Los padres tienen conciencia de los típicos peligros que los niños enfrentan en internet. Sabemos del acoso cibernético y nos dieron herramientas para vigilar los teléfonos de nuestros hijos.

Pero hay nuevos desafíos que amenazan a nuestros hijos y debemos armarnos con el conocimiento necesario.

Los videojuegos, cuando se los considera apropiados y no violentos, parecen ser buena diversión para aquellos niños cuyos padres los aprueban. Pero hay padres que se horrorizaron al descubrir ventanas de conversaciones llenas de lenguaje e imágenes graficas. Los niños se ven atraídos por depredadores que se hacen pasar por otros niños de su edad. Los conocen en línea a través de videojuegos en los que participan muchos jugadores y de aplicaciones de chat y luego interactúan con ellos.

Estos criminales confían en sus víctimas con historias inventadas de dificultades o de falta de autoestima y lentamente construyen su confianza. Su meta es que los niños eventualmente compartan imágenes comprometedoras de ellos mismos, las cuales son usadas para extorsionarlos a menos que manden más imágenes. El depredador le dice al niño que conoce a su familia y que las fotografías serán publicadas en todas partes si él no coopera. Hubo niños a los que amenazaron diciéndoles: “Sé donde vives. Aquí está tu dirección y voy a ir a matar a tu familia si no mandas más fotos”.

El artículo del New York Times: "While They Play Online Children May Be the Prey"(mientras juegan en internet los niños pueden ser la presa), describe estos crímenes como “extorsión sexual” y es un fenómeno en crecimiento. La amenaza acecha en conferencias de videojuegos y en las propias casas. El problema es que los juegos y la tecnología hicieron que sea más fácil conectarse con extraños que no tenemos idea quiénes son realmente. Algunos padres de niños pequeños, de alrededor de seis años, admitieron que no tenían idea que sus hijos fueran capaces de chatear desde sus juegos.

Los depredadores le envían al niño monedas del juego y, de esta forma, construyen una conexión. Muchos niños juegan a cosas como Fortnite, que es un camino perfecto para enviarles a los niños Monedas V. A continuación, le envían al niño imágenes que gradualmente se vuelven más gráficas y les piden que manden fotos de ellos, lo que muchos hacen. Esto ocurrió en juegos conocidos como Playstation, Fortnite, Minecraft y Roblox. Entre los arrestados hay toda clase de personas: un oficial de policía, un maestro, un ministro, una enfermera, un mecánico, un asistente dental, un repartidor y un estudiante universitario. Las redes sociales y las plataformas de transmisión de videos también atraparon niños pequeños, incluso de 8 años.

¿Qué pueden hacer los padres?

Conocer la vida online de tus hijos es una obligación.

Los padres deben saber a qué juegan sus hijos. Necesitan enseñarles a reconocer mensajes inapropiados, cómo bloquear usuarios y cómo apagar funciones del chat.

Los dos expertos citados en el artículo del New York Times dieron los siguientes consejos:

Establecer reglas respecto a cuándo y cómo tu hijo puede interactuar con otros online.

La idea es no pasar demasiado tiempo online, asegurarnos que el contenido es apropiado para su edad y saber que tener acceso a internet es un privilegio y no un derecho. Los padres deben crear estándares reales y tener acceso y control online para que los niños estén seguros.

Pasar tiempo con tu hijo en juegos y aplicaciones nuevas

Cuando compartes tiempo con tus hijos y ves lo que ellos ven, vas a ganar confianza y también información. Vas a poder discutir mejor con tu hijo sobre los riesgos y peligros que hayas encontrado.

Hablar con tu hijo sobre la seguridad en internet y escucharlo.

Los captores y abusadores de menores cuentan con que los niños se mantengan en silencio. Asegúrate que tus hijos sepan que siempre pueden acudir a ti con sus preocupaciones. Enséñales que incluso en internet, debemos tratarnos el uno al otro con dignidad y respeto. Dales ideas de formas en que un niño puede mantenerse seguro y fuera de problemas en internet.

Alienta a tu hijo a plantear cualquier inquietud con un adulto de confianza.

Se les debe decir a los niños que nunca deben mandar a nadie fotos comprometedoras de ellos mismos. Nunca. Demasiados niños terminaron en situaciones horrorosas porque esta primera regla nunca fue establecida o fue ignorada.

Aquí hay una sugerencia: si te hace sentir incómodo, escucha tus sentimientos. No lo hagas.

También hay que enseñárseles a los niños que hay banderas rojas que indican que hay una situación peligrosa adelante. Algunas de las banderas rojas mencionadas son: si te dicen que mantengas la relación en secreto, si te piden mucha información personal, si te prometen regalos o moneda de juego, si hablan sobre tu apariencia o te piden encontrarse en persona.

Diles a tus hijos que no deben tener miedo de hablar con un adulto en quien ellos confían y compartir sus inquietudes.

No tienes que sentirte avergonzado. Tienes que mantenerte seguro.

Prestar atención a las señales de abuso

Los padres deben prestar atención si los niños pasan un tiempo excesivo online o reaccionan con enojo cuando los padres dicen “no más”. Los niños deben estar vigilantes si aparecen "voces" que no reconocen y les hacen peticiones de conductas inapropiadas. Cualquiera que dice “no le digas a tus padres” es un peligro.

Educa a tu hijo para que sepa bloquear usuarios que lo hacen sentir incómodo.

Muchos padres no entienden demasiado sobre la tecnología que usan sus hijos.

Aprende cómo reportar y bloquear usuarios. Enséñales también a tus hijos cómo hacerlo. Aliéntalos a aprovechar estas opciones si alguien actúa inapropiadamente. No se debe mantener contacto con alguien que lo hace sentir inseguro. Si la persona sigue molestándolo, contacta a la policía.

No culpar a tu hijo

Los depredadores de menores saben que muchos niños temen compartir con sus padres lo que los avergüenza. Los niños tienen miedo de meterse en problemas. Asegúrale a tu hijo que no estás enojado con él. No juzgues a tu hijo y no te enfades. Tu hijo necesita sentirse seguro al confiar en ti.

Tomar responsabilidad como el protector online de tu hijo

De los padres depende asumir el control como el guardián de sus hijos. No puedes comprar estos juegos y luego esperar que el niño se mantenga seguro por sí solo. Así como nunca le darías las llaves del auto y le dirías “conduce”, tienes que observarlo y guiarlo.

Educar en un mundo tecnológico abre nuevos horizontes, pero nuestra misión nunca ha cambiado. Estamos aquí para guiar, inspirar, enseñar y conducir. Para educar a la siguiente generación con valores y sabiduría. Para crear un camino. Debemos mantenernos informados para poder darles a nuestros hijos las herramientas para navegar y crecer sintiéndose seguros.