Recetas para la vida©

La religión nos ofrece rituales y leyes que indican las pautas de comportamiento en caso de duelo y de pérdida; es quizás gracias a este proceso que la persona, cuando recién ha perdido a su familiar, cuenta con una serie de directivas: qué hacer, adónde ir, cómo vestirse, incluso dónde sentarse etcétera. De hecho, la misma keriá (rasgadura de la prenda que se realiza en el momento de enterrar a un familiar directo) literalmente nos muestra que la persona que está en duelo tiene el alma rota y se ve físicamente el desgarre que está sufriendo el corazón.

Mientras la persona está de duelo, sentada en shivá (siete días de duelo en la casa), de alguna manera se encuentra acompañada, personas entran y salen de la casa donde quiera que se encuentre, otras se preocupan por las comidas que se tienen que servir, tratando así de reconfortar a los familiares que están sufriendo por la pérdida tan grande.

Sin embargo el dolor y la pena, es más profunda que todos los rituales, los rezos y todo el apoyo y el cariño que se pueda recibir. La persona que está en duelo tiene que tomarse tiempo para sanar y encontrar nuevos motivos para volver a reír.

Aceptar la nueva realidad de vivir con el alma rota, de sentir el vacío en el corazón, de recordar y de saber que se ha perdido a un ser querido es uno de los retos más difíciles de afrontar. Se hace más pesado seguir el camino cuando se ha perdido a un compañero de vida, a un amigo o ni Dios lo quiera a un hijo…

El sentimiento de pérdida, el dolor y la tristeza invaden el alma, nublan los pensamientos, hasta el punto que se pierde el deseo de vivir, parece imposible sentir el deseo de volver a reír. Sin embargo la vida continúa, no se detiene.

Pero ¿cómo se puede retomar la rutina si hay un vacío, una pérdida y un gran dolor? Debemos continuar y encontrar una nueva razón por la cual vivir, a pesar del dolor.

El tiempo, los recuerdos, los momentos compartidos, en fin, todos estos ingredientes cobran un valor casi sagrado, los cuales precisamente llenan de fortaleza el alma y poco a poco permiten que la luz vuelva a llenar el corazón, y poco a poco nos enseñan a transformar la pérdida en un amor profundo que nos acompaña en todo momento.

La receta: Fortalece tu alma, encuentra razones para reír

Ingredientes:

  • 1 manojo de aceptación; reconocimiento que la vida y la muerte no dependen de uno
  • 3 cucharadas de gratitud; encuentra el valor y el aprendizaje que te dejó la persona
  • 1 sobre de fe; creer que hay algo más grande que sabe por qué suceden las cosas
  • 1 pizca de fortaleza; recordar que solamente se necesita vivir un día a la vez.
  • 1 vaina de sensibilidad; permiso para sentir dolor y poderlo sanar
  • 1 pieza de sentido; encontrar una buena razón para seguir viviendo

Recomendación del chef: Acepto mi dolor con compasión, reconozco mi pérdida y me doy tiempo para sanar; de nada sirve sufrir, sentir enojo o reprochar lo que no se puede cambiar; vivo agradecido por todo lo que tuve con la persona que se fue.

Modo de Preparación:

  1. Vivir no es una elección, es nuestra obligación. La vida es un regalo que nos han dado. Hoy estamos aquí y mañana no sabemos. En realidad tenemos un tiempo preciado y limitado que tenemos que aprovechar. Esta es la razón por la cual la vida se convierte en una obligación.

  1. Aceptar la pérdida y el dolor no es fácil, sin embargo es la única manera de sanar. Buscar lo extraordinario en lo ordinario, descubrir que los recuerdos, el dolor y la nueva perspectiva nos ayudan a emerger con sentimientos más profundos y más intensos que antes.

  1. El dolor nunca desaparece completamente, sólo cambia de sabor e intensidad. La alegría tiene muchas presentaciones y diversos sabores; es posible poder ser feliz y sin embargo, sentir tristeza y dolor. El amor de un ser querido nunca se pierde, sólo se aprende a mantener el buen recuerdo del cariño y a depositarlo en todo aquello que se da, se hace y se tiene.

Aceptar la pérdida no quiere decir dejar de sentir dolor, aceptar es vivir a pesar del dolor”

--------------------

Copyright © 2005-2013 Recetas para la vida ©. Todos los Derechos Reservados

Te esperamos en Facebook y en twitter @recipesforlife

¡Ya tenemos las tarjetas! pídelas en nuestro sito www.recetasparalavida.com

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.