Haz clic aquí para escuchar la canción.

Esta animada canción tiene como protagonista a un cabrito que compró “mi padre” a un costo de “dos zuz” (una moneda antigua).

Apenas compra el cabrito, “el gato” se lo come, “el perro” muerde al gato y “el palo” golpea al perro. El palo no la saca barata por golpear y “el fuego” quema al palo, pero naturalmente “el agua” apaga al fuego.

Lo que le pasa al agua parece ser muy natural: “el toro” se la bebe a lengüetazos, lo que lleva a la fatal matanza del toro a manos del “carnicero”. El carnicero enfrenta nada menos que al “Ángel de la Muerte” y, por si creíste que este malvado personaje era invencible, él es finalmente derrotado al final de la canción por “El Santo, Bendito Sea”.

El significado simbólico de esta secuencia de personas, animales y objetos era desconocido hasta que el Gaón de Vilna presentó la siguiente interpretación:

Cada versículo alude a una persona o evento en la historia judía.

El cabrito es el derecho de nacimiento que es mencionado en Génesis 25. Es el derecho a tomar la batuta que había sido pasada de Abraham a Itzjak, a continuar con la misión de Abraham de construir un mundo lleno de bondad y monoteísmo; carente de idolatría, sacrificios de niños y otros males.

Mi padre es Yaakov, que compró la primogenitura a su hermano Esav, quien había nacido primero y, por ende, tenía el derecho natural a la primogenitura.

Los dos zuzim son el pan y el guiso con que Yaakov le pagó a Esav por la primogenitura.

El gato representa la envidia de los hijos de Yaakov hacia su hermano Iosef, envidia que llevó a su venta y a la esclavitud en Egipto.

El perro es Egipto, que fue donde llegó Yosef, donde eventualmente vivió todo la familia de Yaakov y donde la subsecuente nación israelita vivió, fue esclavizada y posteriormente fue redimida.

El palo es la famosa vara de Moshé, la cual utilizó para traer las plagas y para partir las aguas del Mar para que los israelitas lo cruzaran.

El fuego representa la sed de idolatría entre los israelitas que probó ser una maldición persistente durante más de 800 años, desde el año en que dejaron Egipto hasta la destrucción del Primer Templo en el siglo 5 AEC.

El agua representa a los sabios del siglo 4 que erradicaron la idolatría.

El toro es Roma (descendiente de Esav), quien destruyó el Segundo Templo en el año 70 EC.

El carnicero es el Mashíaj ben Yosef, el ‘Mesías hijo de Yosef’, quien restaurará la soberanía judía absoluta en la tierra de Israel.

El Ángel de la Muerte no necesita introducción; en esta canción representa la muerte del Mashíaj ben Yosef.

El Santo, por supuesto, tampoco necesita introducción; aquí, Él llega con el Mashíaj ben David, el ‘Mesías hijo de David’.

La repetición en cada estrofa enfatiza las fluctuaciones en la historia judía; a veces estamos abajo, pero luego nos elevamos. Pese a que la mayoría de la canción parece ir hacia atrás, termina con una visión optimista hacia el futuro, una conclusión apropiada para el Séder.

Extraído del libro Art of Amazement Haggada: Leader's Edition.