Como madres ocupadas, desearíamos que nuestros niños tuvieran un inicio de día saludable. Muchas madres encuentran que la salida del sol las envía corriendo a la cocina en busca del desayuno para las tropas hambrientas. Muchas veces, el tiempo sólo les permite servir algo que ya ha sido procesado y empacado en una fábrica y embalado en una caja de cartón.

Mi solución para las ocupadas mañanas es: "Panecillos". Ellos toman sólo cinco minutos en prepararse y se hornean durante 20 minutos (mientras visto a los niños). ¡Cuando cada uno está listo para sentarse a la mesa, la casa huele como una panadería y los panecillos se enfrían en el mesón! ¡Cuándo me siento súper organizada, mezclo los ingredientes secos la noche anterior y por la mañana todo lo que tengo que hacer es añadir los tres líquidos y verter la mezcla en el molde!

Claves para el éxito de los panecillos:

- Batir solo hasta combinar es una clave importante para los panecillos. Mezclar demasiado hace que la mezcla no suba, dando como resultado panecillos más planos y más pesados.

- No dejar que la mezcla se asiente por mucho tiempo antes de la cocción. Esto tiene el mismo efecto que mezclar demasiado.

- La limpieza de los moldes metálicos puede tomar mucho tiempo, (que puedes no tener). Prueba con moldes de papel para panecillos y colócalos dentro de los moldes antes de llenarlos con la mezcla. ¡Otra gran opción es utilizar moldes de silicona que no tienen que ser engrasados en absoluto y se limpian fácilmente!

- ¡Si no tienes moldes para panecillos, no hay ningún problema! Hornea los panecillos en un molde cuadrado de 20 cm y añade 5–10 minutos al tiempo de cocción.

- Si esperas una mañana muy agitada, mezcla los ingredientes secos la noche anterior. Cuando te despiertes, sólo precalienta el horno y agrega los líquidos.

- ¡Si no tienes ni leche ni jugo, no dudes en utilizar sólo agua y añadir otra cucharada de azúcar!

- ¿Se acabaron los huevos? ¡Puede parecer loco, pero puedes utilizar 1 cucharada de vinagre blanco o de cidra en vez de un huevo! Esto es un truco para muchos pasteles.

A continuación, tres recetas básicas que pueden ser utilizadas como base para muchas variedades de panecillos

NOTA: Cuando se utiliza harina integral, a diferencia de la harina blanca, hay que añadir 2 cucharadas de leche a la cantidad requerida en la receta.

Panecillos de maíz

1 1/4 Taza de harina blanca de uso múltiple o harina integral

1 1/4 Taza de harina de maíz amarilla

1/3 Taza de azúcar

4 cucharaditas de levadura en polvo

1 cucharadita de sal

1 huevo

1 1/4 Taza de leche

1/3 Taza de aceite

Precalentar el horno a 200ºC. En un plato hondo mediano, combinar los ingredientes secos. En un pequeño plato hondo aparte, batir el huevo ligeramente y añadir la leche y el aceite. Añadir los líquidos a los ingredientes secos y batir SÓLO hasta que estén combinados. Verter la mezcla hasta dos tercios de los moldes engrasados. Hornear durante 20 minutos o hasta que estén dorados. ¡Servir calientes con mantequilla, mermelada, queso crema o con lo que desees!

Rinde 12 panecillos.

Variaciones: Añadir 1/2 taza de queso mozzarella rallado o de queso Cheddar (o si te sientes audaz, 1/2 cucharadita de comino).

Panecillos de plátano

2 Tazas de harina blanca de uso múltiple o harina integral

1/3 Taza de azúcar

3 cucharaditas de levadura en polvo

1/2 cucharadita de sal

1/4 cucharadita de canela

1 huevo

1 Taza de leche o jugo de fruta

1/3 Taza de aceite

3/4 Taza de plátanos maduros triturados

Precalentar el horno a 180ºC. En un plato hondo mediano, combinar los ingredientes secos. En un pequeño plato hondo aparte, batir ligeramente el huevo y añadir la leche/jugo y el aceite. Añadir el plátano triturado a los líquidos. Añadir los líquidos a los ingredientes secos y batir SÓLO hasta que estén combinados. Verter la mezcla hasta dos tercios de los moldes engrasados. Hornear durante 20 minutos o hasta que estén dorados.

Rinde 12 panecillos.

Variaciones: ¡En vez de canela pruebe con clavos de olor, nuez moscada o jengibre! Sustituya los plátanos por 3/4 taza de otra fruta – como manzanas cortada en cubos, zanahoria rallada, o arándanos enteros. ¡Mi favorita es de ciruelas negras rebanadas!

Panecillos de granola

1 Taza de avena cocida rápida

1 Taza de harina blanca de uso múltiple o harina integral

1/3 Taza de azúcar

3 cucharaditas de levadura en polvo

1/2 cucharadita de sal

1/4 Taza de semillas de girasol

1/2 Taza de pasas

1 huevo

1 Taza de leche o jugo de fruta

1/3 Taza de aceite

Precalentar el horno a 180ºC. En un plato hondo mediano, combinar los ingredientes secos. Añadir las semillas de girasol y las pasas. En un pequeño plato hondo aparte, batir ligeramente el huevo y añadir la leche/jugo y el aceite. Añadir los líquidos a los ingredientes secos y batir SÓLO hasta que estén combinados. Verter la mezcla hasta dos tercios de los moldes engrasados. Hornear durante 20 minutos o hasta que estén dorados.

Rinde 12 panecillos.

Variaciones: Sustituir las semillas de girasol por semillas de linaza y utilizar algunos dátiles cortados en lugar de pasas.

¡¡DISFRUTA!!!