El clima se está templando y es momento de dejar las comidas pesadas de invierno de lado. Estas recetas refrescantes y ligeras son muy nutritivas y están inspiradas por sabores mediterráneos.

Fusión de Tomate, Ajo y Berenjena

Muchos de nosotros estamos familiarizados con los jatzilím israelíes, la típica ensalada de berenjena en salsa de tomate. Si te has cansado de ella y quieres revolucionar el modo en que utilizas la berenjena, esta sopa es para ti. Es muy sofisticada y gourmet, particularmente por su suave textura y color rojo intenso, pero, sorprendentemente, sólo tarda 15 minutos prepararla.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande, cortada en cubos.
  • 1 cebolla grande.
  • 2 tomates grandes.
  • 3 trozos de tomates disecados.
  • 1 tarro pequeño de tomates cortados en cubitos.
  • 3 dientes de ajo.
  • Una cucharadita de tomillo en polvo.
  • Una cucharadita de páprika dulce.
  • Una pizca de pimienta de cayena.
  • Un puñado de hojas de albahaca fresca.
  • Semillas de calabaza crudas para decorar.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta a gusto.
  • Galletas trituradas – yo utilizo sin gluten, pero crutones o restos de pan duro también funcionan.

Fríe los cubos de berenjena, las cebollas y los tomates disecados junto con las especias, a excepción de la albahaca, en aceite de oliva. Cocina con la tapa puesta y remuévela una vez que las verduras estén blandas. Continúa cocinando a fuego lento hasta que estén doradas. Añade el ajo picado por un minuto o dos para que adquiera un sabor tostado. Agrega los tomates frescos y los enlatados. Cocina destapado a fuego medio hasta que el líquido se evapore. Remueve del fuego, tritura 2 puñados de galletas, agrega la albahaca fresca, y haz puré con un procesador de alimentos o con una batidora de inmersión. Decora con las semillas de calabaza.

Trufas Egipcias

Estas trufas fueron inspiradas por los ingredientes de una receta de jaroset egipcia. Son dulces y masticables, y son una gran fuente de energía. Cómelas como un aperitivo rápido o sírvelas como un postre en pequeños papeles de repostería.

Ingredientes

  • Dátiles.
  • Piña deshidratada.
  • Nueces.

Utiliza el doble de dátiles que de piña. Procesa un poco los ingredientes con un procesador de alimentos y luego forma bolitas. Congela para obtener una textura diferente.

Ensalada Fresca

Llamé a esta ensalada “fresca” principalmente por los vibrantes sabores del limón y el jengibre. Es la comida ligera perfecta para un cálido día de primavera.

Ingredientes

  • Vegetales de hojas verdes grandes (acelga, espinaca, lechuga romana).
  • Rábanos cortados en rodajas finas.
  • Garbanzos.
  • Un puñado de almendras.
  • Un puñado de semillas de girasol.
  • Salmón ahumado.
  • Tomates cortados en cubitos.

Aderezo

  • 1 limón fresco exprimido.
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado.
  • Media cucharadita de miel.
  • 1/4 taza de aceite de oliva extra virgen.
  • 1 diente de ajo pequeño.
  • Sal y pimienta a gusto.

Procesa los ingredientes del aderezo con un procesador de alimentos, e incluso puedes duplicar la cantidad de ingredientes para que te alcance para toda la semana.

Ensalada de Tomate y Avocado

Las ensaladas no se tratan sólo de sabor y nutrición, sino que se tratan también de color y textura. Esta es una ensalada clásica y sencilla, pero un cambio en el corte de los vegetales hace que se vea más refinada y texturizada.

Ingredientes

  • 2 contenedores de tomates cherry.
  • 8 avocados.
  • 1 cebolla morada grande.
  • 2 limones.
  • 1 cucharadas de mostaza.
  • Media taza de aceite de oliva.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 manojo mediano de cilantro fresco.
  • Sal y pimienta a gusto.

Agrega los avocados picados y algunos tomates cherry enteros, otros partidos por la mitad, y otros cortados en trozos. Corta la cebolla roja con antelación y marina en el jugo de limón. Mientras antes mejor, pero media hora es suficiente. Mezcla el cilantro, la mostaza, el jugo de limón, el aceite de oliva, el ajo picado, sal y pimienta. Adorna con cilantro fresco en la parte superior.

Ensalada de Hamburguesa de Garbanzo

Los garbanzos son una gran fuente vegetal de fibra y proteína. La mejor parte es que una vez que están cocidos, su sabor es parecido a la carne, pero sin la grasa de la proteína animal.

Hamburguesas de Garbanzo (rinde para 10 hamburguesas pequeñas)

  • 2 latas de garbanzos.
  • 1 puñado de nueces.
  • 1 limón recién exprimido.
  • 1½ cucharadas de tahina.
  • 2 manojos de perejil fresco de hojas planas.
  • 1½ dientes de ajo grandes.
  • Una cucharadita de páprika.
  • Una cucharadita de zatar.
  • Sal y pimienta a gusto.

Procesa todos los ingredientes en una procesadora de alimentos. Fríe una cebolla picada por separado y agrega a la mezcla. Saca una cucharada de la mezcla procesada y fríe por ambos lados en aceite de oliva a fuego medio-bajo hasta que esté dorada. Alrededor de 3 minutos por cada lado.

Salsa Verde

  • 1 manojo grande de cilantro.
  • 1 lima fresca exprimida.
  • 1 diente de ajo fresco.
  • 1 chile pequeño.
  • 1/4 taza de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta a gusto.

Sirve la hamburguesa de garbanzo en una cama de espinacas, tomate, pepino, aceitunas y champiñones. Agrega queso feta si deseas y rocía con la salsa verde en la parte superior. Otra gran idea es servir las hamburguesas en pan. Procesa la salsa verde con queso de cabra y espárcela sobre tu hamburguesa, junto con algunos vegetales.

Visita el blog de Abigail en www.banquetforthesenses.net (sitio en inglés).