¿Es un mito pensar que uno atrae su propia abundancia o es una realidad

La abundancia, la buena fortuna, la suerte, son sin duda indicadores de bienestar, de éxito y hasta de felicidad. Esta es una manera de vivir y de ser. Una persona que vive en abundancia es sin duda, un ser colmado de gratitud, paz, alegría y generosidad.

¿Por qué existen personas que siempre tienen lo que desean? (bueno casi todo) y otras que no solo no lo tienen, SINO QUE ADEMÁS, siempre les falta.

La ley de la abundancia es la misma para todos, simplemente el secreto para vivir en abundancia, se encuentra en cómo cada persona percibe su vida.

La actitud personal, es el ingrediente esencial que puede o no atraer abundancia. La persona que percibe al mundo como una plataforma llena oportunidades, irradia energía, amabilidad, ganas de ayudar y sobre todo, es un ser generoso y positivo, es una persona que tiene abundancia. La lleva en su corazón y la comparte con el mundo.

Una persona que cuenta continuamente sus carencias, vive con enojo, envida y desde luego no puede valorar lo que le llega, este individuo se ahoga en la amargura y la escasez, encontrando su única posibilidad en la lamentación, sin poder encontrar otra alternativa. A él, los problemas, la mala suerte y los obstáculos lo persiguen.

Todos los problemas y carencias traen en sí semillas de oportunidad. La cuestión radica en tener la actitud correcta para poder aprovechar cada situación.

Para tener abundancia hay que pensar con abundancia. Tú eres lo que piensas y recibes lo que das. Si piensas en tus problemas y los percibes como dificultades pues más complicaciones tendrás. Si tienes la actitud positiva para crear oportunidades en las situaciones difíciles, entonces las cosas serán más fáciles.

Para tener una mente que atrae la abundancia se necesita: pensar en abundancia. Es más fácil pensar en abundancia cuando sientes de corazón, sientes que tú mereces. Recuerda, el mundo NO te debe nada, pero tú eres parte del universo que da y recibe con amor y con gratitud.

Acepta las cosas y las situaciones como son. Reconoce tu responsabilidad y no culpes a otros por lo que te falta. Deja fluir la vida, no defiendas, no pelees contra la realidad. Pon intención en tus acciones, enfócate en lo que buscas y silencia los pensamientos que te confunden. Encamínate adonde te lleva tu visón. Sal de tu zona de confort, despierta tu curiosidad, interésate en tu alrededor.

Disfruta tus posibilidades, diviértete, goza, y sobretodo bendice a los que tienen más que tú, así, tú también serás bendecido.

Recuerda que la abundancia que creas para ti en tu mente, es la abundancia que te llega. Tu fortuna, empieza con tus pensamientos.

Yo he nacido para conquistar. Tengo lo que necesito para dirigir mi destino. Soy el capitán de mi alma.

La receta: Atrae abundancia

Ingredientes:

  • Conciencia – reconoce que tu mente es la fuente principal para generar abundancia
  • Actitud positiva – actúa con entusiasmo, alégate por la fortuna de otros, sé feliz
  • Generosidad – dar con manos llenas, sin esperar recibir
  • Fe – ten confianza que tú vas a tener lo que necesitas para tener una buena vida
  • Claridad – enfoca tus pensamientos y aclara tus deseos, dirige tus acciones a lograr resultados

Afirmación positiva para atraer la abundancia:

Tengo los atributos, las cualidades y los potenciales necesarios para conquistar mis sueños. Soy dueño de mi destino. Las cosas más preciadas del mundo las tengo dentro de mí. En la profundidad de mi alma, tengo infinita inteligencia, PODER ilimitado, y sabiduría para poder percibir y aprovechar la grandeza y la abundancia que me rodea. Bendigo y me alegro por las cosas buenas que tienen los demás. Atraigo abundancia, y las cosas buenas me llegan.

Cómo se vive en abundancia:

  1. La abundancia es una condición que se genera con la actitud y se transforma con las acciones. Cuando uno reconoce sus potencialidades y las fortalece con todo lo que se hace. Las oportunidades llegan cuando mi mente se aclara y se enfoca.
  2. La imaginación atrae a la abundancia. La mente tiene el poder de organizar las ideas, dándoles forma y lugar en el universo. Lo que puedes visualizar puedes lograr. Todo se alinea cuando tu mente se aclara para que llegue la abundancia.
  3. Cuando los pensamientos son simples y concretos, y dejan de pelear con el inconsciente, uno encuentra que las cosas que busca, le llegan. No hay límites para la mente determinada.

"Bendice aquello que quieres y desea que todos a tu alrededor tengan lo que buscan. El mundo es abundante y está listo para ayudarte a encontrar lo que deseas".