Hoy se cumplen 20 años desde que me convertí en mamá. Hacer algo durante más de 10.000 horas te convierte en una experta en el tema. Yo no soy una experta, pero sin duda aprendí mucho a través de los años y pensé que podía tomar nota de algunos de mis pensamientos.

Aquí hay 10 cosas que aprendí en mis 20 años de paternidad:

1. Los niños son como palomas mensajeras: cuando se pierden siempre regresan. No quiere decir que debas perderlos, pero algunos niños tienen tendencia a escaparse.

2. Los cinturones de seguridad en los cochecitos de bebés y en el auto son los mejores regalos para los padres.

3. Siempre se les debe dar a los niños un aviso previo antes de tener que partir de lugares divertidos. Por ejemplo, puedes decirles: “¡Prepárense, nos vamos en diez minutos!”. Esto hace que la partida sea menos estresante.

4. Los niños de forma natural aman las verduras si a ti te gustan y no los obligas a comerlas. Deberías ver cómo come ensalada mi hijo de 5 años. Lo disfruta tanto que es gracioso.

5. Tú estás seguro de que como padre harás ciertas cosas de determinada forma, pero los niños y la vida demandan otra cosa. Por ejemplo: “Mis hijos nunca van a comer sándwiches de pan blanco con chocolate untable”. Bueno, resulta que detestan la mezcla que preparé de miel y algarrobo. Y los sándwiches de pan integral terminan en la basura. Esto también se aplica a temas más serios, como la educación y la religión. La vida no siempre funciona de acuerdo con tus planes más detallados.

6. La confianza en sí mismo del niño es más importante que casi cualquier otra cosa. Si piensas que tu hijo se tiene demasiada confianza, debes saber que eso no existe. Deben sentirse bien respecto a sus capacidades, a sus ideas y a su apariencia. Ámalos incondicionalmente. Necesitan saber que cuando parezca que el mundo está en su contra tienen a su madre y a su padre a su lado sin que nada más importe.

7. Los niños tienen buen corazón y, por lo general, buenas intenciones. Los castigos casi nunca son efectivos. O que los niños ya se sienten mal por lo que hicieron o que no entienden cuál es el problema y necesitan que se les explique mejor. Lo que me lleva al siguiente punto…

8. La forma más efectiva de enseñarles a los niños es 'dando el ejemplo', porque ellos observan cada uno de nuestros movimientos. ¿Quieres que sean personas agradables? Sé agradable con los demás. ¿Quieres que tengan una buena actitud? Ten una buena actitud. ¿Quieres que te respeten? Se respetuoso con tus padres. También es importante conversar y debatir, e incluso si parece que tus palabras caen en oídos sordos, ellos te escuchan, y tus palabras ocupan un lugar en sus cerebros.

9. Es importante elegir con cuidado tus batallas con tus hijos y 'mantener tus ojos en la pelota'. Esto es: ¿Son buenas personas? ¿Se hacen cargo de sus responsabilidades escolares? Si es así, alégrate. El cabello demasiado largo u otros detalles no importan realmente. De hecho, su cabello es una manera que tienen de explorar su identidad y encontrar su individualidad. Hablando de esto…

10. Las dificultades por lo general son etapas que eventualmente pasan. Esto se aplica cuando son bebés, lloran y no duermen durante seis semanas seguidas y de repente duermen y te sonríen; así como en todas las otras etapas que atraviesan. Todo lo que te resulta difícil cuando son adolescentes, también pasará. ¿Te recuerdas a ti mismo adolescente? Si te pareces un poco a mí, ahora probablemente prefieres irte a la cama a las 8 de la noche y no quedarte dando vueltas hasta muy tarde. Los hijos crecen, maduran y se convierten en maravillosos adultos. Realmente ocurre. Así que mantente fuerte y valora cada día. Pasan demasiado rápido.