¡Hola amigos!

La comida de la víspera de Iom Kipur es una mitzvá (precepto) tan importante como el ayuno mismo. Según el Talmud, “todo aquel que come en la víspera de Iom Kipur y ayuna en Iom Kipur se le considera como si hubiera ayunado dos días”. En la mesa, la familia come silenciosa y pacíficamente. Cada uno debe prepararse con serenidad para el día más solemne del año.

Procuramos servir alimentos suaves al paladar, que no provoquen sed, para hacer más llevadero el ayuno.

Para esta comida, sugerimos un plato de pollo asado con kniches de papa y kugel de fideos dulce. Para terminar, servimos onik leicaj (torta de miel) con un vaso de rico té.

Se debe comenzar el ayuno cuando aún es de día, antes de la puesta del sol y prolongarlo hasta la noche siguiente, luego de la aparición de tres estrellas medianas juntas.

Se encienden las velas, pronunciando las bendiciones adecuadas y se va al Templo de manera tal que se llegue antes de la puesta del sol para compartir la oración del Kol Nidre.

Dijeron los Sabios: “Una voz sale del Cielo al finalizar Iom Kipur, diciendo: ‘Ve y come con alegría tu pan, pues todos tus pecados han sido perdonados por Dios’.

Al volver al hogar, serviremos primeramente té con torta de miel y luego, la comida para la que recomendamos el tzimes (guisado) de papas y ciruelas con pequeñas albóndigas de carne.

* * *

Masa buena (para los kniches de papa)

Hay recetas que nos salvan de todos los aprietos. Que si no te da el tiempo. Que si estás cansada. Que si quieres salir rápido de la cocina. Todo vale y hay que considerar la posibilidad de no contradecirse. Este comentario es oportuno, ya que la receta que te convido en esta página, es especial para todas las ocasiones. Recuerdo que la hacía mi abuela cuando la mesa donde amasaba me llegaba a la altura de mis ojos. ¿4 o 5 años tendría? Con esta masa, hacía de todo: kniches de papa, kniches de cebolla, las pascualinas, los pasteles, los pastelitos y los kreplaj de carne que nos deleitaban a todos. De los kreplaj te cuento que los hacía con tal rapidez y todos tan parejitos, que me parece verla todavía con su enorme delantal blanco y la olla humeante de agua hirviendo esperando su obra de arte. Entre los recuerdos del paladar y de mi memoria, juntos con los sentimientos, me entenderás por qué llamo a esta masa “masa buena”.

INGREDIENTES:

  • 2 tazas de harina
  • 3 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1⁄2 cucharadita de sal
  • 1⁄2 taza de agua hirviendo
  • 1⁄2 taza de aceite
  • Fécula de maíz, cantidad necesaria

ELABORACIÓN:

Ponemos en un bol la harina, polvo de hornear y sal y mezclamos. En la taza de medida, ponemos el agua hirviendo y el aceite y lo volcamos todo junto sobre los ingredientes secos. Mezclamos bien y formamos la masa. La espolvoreamos con fécula de maíz y estiramos. Seguimos espolvoreando con fécula y algo de harina, doblamos y estiramos nuevamente. Así procedemos 3 veces, si queremos una masa hojaldrada, como para pastelitos, la tapa de los pasteles y los kniches. Para la base de pasteles o para kreplaj, no vale la pena hojaldrar, porque no lucirá. Simplemente la estiramos y espolvoreamos hasta que tenga buen cuerpo para trabajarla.

FREEZER: Dependiendo del relleno que tenga, es una masa buena para conservar.

* * *

Kniches de papa

Los kniches de papa son ese tipo de bocados que nos encanta. Son como paquetitos rellenos, y el arte está en darle forma redonda, como un medallón. Tanto como guarnición de una porción de pollo o pescado, o más pequeñitos, en el copetín, siempre son bienvenidos.

También podemos hacerlos en forma de shtrudel, quiere decir, arrollados largos que luego cortaremos en porciones para servir.

INGREDIENTES:

  • 1 receta de “Masa buena” (ver receta anterior)
  • 1⁄2 kg de papas
  • 2 tazas de cebolla picadísima y rehogada
  • sal y pimienta
  • yema para pintar la masa
  • semillas de sésamo para rociar

ELABORACIÓN:

Preparamos la Masa buena como indica la receta y la estiramos bien fina formando un rectángulo. Cocinamos las papas peladas y hacemos un puré, al que agregamos la cebolla picadísima y rehogada, sal y pimienta blanca, a gusto. Mezclamos bien y distribuimos una parte del puré sobre un borde de la masa, arrollamos dos veces y cortamos la masa a lo largo, formando de esta manera un arrollado largo. Procedemos así hasta que se nos acabe la masa y el puré. Podemos pintarlos con yema, rociarlos con sésamo y cocinarlos así, como arrollados, pinchados con un tenedor grueso, cada 5 cm, marcando las porciones.

Para hacer los kniches pequeños, cortamos los arrollados cada 5 cm y cerramos la abertura de la masa por arriba, hundiendo el dedo y por abajo, uniendo los bordes.

Pintamos con yema, rociamos con sésamo y cocinamos en horno moderado, hasta que queden bien dorados.

¿Viste qué fácil que es hacerlos?

FREEZER: Podemos conservarlos hasta 3 meses.

* * *

Kugel de fideos dulce

Nunca podré terminar de definir si se trata de un plato de entrada, un plato caliente o un postre. Porque para la entrada es rico frío, pero es dulce; como plato caliente... podría ser, y como postre, también: frío, tibio o caliente. Lo comemos a toda hora.

INGREDIENTES:

  • 1⁄2 kg de nidos de fideos gruesos
  • 4 huevos
  • 2 cucharadas de azúcar rubia
  • 1 cucharada de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 taza de vino dulce
  • 1 taza de pasas de uva
  • 1⁄2 taza de pasas de ciruela tiernas picadas

ELABORACIÓN:

Cocinamos los fideos en agua hirviendo con 1 cucharadita de sal,

hasta que estén “al dente” (como dicen los italianos y queda clarísimo). Escurrimos y ya tenemos pronta la mezcla que te cuento:

Ponemos en un bol los huevos y los batimos apenas hasta espumarlos. Agregamos el azúcar rubia y el azúcar blanca, canela, vino, pasas de uva y de ciruela.

Mezclamos bien y volcamos en este batido, los fideos recién colados. Revolvemos suavemente con cuchara de madera y volcamos toda la preparación en un molde de horno aceitado. Cubrimos con papel aluminio sujetándolo bien en los bordes y cocinamos en horno moderado, durante 30 minutos.

Cuando lo retiramos del horno, lo dejamos tapado 10 minutos y luego levantamos el papel aluminio, con cuidado de no quemarnos con el vapor que levanta.

FREEZER: Podemos conservarlo hasta 2 meses.

* * *

Torta de miel (Onik leicaj)

En toda ocasión que deseemos ver a nuestra familia feliz, “endulzada”, serviremos esta torta. Esta receta es de Mashe (mi suegra), que perfecciona la que aprendí de mi madre. Sale “todavía” mejor. Ahora es para ti.

INGREDIENTES:

  • 4 huevos
  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza de miel
  • 1⁄2 taza de aceite
  • 1 taza de café fuerte
  • 4 tazas de harina
  • 3 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1⁄2 taza de pasas de uva
  • 1⁄2 taza de nueces picaditas

ELABORACIÓN:

Batimos los huevos hasta que estén espumosos, agregando el azúcar, miel, aceite y café. Incorporamos de a poco la harina mezclada con el polvo de hornear, pasas de uva y nueces. Mezclamos bien con cuchara de madera, hasta lograr una mezcla floja bien homogénea y volcamos toda la preparación en una tortera de 28 cm de diámetro, forrada con papel manteca.

Cocinamos en horno moderado, hasta que esté pronta y dejamos enfriar en el mismo molde.

Luego desmoldamos y convidamos con el deseo de que quienes nos rodean, se sientan felices.

FREEZER: Podemos conservarla durante 4 meses.

* * *

Tzimes de papas y ciruelas (Floimen tzimes)

Cuando vi delante de mí un plato servido a lo “idishe mame”, quiero decir, bien completo, me entiendes, ¿verdad? ¡con papas dulces! ¡oy vey!, me dije. Qué hago yo con esto, si me lo sirvió justamente mi suegra, el día que me recibió en su casa por primera vez. Pensé: Silvia, estás frita. O lo comés, o lo comés. Pero, ¿sabés? desde el primer bocado, me sedujo de tal forma, que la relación con Mashe (mi suegra) se me hizo dulce como el tzimes, hasta el día de hoy. Pruébalo con tu nuera, o con tu suegra, o con quien quieras tener una dulce relación.

INGREDIENTES:

  • 1 kg de papas
  • 1 taza de pasas de ciruela descarozadas
  • 1 taza de pasas de uva
  • 2 cucharadas de azúcar rubia
  • 1 taza de azúcar blanca (para hacer el caramelo... ¡¡porque lleva caramelo!!) (¡no me pongas esa cara!)
  • 2 cucharadas de jugo de limón (o algo más si te gusta un poquito más
  • ácido)
  • Optativo: Agregar presitas de pollo o pequeñas albóndigas de carne

ELABORACIÓN:

Ponemos en una cacerola las papas peladas y cortadas en cubos del tamaño de una nuez, en agua y una cucharadita de sal. Cuando comienzan a ablandarse, agregamos las pasas de ciruela y de uva y el azúcar rubia.

Dejamos cocinar a fuego suave hasta que esté todo cocido. Mientras tanto, doramos en una sartén presitas de pollo o croquetas pequeñas de carne picada. Cuando están prontas, las ponemos en la cacerola y volcamos por encima el caramelo que hicimos con la taza de azúcar y apenas de agua para humedecerla. Dejamos la cacerola tapada para concentrar los sabores, continuando con fuego suave.

Agregamos el jugo de limón y probamos para empezar a deleitarnos con este magnífico sabor.

Si no ponemos carne ni pollo, simplemente terminamos la preparación con todos los ingredientes, dejamos reducir el líquido a fuego suave y quedará perfecto.

* * *

Estas recetas fueron extraídas del libro “El Sabor de los Recuerdos” de Silvia Ginerman. Si deseas adquirir una copia:

En Jerusalem: Silvia Ginerman 0525 801 228 silvia@ginerman.com
En Buenos Aires: Librería Sigal, Av. Corrientes 2854, info@libreriasigal.com
En Montevideo: Bettina Weinstock libros judaicos, tel. 098 45 80 83, bettiwein@gmail.com