A pesar de que muchas personas insisten que la vida es cruel y que por más que hacen su mejor esfuerzo, hay ocasiones en que las cosas no se les dan como ellos esperan. O, si se les dan, hay una posibilidad de que lo que reciben, no es lo que estaban esperando.

Creo que puedo tratar de presentar una versión menos depresiva y distinta con el fin de manejar ese sentimiento de frustración con otra actitud.

Cuando uno pide algo que desea o que necesita —no importa si es un capricho o realmente una verdadera necesidad— y esto no llega de plano, o le sucede algo distinto e inesperado, entonces, la primera reacción es sentir enojo, frustración y se cae una vez más en la creencia de que la vida no le sonríe como a los demás.

El dolor o la decepción es real. No se puede ni se debe negar lo que se siente. Sin embargo, existe otra posibilidad, una versión quizás algo novedosa. ¿Cómo ver lo que no llega cuando uno pide y da lo mejor de sí?

Que tal si la respuesta siempre ha sido: SÍ, siempre SÍ. Solamente que esta afirmación no se percibe de inmediato, ni se siente clara como uno desearía, porque no fue lo que se esperaba.

Hay tres instancias para ver el SÍ que se pide y poder sentir la abundancia cuando uno siente que el universo no coopera con uno. Pensando que no hay nada más que hacer porque todos los esfuerzos se evaporan sin dejar huella, a pesar de que se hizo todo lo que se podía y tristemente, lo que se ansiaba con tanta ilusión, quedó bajo la sombra de un sueño sin concretar.

La primera posibilidad: SÍ. Te dan lo que pides, cuando lo pides y como lo pides. Súper fabuloso, nadie necesita una explicación. La vida es divina, todos están agradecidos y se vive feliz.

La segunda posibilidad; SÍ. Pero lo que realmente necesitas, es lo que te llega, no lo que estás pidiendo. Quizás lo que buscabas puede ocasionar una pérdida que no estabas considerando. A lo mejor, lo que insistes que quieres, en realidad es una ilusión que no te sirve, que no necesitas, pero, lo que te llegó es mucho más de lo que esperabas y no lo puedes ver, porque estás empeñado es recibir lo que crees necesitar.

Tercera posibilidad: SÍ. Sí, y claro que sí, pero no ahora. Es decir, es posible que todavía no ha llegado el tiempo en donde estés listo para poder recibir aquello que es tuyo.

Cuando uno puede ver el SÍ incluso en el NO, entonces, uno se convierte en un portal lleno de posibilidades y deja de bloquear la abundancia que está en su destino.

La receta: Reconociendo el SÍ en tu vida

Ingredientes:

  • Apertura - flexibilidad para recibir lo que llega con buena disposición
  • Tranquilidad - paz con uno mismo, aceptando la realidad
  • Esfuerzo - luchar con compromiso y dedicación para adaptarse, cambiar y/o sobrevivir
  • Optimismo - responsabilidad y motivación para encontrar salida
  • Afirmaciones positivas - dirigir la mente con pensamientos que nutren y dan esperanza

Afirmación positiva para reconocer el SÍ en la vida:

Tengo el poder para ver lo bueno y lo positivo en todo lo que me llega, aun cuando no sea lo que quiero y creo necesitar. Me libero de las barreras mentales que me impiden apreciar lo que tengo. Poseo lo que requiero para vivir. La vida es generosa y abundante cuando desarrollo mi sentimiento de gratitud y satisfacción. Recibo con gusto todo lo que me llega. Deseo con todo mi corazón vivir en amor, abundancia y felicidad.

Cómo poder reconocer el SÍ en mi vida:

  1. No hay límite a lo que se puede pedir. Uno puede pedir cosas simples y mundanas o sueños y cambios difíciles de obtener, lo importante es reconocer que se pide sabiendo que no siempre se recibirá lo que se desea y eso también está bien.
  2. Uno aprecia lo que tiene cuando está listo para reconocerlo. Para recibir, hay que dejar a un lado la resistencia que nos hace ver sólo lo que queremos. Lo bueno, lo necesario y lo abundante siempre está frente a cada uno.
  3. Meditar y leer afirmaciones positivas aclara los pensamientos y los dirige. Repetir afirmaciones positivas guía a la mente para que ésta pueda convertirse en un canal receptor. La mente es una herramienta poderosa que puede facilitar o bloquear a la persona.

"Dile SÍ a la vida y todo te llegará más rápido".


Extraído de recetasparalavida.com