Aunque los desafíos de ser un padre soltero pueden ser difíciles, los padres deben recordar que los niños necesitan que les enseñen sobre la vida. Los niños necesitan un modelo masculino a seguir y las niñas también lo necesitan: un padre puede influir en el tipo de hombre que escogerá su hija siendo ese tipo de hombre. Aquí hay tres consejos sobre cómo lidiar con algunos de estos desafíos.

1. No explotes con tus hijos, o ellos te pueden mandar a volar.

No les levantes la voz a tus hijos ni actúes con rabia hacia ellos. Si sientes que estas a punto de enojarte, respira profundo y recuerda que explotar puede destruir tu relación con ellos. La mayoría de los hijos de matrimonios divorciados pueden elegir dónde quieren estar, por lo que perfectamente podrían decidir que no quieren estar con alguien que les grita. Cuando uno ve a un hombre gritándoles a sus hijos en público, ¿acaso no se ve como un tonto descontrolado?

Eso no significa que no tengas una responsabilidad de enseñarles la diferencia entre el bien y el mal. Es uno de tus trabajos más importantes. Enséñales con calma y ellos recordarán la sabiduría que les enseñaste.

2. Si tienes una nueva familia, asegúrate que tus hijos sean parte de ella.

Un amigo de mi hija le contó sobre una gran pelea que había tenido con su madre. Mi hija le dijo: "Haz lo que hago yo. Tómate un descanso con tu papá". Su amigo dijo: "No puedo. Mi papá tiene una nueva esposa y yo no me siento bienvenido ahí".

Si empiezas una nueva familia o te conviertes en parte de la familia de tu esposa, asegúrate que tu nueva pareja quiera que tus hijos sean parte de ella también. Como el intermediario entre tu nueva esposa y tus hijos, demuéstrales que todos son importantes para ti.

Aunque los niños pueden culpar a la "malvada madrastra" (el estereotipo que se hizo famoso en los cuentos de hadas) de no sentirse bienvenidos, en realidad es responsabilidad del padre asegurarse que sus hijos sean parte de su nueva familia.

3. Si no has visto a tus hijos en mucho tiempo, acércate a ellos.

Un amigo que perdió a su padre en un divorcio cuando era pequeño me dijo: "Él debería haber seguido luchando por mí". Lamentablemente hay demasiados niños que pierden a sus padres durante la batalla del divorcio. Pero incluso después de muchos años, aún pueden volver a conectarse.

Una mujer de 20 años me contó que no había visto a su padre en 10 años. Él vivía en otra ciudad y la había invitado a visitar, por lo que se estaba preguntando si debía ir o no. Yo le dije que en la vida uno podía tener muchos novios e incluso muchos esposos, pero solamente un padre. Unas semanas después, me contó que fue y que estaba feliz de volver a tener una relación con él.

Un hombre que no había visto a su hija en los 16 años que habían pasado desde su divorcio, me contó que su ex esposa había fallecido y que él quería ir a su funeral para intentar reconectarse con su hija. Le dije que indudablemente debía intentar reconectarse con ella, pero que quizás el funeral no era el mejor momento ya que era difícil saber cómo reaccionaría la familia de ella al verlo. Más tarde ese día me dijo que finalmente iba a ir y que iba a llevar a su cuñada y cuñado para protegerlo. La familia de su ex esposa lo recibió bien y su hija estaba feliz de tener a su padre de regreso en su vida… porque los hijos necesitan padres.