¿Acaso tus hijos entienden la importancia de Iom Kipur?

Puede que sepan que en Iom Kipur los adultos no comen y que hay un largo servicio en la sinagoga. ¿Pero entienden el significado de este día?

Nuestra responsabilidad como padres es asegurarnos que nuestros hijos entienden el significado de este día para que se puedan conectar con su mensaje.

Cuando nos acercamos a Iom Kipur, tenemos que explicarles dos ideas judías fundamentales: teshuvá, arrepentimiento, y slijá, perdón.

Aunque en un primer momento estos términos pueden parecer un poco vagos, una vez que brindas a tus hijos ejemplos tomados de su propia vida, eso les facilitará conectarse con los mismos.

Para dar comienzo a la discusión, usa ejemplos respecto a la relación entre hermanos o amigos. Describe un escenario usando detalles de su propia vida. Por ejemplo, puedes describir una situación en la que un hermano sacó sin permiso la bicicleta de su hermana. La hermana sólo lo descubrió cuando vio que la bicicleta tenía una llanta pinchada. Obviamente la hermana está muy molesta. ¿Cómo se atrevió su hermano a usar su bicicleta sin pedirle permiso? Y devolverla de esa manera…

Es probable que tus hijos entren fácilmente a la discusión. A ellos les resulta sencillo entender que el hermano que sacó la bicicleta sin permiso actuó mal y que devolverla dañada es reprensible.

Escucha a tus hijos cuando discuten la situación y da lugar a sus declaraciones, incluso si no estás completamente de acuerdo con ellos.

Luego vuelve a tomar el control de la charla. Pregúntales: ¿Qué puede hacer el hermano para calmar a su hermana? Después de que ya sacó la bicicleta sin permiso y la devolvió dañada, ¿hay algo que pueda hacer para calmar el enojo de su hermana?

Después de escuchar las sugerencias de tus hijos, organiza sus pensamientos y pregúntales cuál de las siguientes tres opciones debe elegir el hermano:

  • Debe encoger los hombros y decir que no fue él. Él no sacó la bicicleta y no pinchó ninguna llanta.

  • Debe gritarle a su hermana: "Siempre haces un escándalo por cada cosa. ¡Es sólo un pequeño agujero en la llanta!"

  • O debe pedirle perdón por haber sacado la bicicleta sin permiso. Debe decirle que lo lamenta. Que actuó mal. Debería haberle pedido permiso antes de usar su bicicleta.

Al presentarles las tres opciones, la respuesta es clara. Si el hermano realmente quiere calmar a su hermana, debe pedir perdón por sus acciones.

Puedes agregar otros detalles a la discusión. Si el hermano entiende que no debería haber sacado la bicicleta sin permiso, también debe decirle a su hermana que no volverá a hacerlo. Él no tomará ningún objeti de su hermana sin pedirle permiso. Y, por supuesto, él mismo arreglará la bicicleta o pagará lo que cueste hacerla arreglar.

Si él realmente desea tener una buena relación con su hermana, hará todo lo que esté a su alcance para demostrarle que realmente tiene la intención de cumplir lo que dice, para que ella lo perdone.

El mensaje de esta conversación quedará muy claro a los niños y no será necesario que lo verbalices. Ellos entenderán que cuando alguien pide perdón por haber hecho algo que no debería haber hecho y demuestra que realmente piensa lo que dice, entonces la otra persona está dispuesta a perdonarlo.

Cuando ignoramos nuestros errores o los justificamos, nadie nos perdona. La otra persona siente resentimiento, está molesta con nosotros y nos peleamos.

Pero si asumimos responsabilidad por haber hecho lo que no deberíamos haber hecho, entonces la otra persona nos perdona, nos entiende y reconstruimos nuestra relación.

El último paso de esta conversación es relacionar estas ideas con Dios. Ahora es Iom Kipur, un día especial en el año en el cual Dios sella el juicio final respecto a cómo será nuestro año.

Queremos mostrarle a Dios que somos buenas personas. Nos sentimos mal por algunas cosas que hicimos. No deberíamos haber hablado con tanta impudencia a nuestros padres, no deberíamos haber peleado con nuestros hermanos y no deberíamos haber dicho cosas desagradables sobre esa compañera de clase.

Nos sentimos mal por esos errores y asumimos responsabilidad por ellos. Admitimos que los cometimos y nos comprometemos a no volver a hacerlo.

En Iom Kipur ayunamos para poder enfocarnos en nuestros errores en vez de estar pensando en la comida y en los placeres físicos. Pasamos el día rezando y le pedimos a Dios que nos perdone.

Da a tus hijos algunos minutos para que piensen sobre algunas cosas que no hicieron bien este año. (No tienen que compartir esos actos con nadie más). Diles que en Iom Kipur tienen la oportunidad de admitir que hicieron algunas cosas malas este año y que pueden comprometerse a no repetir esos errores, lo que constituye el proceso de teshuvá. Si ellos admiten sus errores, y comprenden que estuvieron equivocados, serán bendecidos con el perdón Divino.

Esta conversación propiciará que tus hijos tengan un Iom Kipur y un año más significativos y aprenderán a asumir la responsabilidad por sus propias acciones.