta y los garbanzos le dan un estilo mediterráneo a esta sustanciosa ensalada.

Con una buena rebanada de pan integral es una cena por sí misma. El yogurt blanco es un gran aderezo para esta ensalada, pero también es deliciosa con una vinagreta agria a tu elección o con un cremoso aderezo ranchero.

Ingredientes

  • 2 tazas de garbanzos cocidos.
  • 2 tazas de pepinos pelados, sin semillas y en cubos.
  • 2 tazas de tomates cherry, en mitades.
  • ¼ taza de queso feta, reducido en grasa, desmigajado.
  • ¼ taza de cebolla morada, en cubos.
  • ½ taza de aderezo cremoso con eneldo (receta a continuación).
  • Pimienta molida fresca y sal a gusto.

Instrucciones

Pon los garbanzos, pepino, tomates, queso, cebolla, aderezo y pimienta en un recipiente mediano. Mezcla hasta que el aderezo cubra todo. (Para el aderezo puedes verter un recipiente de 170 gramos de yogurt sobre la ensalada o utilizar el aderezo cremoso con eneldo).

Preparación: 15 minutos.

Para 4-6 porciones

Aderezo cremoso con eneldo

Ingredientes

  • 1 taza de mayonesa hecha en casa o comprada.
  • 1 ramillete de eneldo fresco.

Instrucciones

Mezcla la mayonesa con el eneldo y vierte sobre la ensalada de garbanzos. Este aderezo es genial sobre cualquier ensalada o pescado.

Preparación: 5 minutos.

Para 4 porciones.

Pasta orzo con aceitunas y queso feta

El queso feta es muy popular en el Medio Oriente, especialmente el que se hace con queso de cabra, y forma parte de casi todas las comidas lácteas. El queso feta es muy salado, así que toma eso en consideración cuando aliñes tu platillo para que no termine siendo demasiado salado.

Ingredientes

  • 1 ½ cucharita de aceite de oliva.
  • 1 cebolla grande, picada fina.
  • 3 dientes de ajo, picados.
  • ½ cucharita de romero seco desmigajado u orégano (opcional).
  • ¼ cucharita de chile rojo triturado (opcional).
  • 1 lata de tomates enteros, sin colar.
  • 2 cucharadas de aceitunas negras deshuesadas, picadas.
  • Sal y pimienta negra molida fresca a gusto.
  • 350 gramos de pasta orzo.
  • ¼ taza de queso feta desmigajado.

Instrucciones

Calienta aceite en una cacerola de hierro o en una sartén grande y profunda a fuego medio. Agrega la cebolla y cocina, revolviendo hasta que esté blanda, 4 o 5 minutos. Agrega el romero (u orégano), y los chiles rojos triturados (si vas a usar); cocina, revolviendo, hasta que esté fragante, aproximadamente 1 minuto más.

Muele los tomates con su jugo en un procesador de alimentos y agrega a la mezcla. Cocina revolviendo ocasionalmente, hasta que la salsa esté espesa, unos 10 minutos. Retira del fuego y agrega las aceitunas. Sazona con sal y pimienta a gusto.

Mientras tanto, cocina la pasta orzo hasta que esté apenas blanda, unos 8 minutos, de acuerdo a las instrucciones del paquete. Mezcla con la salsa. Decora con queso feta desmigajado y sirve, caliente o frío.

Preparación: 20 minutos.

Para 4 porciones.