P: Mi madre siempre está criticándome. Si no está criticando mi ropa, entonces está criticando mis trabajos de la escuela o a mis amigas. No puedo soportarlo más. Las madres de mis amigas parecen tanto más agradables. Creo que toda la situación ha empeorado ahora que soy más grande. Quizás se siente amenazada por el hecho de que ahora yo soy más alta que ella. ¿Cómo lidio con este incesante fastidio?

R: ¡Ay! Me siento muy mal por ti. Si la situación es tan terrible como la describes, estás realmente viviendo en un cuadrilátero de boxeo. Espero que no estés respondiendo con flechas verbales, porque eso solamente agrava la situación y hace la vida incluso más desagradable para ti. Intentaré ayudarte para enfrentar todo esto, pero primero me gustaría aclarar un punto.

Comparar tu vida con la de tus amigas no vale la pena. No puedes tener una imagen precisa de lo que ocurre a puertas cerradas. Quizás ellas tienen otras tensiones que hacen sus vidas incluso más intolerables. Y además, es un ejercicio inútil. No puedes intercambiar madres. Así que en vez de eso, enfócate en hacer tu situación más llevadera.

Mejor intentemos hacer cambios reales en la situación, y mejorar tus condiciones de vida.

Sé que estás pensando que para generar este cambio, tu madre es la que debe cambiar. Sin embargo, tú te acercaste a mí, no tu mamá. Puede que ella no perciba la manera en que tú te sientes.

Si sientes que una conversación honesta con tu madre podría ser beneficiosa, entonces ese es el primer paso. Practica tu "discurso" cuidadosamente en tu mente y haz grandes esfuerzos para asegurarte de que no es acusador. Intenta ponerte a ti misma en el lugar de tu madre; escuchando tus críticas, y piensa qué aproximación podría funcionar. Podría ser algo como esto:

"Mamá, yo se que tu me amas y que te preocupas por mí y que quieres ayudarme a mejorar, pero realmente encuentro difícil escuchar tus críticas constantes. Apreciaría mucho si pudieras compartir una o dos críticas al día, y en vez de mencionar un mismo tema varias veces, podríamos sentarnos y discutir si es algo que puedo cambiar en este momento. Tu opinión es importante para mí, pero no puedo cambiar todo de una sola vez".

Algunas advertencias sobre tu "discurso":

  1. Asegúrate de que tanto tú como tu mamá estén de buen humor cuando tengas esta conversación.
  2. No le digas a tu mamá que piensas que ella es injusta, desconsiderada, desagradable, etc.
  3. Dile algún cumplido.
  4. No compares a tu mamá con otras en esta conversación.
  5. No amenaces (me voy a ir de la casa) o generalices ("Tú siempre me criticas").
  6. No analices a tu mamá. "Yo sé que te estás sintiendo inferior…" o "Yo sé que tuviste una relación difícil con tus padres".
  7. Reconoce que los padres tienen el "derecho" y la responsabilidad de corregir a sus hijos.
  8. Reza antes de comenzar esta conversación. "Querido Dios, por favor ayuda a que esta conversación sea productiva".
  9. Si vez que las cosas están mejorando aunque sea un poquito, menciónaselo a tu mamá.

Si piensas que nada bueno puede salir de esta conversación, quizás quieras intentar escribir una nota en vez de conversar. Una nota tiene la ventaja de no sonar emocionalmente cargada, pero también puede ser que no suene cálida y amorosa. Recuerda releer la nota varias veces antes de presentarla, e intenta leerla a través de los ojos de tu mamá.

Otras opciones son discutir la situación con tu papá (no mencionaste si él está presente) y preguntarle a él cómo proceder. Espero que tengas dos padres y que ambos estén interesados en tu bienestar y que entre los dos puedan trabajar en un nuevo sistema que sea más agradable para ti. Cuando hables con tu padre, no insinúes que tu madre se siente amenazada, o que es indiferente (haya o no verdad en estas afirmaciones), sino que enfócate en pedir ayuda para limitar las críticas de tu madre. Es posible que tu papá diga que tú eres demasiado sensible o que él no puede involucrarse, pero no sabrás hasta que le preguntes. Papá podría explicarte que mamá tiene una naturaleza crítica, pero que ella realmente sí te aprueba, a pesar de que tiene problemas para comunicar su aprobación.

Es posible darte a ti misma los toques positivos que te faltan.

Tengas o no éxito en detener las críticas, aprende cómo sobrevivir a una madre crítica. La aprobación paternal es tremendamente valiosa para crear un sentido positivo de autoestima, pero es posible darte a ti misma los toques positivos que te faltan. Cuando escuches las críticas de tu mamá, recuerda que tú eres un ser humano valioso, y que tienes cualidades positivas tanto como negativas. Acepta que estos comentarios negativos saldrán de su boca, pero fíltralos para que no invadan tu calma interior. Por ejemplo, si escuchas a mamá decir que eres irresponsable, recuérdate que a pesar del hecho de que podrías mejorar en esta área, tienes un registro de ser usualmente responsable, y tu madre solamente está compartiendo su percepción sobre un evento reciente.

Crea un escudo mental que te proteja de los efectos de la crítica continuada. Imagínate a ti misma abriendo un paraguas mental, protegiéndote de los efectos dañinos de la negatividad que te está lloviendo encima. Al mismo tiempo, recuerda que mamá se preocupa por ti y reza por interacciones más positivas entre ustedes dos. Buena suerte en todos tus esfuerzos.

Nota a mamás y papás: Ustedes son las personas más significativas en las vidas de sus hijos. Inunden a sus hijos con amor, aprobación y apoyo emocional. Asegúrense de que los cumplidos sean más que las críticas en una proporción de tres a uno. Comuníquenle a sus hijos que ustedes creen en ellos y que las críticas provienen de un sincero deseo de mejorar. Si la constante insistencia sobre un área específica no produce efectos positivos, consideren cambiar su aproximación al tema. La mejor de las suertes en la desafiante pero gratificante misión de educar hijos.