El Seder de Pesaj y los niños ansiosos tradicionalmente van junto a las bolas de matzá y a la sopa de pollo. Afortunadamente, es perfectamente posible evitar que la quinta pregunta (¿Ya terminamos?) y la undécima plaga (niños alborotados) estén presentes en nuestras celebraciones de Pesaj este año.

Teniendo en cuenta que las familias tienen diferentes niveles de comodidad, objetivos y grados de observancia, aquí hay algunos consejos sobre cómo lograr un Seder divertido y pacífico que promete cautivar el interés de todas las clases de niños; sabios, malvados, simples e incapaces de preguntar:

Ese es el ticket. Antes de la gran noche, fabrica “tickets” con retazos de papel. Recompensa con los tickets a los niños durante todo el Seder por recitar Ma Nishtaná, las Cuatro Preguntas, responder preguntas difíciles sobre Pesaj, ayudar a los más pequeños a hacer sándwiches de Hilel y montones de otras cosas que deseamos que hagan durante el Seder. Al final de la cena cambia los tickets por premios relacionados con Pesaj (caramelos, libros, etc.).

Sigue trayendo karpás. Los niños gruñones y los estómagos hambrientos van de la mano. Un flujo constante de karpás (conocido también como zanahorias y apio) y aderezos para ensaladas para sumergir las verduras en ellos mantendrá a tus niños masticando felizmente hasta que llegue el momento del plato principal.

Da bolsitas de regalos. Mantén a los participantes más jóvenes del Seder felices y ocupados con bolsitas de regalos especiales. Ve a un negocio de venta de chucherías y compra regalitos relacionados con las plagas. Puedes elegir anteojos de sol para la oscuridad, sapos de juguetes, animales salvajes e insectos (piojos y bichos) y malvaviscos para el granizo.

No olvides los libros. Visita una biblioteca o librería y provéete con un surtido de libros sobre Pesaj. Desparrámalos por la mesa de los niños para que los lean durante las partes más largas del Seder. Hay excelentes libros de historias sobre Pesaj con dibujos para niños más chicos y conceptos más profundos para los más grandes.

Forma un equipo de búsqueda del afikomán. En mi casa siempre pasa lo mismo: los primos grandes encuentran el afikomán y los chicos se enojan; los chicos reciben un premio, y se enojan los grandes. Si haces que la búsqueda del afikomán sea un trabajo en equipo en lugar de una competición, tendrás muchísimo éxito. Ubica notas estratégicamente (localizadas antes del Seder) para guiar la búsqueda de un destino al otro (por ejemplo: “Ve al lugar por donde entrará Eliahu, o “El faraón tenía sapos saltando en su cama, fíjate si hay algunos saltando en la tuya”). Las pistas deberían finalmente guiar al grupo al ilusivo postre de honor. Ten recompensas de “encontrador del afikomán” para todo el grupo.

Haz “Recreos Plaga”. Ayuda a que los niños se mantengan concentrados y quietos durante los Sedarim largos dejando cada tanto que se sacudan un poco. Cuando los chicos se empiecen a distraer, propone un “recreo plaga” e instruye a todos los huéspedes ansiosos a saltar como sapos o a correr en el lugar como bestias salvajes.

Haz parejas de matzá. Antes del Seder, escribe en tarjetas palabras de Pesaj emparejadas entre sí. Por ejemplo, escribe “Hilel” en una y “sándwich” en otra; “diez” en una y “plagas” en la otra. Y sigue, cuatro/preguntas; Eliahu/copa, hasta que tengas suficientes tarjetas para esconder una debajo del plato de cada invitado. En algún momento antes de la cena, diles a todos que levanten sus platos, miren la tarjeta y que encuentren la mitad correspondiente. (Pista: para niños demasiado chicos para leer, o para entender cuál es la pareja de su tarjeta, corta las tarjetas en dos usando cortes de rompecabezas y escribe una palabra en cada mitad. Cuando los niños encuentren una carta que “encaja” con la suya, sabrán que han encontrado a la pareja).

Pon el foco en las historias. El verdadero objetivo del Seder es transmitir la historia de Pesaj de generación en generación, ¿pero por qué parar allí? Pregunta a algunos de tus invitados mayores que vengan preparados a compartir historias sobre Sedarim del pasado o sobre sus propios milagros personales. Y más aún, cuanto más aprendas sobre el significado profundo de la historia de Pesaj, más excitante será cuando se la cuentes a niños y adultos. Habla sobre la idea de que no es simplemente algo que les pasó a nuestros ancestros, sino algo que todos experimentamos también. ¿Qué significa estar esclavizado? ¿Y ser libre? Los jóvenes y los adultos tendrán respuestas fascinantes a esas preguntas y discusiones.

Mantén el ojo en el objetivo. Es verdad que planear un Seder entretenido para los niños ocasiona más trabajo que simplemente sobornarlos con un montón de chocolate, o encerrarlos en la sala de juegos con una niñera durante toda la noche. Pero vamos a saber que nuestros esfuerzos valieron la pena cuando nuestros inquietos hijos hagan lo mismo algún día para nuestros inquietos nietos.