Hoy en día, hay más gente infeliz, deprimida y triste que nunca. El problema radica en la percepción equivocada del concepto de la felicidad. La gente asocia el 'ser feliz' con el tener y conseguir todo lo que quieren y hasta lo que otros tienen.

Ser feliz es una manera de vivir el presente, sin condiciones, ni limitaciones. Uno puede ser feliz aún si no tiene novio, dinero o trabajo, e incluso si tiene problemas.

La felicidad es una elección personal que va acompañada con la decisión de reconocer o ignorar lo que uno es, lo que tiene y lo que necesita para vivir.

Cada persona tiene la capacidad de ver y valorar todas las cosas buenas que le suceden, por más insignificantes que sean. También puede reconocer a las personas que la quieren y aquellas que la ayudan a ser mejor y le hacen ver las cosas desde una perspectiva positiva.

Pero al mismo tiempo, también se tiene el mismo poder para criticar, envidar, vivir enojado, encontrando todo lo malo y lo que no está bien. Este poder hace que la vida se torne en un verdadero infierno miserable y solitario.

Si uno quiere ser feliz, no tiene que ir a buscar lo que no tiene, tampoco ocuparse de comprar lo que otros le aseguran que necesita y mucho menos tiene que verse como lo que no es. Para ser feliz sólo se necesita aprender a ver la vida con un ojo noble, ser positivo y dejar de cargar los pensamientos que le hacen daño.

Cuando uno se enfoca en sus carencias, la vida le debe. Pero cuando uno puede ver la abundancia de la vida, encuentra un mundo generoso, amable y grandioso.

Para ser feliz, es importante limpiar el alma, corregir lo que molesta, y dejar ir lo que lastima. Esto no quiere decir que la vida es fácil, tampoco se trata de ignorar los problemas y evadir las cosas que molestan. Simplemente para ser feliz, uno tiene que elegir enfocarse en los aspectos positivos de las cosas que le suceden.

La opción para ser feliz, radica en uno mismo, ya que es uno la única persona que puede encontrar las oportunidades para ser feliz, por más cliché que se escuche.

La abundancia habita en tus pensamientos. La fortaleza y el valor para vivir se llevan dentro de uno. El poder para cambiar la visión te pertenece.

Tú tienes el poder para disfrutar lo que tienes. No importa lo que te va a llegar, ni lo que puedes resolver mañana. Deja de buscar la felicidad en otros lugares, la felicidad está en tu corazón. La decisión para ser feliz, es tuya. No pierdas un minuto más.

Se feliz hoy, tú tienes lo que necesitas para ser feliz.

La receta: Ser feliz

Ingredientes

  • Gratitud – reconocer las bendiciones que tienes
  • Conciencia – vivir con compromiso para vivir en plenitud
  • Buen ojo – encontrar los aspectos positivos del universo
  • Alegría – sentido del humor, creatividad y felicidad hasta por respirar
  • Fortaleza – valor para disfrutar la realidad

Afirmación positiva para ser feliz

Tengo todo lo que necesito para ser feliz. Puedo reconocer y valorar que mi vida es suficiente. Puedo encontrar las oportunidades que necesito cuando me enfoco en el lado positivo de las cosas. La vida es buena y generosa. Incluso en los momentos difíciles puedo encontrar razones para ser feliz. Yo decido ser feliz, porque puedo y porque tengo el poder en mi decisión para serlo.

Cómo se puede ser feliz

  1. Cada quien cuenta con lo que necesita para ser feliz. La felicidad es una opción y una decisión diaria que se toma conscientemente. No hay producto, propiedad, ni fama o fortuna que logre que uno sea feliz si no se quiere ser feliz.
  2. La gratitud y la humildad nutren el sentimiento de felicidad. Saber agradecer y ser humilde por lo que se tiene, son dos virtudes que aligeran el alma y regalan paz. La gratitud genera abundancia, tranquilidad e invita a sentirse feliz.
  3. El grado de tu felicidad depende de tu foco de atención. Cuando uno tiene pensamientos positivos, es amable con el mundo y reconoce que todo lo que uno hace y piensa influye en la manera de vivir, uno crea su propio compromiso para ser feliz.

"La felicidad es un compromiso y una manera de vivir, nadie puede impedirte ser feliz, si uno no lo permite".