Yo no era una organizadora de nacimiento. Recuerdo numerosas ocasiones en las que llegaba a casa tarde en la noche y me metía rápidamente a la cama dejando una pila de platos sucios por lavar. Mi hermano los colocaba entre mis sabanas como recordatorio de que estaba descuidando mis responsabilidades domésticas.

Definitivamente yo no era la ama de casa perfecta.

Soy actualmente madre y ama de casa de tiempo completo sin ayuda en la limpieza. Casada y con una casa llena de niños, rápidamente me di cuenta que tenia que organizarme, porque si no lo hacia, nadie mas iba a limpiar después de mí. Lentamente aprendí a ser organizada durante mis primeros años. Mi motivación era simple. Quería funcionar más efectivamente en el día a día y estaba determinada a aprender como hacerlo.

Mis talentos en el manejo de la casa fueron auto-aprendidos y nacieron de la necesidad de aprender de mis propios errores.

Generalmente no me gustan los “sistemas” de las demás personas, y puede ser que a ti tampoco. Pero quiero compartir algunos consejos que han hecho que mi vida sea menos estresante. He dividido mis consejos en seis áreas.

  • Manejo del tiempo
  • Compras
  • Limpieza
  • Organización de la casa
  • Planificación de las comidas
  • Entretenimientos/Shabat

Manejo del tiempo

 Evita el desorden: No me gusta usar clichés, de cualquier manera, a veces no hay mejor manera de decirlo, “un gramo de prevención es mejor que un kilogramo de remedios”. Si evitas el desorden a medida que atraviesas el día, no tendrás mucho para ordenar después. La primera cosa que sugiero es hacer tu cama tan pronto te levantas en la mañana y vestirte lo más rápido posible. Estas dos cosas realmente te ayudan a sentirte “preparada” y pueden servir como un impulso para el resto del día. Por supuesto que una ducha y una taza de café tampoco hacen daño.

Elige una cosa que no quieras hacer cada día, y hazla rápidamente, sin pensarlo dos veces.

No posponer: Elige una cosa que no quieras hacer cada día, y hazla rápidamente, sin pensarlo dos veces. Un excelente consejo que aprendí de la Rabanit Vital Kalmanowitz es “Hazlo de una sola vez”. Por ejemplo, desecha el correo no deseado inmediatamente después de recoger el correo de la casilla postal.

Multitareas: Intenta realizar muchas tareas a la vez, lo más que puedas. Un celular o un teléfono inalámbrico es de mucha ayuda en este asunto. Trata de doblar la ropa limpia mientras regresas llamados telefónicos. Yo lavo cosas con las manos en la regadera mientras mi hijo de siete años se cepilla sus dientes bajo el agua. (Los chicos también pueden aprender a hacer muchas tareas a la vez).

Planear con antelación: Hacer lo más posible la noche anterior ayudará a que las tareas matutinas sean más fáciles. Si tú tienes hijos asegúrate que toda la tarea, los permisos firmados, libros, la comida, etcétera, estén listos la noche anterior. Del mismo modo, prepara la ropa de cada uno de los niños (incluyendo ropa interior y medias). Si los niños son lo suficientemente grandes, deja que lo hagan ellos mismos. Si eres capaz de dejar preparado algunos ítems del desayuno la noche anterior, y empacar la comida en bolsas para la mañana siguiente, estarás un paso adelante.

Compras

 Evita compras impulsivas: llena tu alacena y refrigerador con alimentos básicos, y planea menús con lo que tienes y utilizas habitualmente. Puedes ahorrar mucho dinero de esta manera si restringes tus impulsos de comprar en la pastelería, y ahorras tiempo también. Haz la compra con una lista y no te salgas de ella. Trata de no comprar en la pastelería cuando tienes hambre o estás rodeada de niños pequeños que te molestan para que compres comida chatarra y otras cosas fuera de la lista.

Evalúa tus necesidades: comprar en grandes cantidades es generalmente mas barato, pero no siempre. Evalúa las necesidades actuales y proyéctalas antes de comprar. No es un buen negocio si no lo necesitas o no lo vas a usar antes de la fecha de vencimiento. Un cupón no es una gran idea si es por una sola cosa que no habías planeado comprar en primer lugar. Es una buena idea ejercitar la moderación con respecto a catálogos, o compras por Internet. Comprando de esta manera puede ser un ahorro de tiempo y dinero, pero también puede ser desastroso si te inspira a realizar compras innecesarias. Una buena regla antes de comprar algo dudoso es abstenerse de pensar en eso por una semana. Si todavía piensas que lo necesitas después de una semana de ignorarlo, entonces considera comprarlo.

Limpieza

 Este aspecto del manejo de la casa, es quizás el menos glamoroso, pero potencialmente el más importante. La habilidad de manejar el espacio donde vives de una manera limpia y organizada con mínimos esfuerzos puede tener un profundo impacto en como te sientes diariamente. Obviamente es más fácil decirlo que hacerlo.

Establece prioridades: si puedes pagarle a alguien para que te ayude en la limpieza tiempo completo, entonces no vas a necesitar mis consejos. Si sólo puedes pagar por ayuda parcial en la limpieza, trabaja diariamente con el mantenimiento que tú puedes hacer para que no tengas que pagarle a alguien por mantenimiento básico (lavar platos del desayuno, doblar ropa, guardar los juguetes). Paga por ayuda que puede asistirte eficazmente en relación a los trabajos más pesados (limpiar las ventanas, pasar la aspiradora, fregar el piso, limpiar los baños, etcétera).

Platos sucios: es fantástico si tienes un lavavajillas, Si no… voy a repetirte un mantra previo: No posponer. Cuando utilices algo trata de lavarlo lo más rápido posible. Si utilizas una cucharita para revolver una taza de café, te va a tomar aproximadamente tres segundos lavarla y dejarla en un seca-platos. Un gramo de prevención…

Limpieza general: Haz lo que te resulte más cómodo en este aspecto, pero hazlo fácil para ti dentro de tus posibilidades. Yo uso toallitas húmedas casi para todo. Las tengo repartidas en cajas por toda la casa, en el auto, en el cochecito del bebé, etc. Utilizo mucho los limpiadores en spray que no son tóxicos. Agua y vinagre blanco también funcionan muy bien para los pisos y ventanas. Un poco de jabón y agua en un rociador puede ser muy útil. La idea básica es limpiar las cosas rápidamente, para prevenir desastres pegajosos y molestos posteriormente.

Cualquier cosa que utilices, asegúrate de almacenarlo dondequiera que puedas necesitarlo para limpiar. Si tienes que ir a la cocina a buscar algo para limpiar el baño, seguramente vas a posponerlo.

Para minimizar el desorden cuando preparas comida, abres latas, frascos, o preparas leche con chocolate, hazlo sobre la pileta y no sobre la mesada. Cuando peles o cortes vegetales, abras huevos, etcétera, ten a mano una bolsa de plástico (de las que te dan en el supermercado) sobre la mesada y desecha las cáscaras y la basura acumulada directamente en la bolsa. Cuando termines, solo ¡átala y arrójala fuera!

Lavado de ropa: Esto puede ser una tarea incomoda sin importar lo que hagas. Para la gente que puede destinar dinero a la limpieza part-time, aquí es donde ellos ponen su dinero. Si tú lavas tu propia ropa (como yo) hay un par de cosas que puedes hacer para que esta tarea no se extienda durante horas.

Mis hijos tienen cestos para la ropa en sus habitaciones. Francamente, ellos disfrutan apuntándole al blanco.

Primero que todo, debes asegurarte que todos tienen acceso fácil a los cestos de ropa sucia, así la ropa para lavar no termina en el piso, debajo de las camas, etc. En la habitación tengo tres pequeños cestos para la ropa sucia. Uno es para lo blanco, uno para lo negro, y otro para los lavados en seco solamente. Mis hijos tienen cestos para la ropa en sus habitaciones. Francamente, ellos disfrutan apuntándole al blanco. Lavo la ropa todos los días pero hago una carga en vez de hacer un lavado semanal maratónico. Lavo la ropa blanca un día y la de colores el siguiente. Esto nos ayuda a ahorrar, porque la ropa se lava a menudo.

Organización del hogar

 Cestos de almacenamiento: Esta idea se ve ridículamente simple pero realmente funciona. Mira en cada habitación de tu casa que tiene mayor tráfico y compra cestos baratos para almacenamiento que hagan juego con la decoración. Largos cestos para regalos pueden ser geniales para este propósito. Estos son de mimbre, alambre, lona, plástico, cuero falso y vienen en infinidad de formas y colores. Cuando no tienes tiempo para organizar realmente y tienes que tener tu casa preparada para un invitado sorpresa (o por tu propia sanidad mental), arroja rápidamente los juguetes, libros, etcétera, dentro de los cestos. Incluso un niño de un año lo puede hacer.

Áreas designadas: Designa áreas para los zapatos, mochilas, abrigos, etcétera, y se consistente en el uso de estas áreas. Para que las perchas no desaparezcan de los armarios, ten un espacio en la barra sólo para las perchas y regresa las perchas a su lugar cuando saques ropa de ella. Un perchero bien ubicado en la puerta de la casa puede evitar que los invitados tengan que dejar sus pertenencias esparcidas por todo el salón.

Productos útiles: Mantente alerta por si encuentras productos que pueden hacer tu vida más fácil. Yo encontré organizadores para el armario, ganchos para la pared, estantes y cestos para almacenamiento que son tremendamente útiles y cuando hacen juego con la decoración de la habitación, realmente disfrutas y maximizas tu espacio. Trata de utilizar una pizarra que se pueda borrar en la cocina, para escribir cosas para hacer como para recordarlas, o productos de alacena que se te están acabando. Vas a ahorrar tiempo en no tener que hacer grandes inventarios antes de ir de compras o confiando en tu memoria.

No guardes papeles: Yo acostumbraba tener archivos con recetas, cuentas, etcétera, pero también me he modernizado en esta área. Todavía mantengo un pequeño gabinete de archivo pero, a cualquier grado que puedo, pago mis cuentas y todo lo que puedo por Internet. Esto reduce la cantidad de papeles en su mayoría. Cuando me robaron mis pasaportes, resolví mantener todos los documentos importantes (pasaportes, certificados de nacimientos, bonos de ahorros, etc.) en una caja fuerte en el banco. Esto mantiene más papelería fuera de la casa y en un lugar seguro.

Planeamiento de la comida

 La cena está servida: Si la hora de la cena es un caos en tu casa, trata con una nueva idea. Vas a saber inmediatamente si te va a funcionar o no. Prefiero mantener la casa con un stock de alimentos nutritivos básicos, esto incluye cosas que todos querrán comer. Encontré este acercamiento como el más fácil también cuando estaba soltera. Hay una sola cosa que nunca pude manejar bien como madre, cocinar una sola cosa para la cena y que todos la coman. Esto no funciona en nuestra casa así que no me preocupo intentando. Si tus hijos son más flexibles en este asunto, encuentra algo que les guste y que puedas preparar fácilmente, establece un orden y haz las compras manteniendo en mente que es lo que necesitas para estas comidas.

Comida sana: También encontré útil ofrecer alternativas sanas las cuales están siempre disponibles si ellos no quieren comer lo que tú cocinaste. No recurra a darles comida chatarra por miedo a que mueran de hambre. Sólo mi hijo más grande se ha vuelto de alguna manera aventurero y los más chicos bueno… no. Entonces siempre les digo que las frutas o vegetales son su única opción después de la hora de la cena. Si realmente tienen hambre, ellos van a comerlos y si no ellos sólo estaban buscando aperitivos.

Entretenimiento/Shabat

 Preparaciones con anticipación: Como todo lo demás, mientras más prepares con anticipación, menos estresada te vas a sentir a medida que se acerquen los invitados. Algunas personas tienen una lista de las cosas que necesitan hacer para prepararse para Shabat y se apegan a ella fielmente. Otros delegan responsabilidades a diferentes personas. Lo que funcione para ti, va a funcionar mejor si no lo dejas para el último minuto.

Si no puedes con el lavado de platos, utiliza platos desechables atractivos.

Hazlo fácil: Básicamente, elige las áreas que te estresan más y resuelve minimizar el estrés en esas áreas. Si no puedes con el lavado de platos, utiliza platos desechables atractivos. Cocina lo más que puedes previamente y guarda la mayoría en el congelador si eso funciona para ti. Si prefieres ser más espontánea, fíate de las recetas que sabes que se pueden hacer rápidamente y fíjate en los productos que tienes a mano para no hacer viajes a la tienda de último minuto. Si alguien te ofrece traer un regalo con anticipación, no tengas miedo de pedir algo que realmente puedas utilizar como gaseosas o jugo de uva si no necesitas vino o flores.

Analiza las recetas favoritas para ver si puedes recortar algunos pasos. Por ejemplo, yo preparaba una receta para una sopa fría de frutillas que necesitaba de frutillas frescas, vino tinto, azúcar y hielo dentro de sus ingredientes. Una vez, por necesidad, sustituí el vino tinto por jugo de uva y las frutillas frescas por frutillas congeladas y resulto más simple, sin mencionar más sabroso. No temas experimentar y tomar riesgos. Algunas veces los mejores platos nacen de errores culinarios.

Conoce tus limitaciones: No te retraigas si necesitas decirle a tus potenciales invitados que amarías tenerlos… la próxima semana. Si estuviste haciendo mucho y sientes que necesitas un descanso, entonces posponlo. Haz de ti una prioridad. Es como una ducha o una taza de café. Puedes permitirte un momento para relajarte, reflexionar y refrescarte. ¿Y por que no? ¡Tú te lo mereces!