Pésaj está a la vuelta de la esquina y nos preguntamos, ¿cómo lograremos hacer todo? Puede parecer un trabajo agobiante, pero no tenemos que hacer todo nosotras solas. Podemos alentar a nuestros hijos —e incluso a nuestro marido— para que ayuden.

Presento aquí mis 12 consejos para obtener la cooperación de tu familia en este Pésaj:

1. No lo tomes como algo personal. No es que a tus hijos no les importa que trabajes duro y por eso ignoran tus pedidos de ayuda: simplemente no quieren limpiar.

2. Deja que se expresen. Deja que tus hijos se quejen por todo el trabajo que tienen que hacer y no desean hacer. No tiene por qué gustarles, simplemente tienen que hacerlo.

3. Alábalos. Ten frases de alabanza a mano para cuando tus hijos comiencen a lloriquear. Por ejemplo: “En esta familia trabajamos todos juntos”, o “A veces tú haces más, a veces Sara hace más, así funcionan las familias”.

4. Sé amable. Siempre debes tener empatía. Pocas personas disfrutan limpiar, lo cual obviamente incluye a los niños. Puedes decir: “Parece que no estás de ánimo para barrer, te gustaría hacer otra cosa…”.

5. Haz una lista. Anota las tareas que necesitas hacer y pídeles a los niños que te digan qué quieren hacer y cuándo lo harán. Los niños no quieren estar a tu disposición todo el día.

6. Hazlo divertido. Para los niños más pequeños, competir para ver quién termina más rápido simulando ser el limpiador de alfombras o el basurero puede funcionar. Para los niños mayores, poner música o escuchar algún relato deportivo en la radio puede ayudar.

7. No acuses. Evita decirles a tus niños que son irresponsables y perezosos. Eso sólo refuerza una imagen negativa de ellos mismos. “Si mis padres piensan que son perezoso e irresponsable, ¿por qué debería tratar de ayudar?”.

8. Sé positiva. No digas: “¡No vamos a terminar a tiempo para Pésaj!”. Sé optimista: “Sé que vamos a hacer todo lo que hace falta, hagamos una cosa a la vez”.

9. Ten mini reuniones. En las mañanas previas a Pésaj, haz que todos sepan lo que hay que hacer y las responsabilidades de cada uno. Mejor aún: escríbelo.

10. Respeta el tiempo de tus hijos. Siempre pregunta: “Esta tarde voy a necesitar llevar sillas, ¿tendrás tiempo para hacerlo?”, o “Esta tarde vamos a limpiar los cajones de la cocina, ¿puedes ayudar?”.

11. Reconoce las contribuciones de tu familia. “Valoro tu ayuda con la comida”. Refuerza la ética del trabajo en grupo. “Esta familia realmente sabe cómo trabajar junta. ¡Limpiamos todo el garaje!”.

12. Sé agradecida con tu familia. No sólo muestres tu aprecio por las contribuciones de tu familia cuando se acerca Pésaj; en el Séder, tómate un minuto para agradecerles a todos los que ayudaron y valorarlos. “Estoy tan ansiosa para que llegue el Séder y el resto de Iom Tov. Todos trabajamos duro para prepararnos, se nota. Papi, valoro mucho tu esfuerzo”.

Por último, limpiar para la primavera no es una obligación de la Torá. El polvo no es jametz. Concéntrate en lo que debes limpiar de tu casa para Pésaj y deja el resto para limpiarlo en otro momento… en un momento más oportuno.