Cuántas veces quisieras decir no, pero por miedo a la reacción de otras personas dices que sí. Te sientes mal contigo mismo porque en realidad, fuiste infiel a tus sentimientos y aceptaste algo que no querías hacer, decir, etc.

En ocasiones, saber decir "no", libera. Saber decir "no", fortalece el carácter y te hace sentir mejor. Saber decir "no", es una responsabilidad que muchas veces ayuda al bienestar personal y mejora la calidad de vida.

El decir "no", no implica que uno se limita o se está escapando de su realidad. Tampoco quiere decir que uno es un grosero o enojón. Decir "no", es sólo entender que hay cuestiones que uno no tiene, no quiere o no puede hacer, y que no tiene nada de malo expresar esa realidad.

El miedo al rechazo, la confrontación y la crítica son cuestiones importantes por las cuales las personas acceden y aceptan a decir que sí, a pesar de que en realidad, tienen deseos de decir que no.

Sentir la aprobación de las personas que están cerca, ya sea en el núcleo familiar, con las amistades o en el ámbito laboral, es una prerrogativa importante que erróneamente, nutre el sentimiento de querer ser aceptado. Así, el decir "no", crea ansiedad, angustia y miedo debido al temor del "qué dirán" y es sólo un fantasma creado por la mente y un deseo infantil de ser aceptados.

Aprender a decir "no", sin anteponer palabras diplomáticas, como "no puedo", "no sé", "ahora no es el momento", es la condición primordial para poder mantener firme las decisiones y los motivos personales.

Decir "no" sin explicaciones y sin adornar la decisión, implica tener fuerza de voluntad, así como tener seguridad en uno mismo. Poder decir "no", empodera, libera y ayuda a mantener mejores relaciones personales.

Poder decir "no" sin culpa ni remordimiento, es una acción que se debe aprender y fomentar. Decir "no" es la mejor forma de protección personal frente al desgaste físico y emocional que se crea cuando uno quiere hacer todo y satisfacer a todos. El aprender a decir que "no", hace que la persona sea responsable y se respete a sí misma.

Al decir que "no", uno debe aprender a defender su posición. Una vez que se dijo que no, es suficiente. No hay necesidad de cuestionarse, ni de torturarse por la decisión.

No se debe temer a la reacción de los demás, ya que el haber dicho que no, da la oportunidad de respetarse y al mismo tiempo de poner límites. Al decir que "no" con seguridad, uno pierde la culpa, las justificaciones vacías o las mentiras que en otra situación pudieran sobrellevar la situación.

Decir que "no" crea personas emocionalmente fortalecidas. Aprende a decir "no", es mucho más fácil de lo que parece.

La receta: Aprendiendo a decir "No"

Ingredientes:

  • Sinceridad – expresar los sentimientos propios sin miedo o culpa
  • Claridad – visión de los valores y principios personales objetivos
  • Firmeza – seguridad de la decisión que se toma
  • Seguridad – confianza en uno mismo por defender sus principios
  • Respeto – responsabilidad personal por cuidarse y ser leal a sí mismo

Afirmación Positiva para poder decir que "no":

Tengo el poder para decir que "no" cuando sienta que me pidan que haga o diga algo que no deseo. Puedo decir "no" con seguridad, alegría y con la certeza que no estoy ofendiendo a nadie por mi decisión. Decir que "no" me empodera y me libera. Decir que "no" me cuida y me hace responsable de mis acciones y de mis elecciones.

Aprendiendo a decir "no":

  1. Cada persona debe de ser solidaria con sus propias decisiones. Hay que aprender a poner la responsabilidad propia ante toda circunstancia, con el fin de evitar culpa, frustración e incomodidad por hacer lo que uno sabe que no debería.
  2. Decir "no" es una cuestión personal. La opinion de los demás, no debe  cambiar la decisión de lo que uno quiere y puede hacer. El decir que "no" fortalece y refuerza el valor de las relaciones personales.
  3. Decir que "no", no debe provocar conflictos. Decir "no" no quiere decir que se tiene que ofender o ser grosero con los demás, ya que el decir "no", es simplemente una decisión y una preferencia personal, ser amable y asertivo ayuda a que la decisión sea tomada sin crear problemas.

"Se fiel a tus pensamientos, aprende a decir que "no" y libérate de la sensación que tienes que satisfacer a todos para ser aceptado".


Extraído de recetasparalavida.com