Pesaj se trata de hablar. La palabra hagadá significa relatar una historia. Es más, el mismo nombre "Pesaj" está relacionado con pe-saj, ‘una boca que habla’. El Séder es una instancia en la que las familias judías pueden conectarse por medio de significativas conversaciones. A veces, sin embargo, necesitamos que nos den un impulso. He aquí algunas pertinentes preguntas e ideas que son sólo el punto de partida para iniciar una conversación.

1. ¿En qué forma es relevante el Séder hoy en día?

Vivimos en un acelerado mundo que pone un montón de información al alcance de nuestras manos. En un mundo de múltiples redes sociales, muchas veces nos encontramos faltos de una comunicación genuina.

El calendario judío nos ofrece un espacio para pausar y reflexionar. Probablemente la noche del Séder tiene más relevancia en el siglo XXI que nunca antes, y nos provee la oportunidad de relacionarnos con nuestra familia y amigos de forma auténtica.

Las lecciones del Séder son multifacéticas. En cierto nivel, debemos mirar en nuestro interior y "vernos a nosotros mismos como si hubiésemos salido de Egipto". Hay muchos aspectos del Séder que nos motivan a enfocarnos en el desarrollo personal como un medio para alcanzar la libertad personal. Explicaremos algunas de estas ideas más adelante.

En otro nivel, un tema central del Séder es la familia judía. La Torá dice (Éxodo 13:8): "Y le relatarás a tus hijos en esta noche". La historia de Pesaj está orientada a la familia porque esta es en realidad 'nuestra historia' y no 'una arcaica historia sobre ellos'. Esta noche es un momento para discutir por qué la familia es relevante y cómo mantener la cohesión en un mundo siempre cambiante. Esta es nuestra oportunidad para tener conversaciones de calidad.

2. ¿Qué es la libertad?

Pese a que es verdad que el Éxodo nos liberó de nuestros gobernantes egipcios, ¿acaso fuimos liberados sólo para no ser oprimidos nuevamente?

La libertad puede ser dividida en dos categorías, negativa y positiva. Estas categorías son conocidas como 'libertad de' y 'libertad para'. Mientras que la libertad negativa es libertad de una limitación externa, la libertad positiva es la habilidad de expresar el potencial que tenemos en su máxima expresión. Ambos elementos son importantes y son una parte integral de la historia de Pesaj.

El pueblo judío fue liberado de la esclavitud para que pudiera marcar una diferencia positiva en el mundo. Para que fuese una voz moral, un ejemplo de bondad y santidad que le permita a la humanidad alcanzar su máximo potencial.

En un nivel personal, nos preguntamos a nosotros mismos de qué nos gustaría liberarnos y qué nos gustaría lograr con esa nueva libertad.

3. ¿Qué significa la palabra 'Pesaj'?

En nuestra última noche en Egipto, Hashem nos aseguró que "pasaría por sobre" nuestras casas durante la muerte de los primogénitos egipcios. Los rabinos del Talmud explican que un nombre es mucho más que una etiqueta arbitraria; es la clave para entender la esencia de algo.

Durante el período de la esclavitud, los judíos se habían asimilado en gran medida a la cultura dominante y habían llegado a tal punto que, si se hubiesen quedado por más tiempo, entonces nunca habrían sido capaces de salir de allí. Parte de la esclavitud era que pensábamos que no merecíamos una liberación. La palabra hebrea para Egipto es Mitzraim, la cual está relacionada con la palabra metzarim, ‘limitaciones’. Nuestros captores reforzaban este mensaje de que no valemos nada por medio de todo tipo de técnicas humillantes.

Hashem, por así decirlo, pasó por sobre nuestras faltas y nos dio una oportunidad de alcanzar la libertad. En Pesaj, además de expresar nuestra creencia en Hashem, nos enfocamos en la creencia que tiene Hashem en nosotros y en nuestro ilimitado potencial.

4. ¿Por qué hacemos tanto alboroto sobre liberarnos del jametz?

En muchos hogares judíos, Pesaj comienza con muchas semanas de anticipación con la revisión y limpieza. Inspeccionamos hasta el último rincón para asegurarnos que todo es casher para Pesaj y que no quede rastro alguno de jametz.

El hecho de que nuestros hogares se vean diferentes y de que hagamos tantas cosas inusuales en esta época genera una eterna impresión en nuestros hijos y crea vívidas memorias de infancia relacionadas con Pesaj que ellos a su vez les traspasarán a sus propios hijos.

En un nivel más profundo, el jametz simboliza el ego, que se infla al igual que el jametz y por lo general causa más daño que bien. Tal como buscamos el jametz en nuestros hogares, también se nos enseña que debemos buscar el jametz en nuestros corazones para que podamos experimentar realmente este festival de la libertad.

5. ¿Cuál es el mensaje que hay detrás de la matzá?

Algunas personas se la pasan entre mordida y mordida alegando que la matzá sabe como si tuviese mil años de antigüedad.

A pesar de que es cierto que comer matzá puede no ser la experiencia más gourmet de la vida, de todas formas puede ser una experiencia sumamente significativa. Cuando damos nuestra primera mordida podemos recordar que esta es la comida que comieron nuestros antepasados cuando eran esclavos en Egipto y cuando fueron liberados, y podemos vernos como parte de esa cadena.

La matzá es una expresión de lo mínimo, sin ningún tipo de aditivos. Simboliza nuestra esencia. Cuando comemos matzá, entramos en contacto con quienes somos en realidad en lugar de con quienes pretendemos ser. Podemos pensar en cuáles son nuestras prioridades en la vida, qué es lo realmente importante para nosotros y a qué nos gustaría dedicar nuestras vidas.