Tu B’Shvat aparece en el Talmud (Rosh HaShaná 2a) como uno de los cuatro "años nuevos" en el calendario judío:

"Beit Hilel dice que el 'año nuevo de los árboles' es el día 15 del mes de Shvat – Tu B’Shvat.

La costumbre en Tu B’Shvat es comer frutos de las siete especies con las cuales la Tierra de Israel es alabada: “…una tierra de trigo, cebada, viñas, higueras y granada, una tierra de olivos y miel [de dátiles]” (Deuteronomio 8:8).

La tradición cabalística incluye hasta un místico "Seder" de Tu B’Shvat (conceptualmente similar al Seder de Pesaj), en donde son expuestas las dimensiones interiores de los frutos, junto a las bendiciones, las canciones y una profunda discusión. El Arizal, gran cabalista del siglo 16, enseñó que comer 10 frutos específicos y beber cuatro copas de vino en un orden específico puede acercar a la persona a la perfección espiritual.

Algunos judíos guardan su etrog desde Sucot para comerlo en Tu B’Shvat. Este día también es considerado propicio para rezar por un hermoso etrog para el siguiente Sucot.

En el Israel contemporáneo, Tu B’Shvat es una especie de “Día del Árbol” judío – un día de conciencia ambiental en el que se plantan árboles en celebración.

Leyes agrícolas en Israel

Tu B’Shvat tiene una gran importancia en las leyes agrícolas que son relevantes en la Tierra de Israel.

Tu B'Shvat es el año nuevo de las frutas, y no de los árboles como se suele pensar. Es el año nuevo de las frutas en el sentido de que las frutas que comienzan a desarrollarse antes de Tu B'Svat se consideran como que crecieron en el año agrícola anterior, mientras que los frutos que se desarrollan después se consideran como parte del siguiente año.

¿Por qué esto es importante? Porque en la Tierra de Israel, la cosecha de cada año debe ser diezmada por separado. Además, diferentes diezmos son dados en los diferentes años del ciclo de siete años de Sahmitá. En los años 1, 2, 4 y 5, un segundo diezmo llamado "Maaser Sheini" es separado. En la época del Templo, éste -o su quivalente monetario- eran consumidos en Jerusalem, mientras que hoy en día es redimido en una moneda que posteriormente es destruída. En los años 3 y 6 es separado el "diezmo de los pobres" ("Maaser Ani"). Y las frutas que crecen en el séptimo año son sagradas, frutas de Shmitá.  

El "año nuevo de los árboles" es en realidad en otra fecha: en Rosh Hashaná. Durante los primeros tres años de vida del árbol, tanto en Israel como en la diáspora sus frutos están prohibidos por la prohibición bíblica de Orlá (Levítico 19:23). Si un árbol fue plantado suficiéntemente antes de Rosh Hashaná, concluye su primer año en Rosh Hashaná y entonces comienza a contarse su segundo año de crecimiento.

Cuando comemos frutos que crecieron en Israel, deben ser debidamente diezmados. Si no se hace, los frutos no son "kosher".

Bendiciones por los frutos

La bendición adecuada antes de comer el fruto de un árbol es:

Baruj Atá Ado-nai Elohei-nu Mélej HaOlam boré pri ha-etz”.

“Bendito eres tú, Dios, Rey del Universo, Que crea el fruto del árbol".

[Unos cuantos frutos, como el ananá, tienen una bendición diferente – la última palabra es cambiada por "ha-adamá"].

En Tu B’Shvat también se acostumbra comer un "fruto nuevo" – un fruto de estación que aún no has probado esta temporada, y decir la bendición siguiente:

Cuando comemos dos alimentos que llevan la misma brajá, como un dátil y una manzana, que ambos requieren la bendición de “ha-etz”, una sola brajá los cubre a ambos.

Si tu plan es comer más que un tipo de fruta, el principio es: Di una bendición (Brajá) por el más importante de los dos. El Código de Ley Judía (OJ 211) describe un orden específico con el que decir la brajá (y consecuentemente qué alimento es comido primero).

Un factor clave al determinar la "importancia" son las especiales "Siete Especies". Por lo tanto, cuando tenemos dos alimentos de la misma brajá – como dátiles y manzanas – habría que decir “ha-etz” sobre los dátiles (una de las siete especies).

[El estatus especial de las Siete Especies aplica incluso a un producto no israelí. Sin embargo, si las frutas son las mismas, lo producido en Israel tiene preferencia para la brajá por sobre lo producido en la Diáspora].

Más aún, este versículo enseña el orden de importancia dentro de las Siete Especies mismas. La regla es que un fruto o grano que es mencionado más cerca de la palabra "tierra" (que aparece dos veces en el versículo) es considerado de mayor importancia. Dentro de las siete especies, el orden de importancia es:

Trigo / cebada / aceitunas / dátiles / uvas / higos / granadas