La noticia de que raptaron a una niña de cuatro años en frente de su casa en Boro Park, donde la habían dejado sola jugando, debería servir como una advertencia para padres de todas partes, ¿pero lo es en nuestra comunidad? ¿Acaso un incidente de estos debería servir como catalizador para que los adultos supervisen más a los niños? ¿Será que un padre reconsideraría dejar a su hijo jugar solo en el patio o dejarlo bajo supervisión de un hermano mayor que también es pequeño?

La historia de la niña de cuatro años Madeline McCann, secuestrada de la habitación de un hotel mientras sus padres cenaban en un restaurante, también debería servir como advertencia. ¿Pero ha influenciado cambios en el comportamiento de los padres? ¿Pensarán dos veces antes de dejar a sus hijos solos en la habitación de un hotel mientras bajan a disfrutar la cena de Shabat en un Shabaton? Yo conozco gente a la que ni se les ocurriría dejar sus joyas a la vista de una empleada domestica nueva, pero no pensarían dos veces en dejarle sus hijos a la misma señora.

En los muy conocidos casos de secuestro y asesinato de las niñas Megan Kanka, de siete años, y Samantha Runnion, de cinco años, las niñas habían estado jugando afuera a plena luz del día – sin supervisión alguna de adultos de confianza. En el caso de Samantha, ella estaba jugando con una amiga en frente de su apartamento en el sur de California, cuando vino un hombre que la agarró y la obligó a entrar a su automóvil. Su amiga corrió de inmediato donde su abuela a decirle lo que había pasado, pero ya era muy tarde. En el caso de Megan Kanka, que vivía en Nueva Jersey, la niña de siete años estaba montando su bicicleta cuando aceptó la invitación de un vecino para conocer su perrito nuevo. Una vez más, dejaron a la niña sin supervisión de un adulto, y fue secuestrada, asaltada y asesinada a sólo pasos de la puerta de su casa. ¿Podría ser que estos terribles crímenes pudieron haber sido prevenidos si no se hubiera dejado a las niñas jugando solas? Sólo Dios sabe, pero como madre, estas historias definitivamente me hacen poner mi mayor esfuerzo en procurar que mis hijos estén lo más seguros posible dentro de los parámetros que yo controlo... aún cuando a veces sea un inconveniente.

Cuando examinamos el concepto de intervención Divina, se refuerza el hecho de que Dios es el Creador, Sustentador, y Supervisor del universo entero. ¿Quiere decir esto que no tenemos libre albedrío? Claro que no, porque Dios quiere que nosotros usemos el libre albedrío que Él nos dio para tomar las decisiones correctas. Y Él nos da hijos como una responsabilidad. Realmente Él no nos da hijos, Él nos los presta. Y Él espera que no se nos olvide esto. Entonces como Él maneja el mundo, ¿nosotros podemos dejar de supervisar a los niños porque Dios lo está haciendo? O significa que porque Él está manejando el mundo, Él confía en nosotros para cuidar a Sus hijos, para que los supervisemos, los protejamos y los eduquemos -- ¿y por esto es que Él nos encomendó esas almas tan preciosas?

¿Acaso nuestras acciones reflejan lo agradecidos que nos sentimos por el regalo de tener hijos?

En Estados Unidos cada estado tiene legislaciones diferentes acerca de la seguridad de los niños. Nueva York y Nueva Jersey no tienen leyes muy definidas con respecto a la edad en la cual se permite dejar un niño solo en la casa, o supervisado por otro niño. Otros estados sí tienen leyes muy claras y existen consecuencias para el que las viola. Pero a pesar de todo, como judíos, nuestro comportamiento debería servir como ejemplo para el resto de la humanidad. Es importante hacer introspección y ser honestos con nosotros mismos. ¿Acaso nuestras acciones reflejan lo agradecidos que nos sentimos por el regalo de tener hijos? ¿Cómo ve un extraño cuando una madre judía va de compras y deja a su bebé solo afuera de la tienda o en el automóvil? Si le regalas una pulsera de diamantes a una persona y ésta dejara la pulsera en la calle mientras entra a una tienda de compras, ¿sentirías tú que el regalo fue valorado y apreciado?

Para las mujeres que necesitan trabajar fuera de su hogar, los desafíos son muchos, y muchas veces toman decisiones que no son las mejores por simple necesidad. Pero para aquellas mujeres que son suficientemente afortunadas de no estar en la posición anteriormente mencionada, ¿vale la pena arriesgar la seguridad de sus hijos porque es inconveniente supervisarlos cuando juegan o llevarlos donde necesitan ir? Es razonable que un niño de seis años supervise a su hermano menor jugando la calle mientras que su mamá cocina para Rosh Hashaná? ¿Es razonable también que ese mismo niño de seis años vuelva caminando solo de la escuela sin la supervisión de un adulto? ¿O es solamente más conveniente... para nosotros?

Ninguna persona sana pondría a su hijo en el medio de la calle y se sentiría seguro de que Dios va a cuidar que nada le pase mientras corre a la casa "por un segundo". Dios espera que usemos nuestro libre albedrío para mantener a nuestros hijos seguros haciendo nuestro mayor esfuerzo, y no de acuerdo a lo que es más conveniente para nosotros.

Dios siempre esta mirándonos. Eso es verdad. Él está mirando cuanto valoramos nosotros los regalos que Él nos dio. Él está mirando si es que estamos cuidando bien a Sus hijos. Él siempre está vigilando a Sus hijos. ¿Haces tú lo mismo?