Cuando el Séder de Pésaj cae en la noche del sábado, inmediatamente después de Shabat, es necesario prestar atención a algunos cambios respecto a los preparativos para Pésaj.

En forma resumida: buscamos el jametz la noche del jueves. El viernes a la mañana dejamos separado el jametz que comeremos en Shabat y el resto se quema. En Shabat hay que tener mucho cuidado con las migas de pan y comer en un solo lugar. Las dos seudot (comidas) de Shabat se suelen comer a la mañana, una tras otra. Después hay que deshacerse del jametz que haya quedado en nuestra posesión.

A continuación presentamos un resumen detallado de las leyes, basado en el Shulján Aruj o "Código de ley Judía" (O.J. 444) tal como figura en el libro Erev Pésaj Shejal beShabbos, de Rav Zvi Cohen.

El ayuno del primogénito

El "ayuno del primogénito" usualmente tiene lugar en la víspera de Pésaj, pero este año se adelanta al jueves. Quienes están obligados a ayunar son los primogénitos y el padre de un primogénito que es demasiado pequeño para ayunar.

Está permitido romper el ayuno si se participa en una Seudat Mitzvá, como un Brit Milá o Pidión Haben. Se acostumbra a programar la conclusión del estudio de un tratado Talmúdico (sium) en este día, ya que quienes participan en la comida que acompaña al sium están exentos de ayunar.

Bedikat jametz – La búsqueda del jametz

La búsqueda del jametz tiene lugar en la tarde del jueves. Fuera de esto, no hay ninguna otra diferencia con la búsqueda del jametz de todos los años. Antes de buscar el jámetz decimos la bendición "Al biur jametz", y después de revisar declaramos la anulación del jametz (bitul).

Biur jametz – Destruir el jametz

El jametz que no es necesario para Shabat se debe quemar el viernes, preferiblemente por la mañana, como todos los años. (Consulta con tu rabino para saber la hora local exacta).

Este año la venta de jametz entra en efecto aproximadamente una hora antes de Shabat.

Comer jametz el viernes y en Shabat

Está permitido comer jametz incluso después quemar el jametz. Sin embargo, para que el jametz no se disperse, hay que designar un lugar donde se comerá el jametz el viernes y en Shabat, y restringirlo a ese lugar específico. Si no se hace esto, se transgrede la bedikat jametz.

Hay que comprar para Shabat sólo la cantidad de jalá que creemos que será consumida por completo. Para cumplir la costumbre de usar dos hogazas (lejem mishné), se puede usar una jalá pequeña.

Para las comidas de Shabat, se puede cocinar comida que no contenga jametz en el horno, cocina, ollas y sartenes que ya son kasher para Pésaj.

Si no es posible cocinar en utensilios de Pésaj, se puede cocinar con utensilios de jametz, pero se deben evitar comidas que generalmente se adhieren a las paredes de la olla. En este caso, no se debe cocinar sobre una cocina que ya está kasher para Pésaj.

Lo ideal es comer con platos desechables, porque está prohibido servir comida de una olla de Pésaj sobre platos de jametz. Tampoco es recomendable usar platos de Pésaj, porque comeremos pan.

Una opción es comer jalá al comienzo de la comida, luego enjuagarse la boca y lavarse las manos, cambiar el mantel (o cambiarse a otra mesa) y continuar comiendo allí, usando utensilios de Pésaj sin jalá. Si la comida continúa en otra habitación, para decir Birkat HaMazón hay que regresar donde comimos pan.

Preparativos para el Séder

Antes de Shabat se debe preparar todo lo necesario para el Séder, tal como el hueso asado (zeroa), agua con sal y el jaróset. Hay que abrir las cajas de matzá y las botellas de vino y de jugo de uva (cuando para abrirlas es necesario romper un sello). Hay que preparar las velas para Iom Tov en los candelabros (además de las velas necesarias para Shabat). Hay que dejar un fuego encendido para poder sacar de allí fuego para encender las velas de Iom Tov y de havdalá y para cocinar (hay velas que duran 24 o 48 horas). Si es necesario, hay que separar jalá, trumá y maaser de la matzá y de otros alimentos.

Si para el maror se va a usar lechuga, hay que revisar que no tenga insectos antes de Shabat y dejarla en un lugar húmedo y frío para que se mantenga fresca. (No se debe dejar la lechuga sumergida en agua).

El rábano picante se debe moler en la noche del Séder y no antes de Shabat, para no disipar su intensidad. En Iom Tov se debe moler con un pequeño shinui (variación), por ejemplo, cortarlo en un bol en vez de hacerlo en una tabla. Si se lo muele antes de Shabat, hay que guardarlo en un recipiente cerrado.

Shabat – la víspera de Pésaj

Si las velas de Shabat se encienden en la mesa donde se comerá jametz, hay que ponerlas en una parte de la mesa que no esté cubierta por el mantel, para poder sacar el mantel con jametz sin mover los candelabros.

Las matzot que se separaron para cumplir la mitzvá del Séder, son consideradas muktze y no deben moverse.

En la mañana de Shabat hay que ir a la sinagoga temprano y no se debe alargar innecesariamente las plegarias. Al concluir los servicios, se debe volver de inmediato al hogar para hacer Kidush, y poder terminar de comer las dos comidas de jametz antes del momento en el cual no se puede seguir comiendo jametz. (Consulta con tu rabino sobre la hora local exacta).

En las comidas diurnas de Shabat, como en la noche, se debe comer el jametz en un lugar separado de donde se comerán las comidas de Pésaj y donde se usarán utensilios de Pésaj.

Para cumplir con la obligación de comer la tercera comida de Shabat (Seudá Shlishit) con pan, es posible dividir la comida de la mañana en dos partes. Se come y se dice Birkat HaMazón, luego se hace una breve interrupción para estudiar Torá o salir a caminar. Se vuelven a lavar las manos y se come Seudá Shlishit.

Por la tarde de Shabat está prohibido comer tanto pan como matzá, pero es apropiado comer carne, pescado o fruta después del mediodía, para cumplir con Seudá Shlishit en la tarde y no tener demasiada hambre cuando comience el Séder.

En Shabat está prohibido preparar para Iom Tov. Por lo tanto, no hay que preparar las matzot, los utensilios ni la mesa antes de que anochezca. (Se le puede pedir a un no-judío que lo prepare). Sin embargo, está permitido ordenar la casa porque ésta es una necesidad de Shabat.

Deshacerse del jametz

El jametz que quedó después de las comidas de la mañana se debe dar a una mascota, o simplemente arrojarlo al inodoro. En una ciudad con eruv, se lo puede llevar al contenedor de basura público de la calle, dejándolo así sin dueño. Si ninguna de estas opciones funciona, se puede derramar jabón o detergente sobre el jametz, lo que lo vuelve incomible.

Las ollas de jametz no se pueden lavar en Shabat. Se las puede limpiar con la mano o con una servilleta de papel que después se pueda botar. Si esto no limpia los utensilios, se los puede enjuagar ligeramente para sacar el jametz. Los platos pueden enjuagarse bien sólo si los necesitaremos en Shabat, por ejemplo para servir fruta en la tarde.

Se puede guardar las ollas y el mantel de jametz (después de haberlo sacudido para que no tenga migas de pan) junto con el resto de los utensilios de jametz.

Después de las comidas de la mañana, se debe barrer la casa (con una escoba de cerdas blandas) y botar el jametz de la misma manera discutida más arriba, cuidando que no quede jametz en la escoba.

Hay que sacudir la ropa que usamos durante la comida (con la mano y no con un cepillo).

Se debe enjuagar la boca (incluso se puede usar hilo dental si tus encías usualmente no sangran al utilizarlo, pero hay que dejar el hilo cortado antes de Shabat), y lavarse las manos para que no quede jametz.

Después se debe anular el jametz (bitul) diciendo el texto que se encuentra en la Hagadá después de la quema del jametz.

El rezo de Minjá

Se debe rezar Minjá temprano. Como en otros años, algunos acostumbran a decir el "Séder Korban Pésaj" y porciones de la Hagadá (desde "Avadim Hainu" hasta "Lejaper al kol avonoteinu").

La noche del Séder

Después del anochecer, se dicen los rezos correspondientes a Iom Tov con la adición de "Vatodianu" en la Amidá.

Antes de hacer cualquier melajá, como prender las velas de Iom Tov o cocinar para el Séder, quien no haya dicho "Vatodianu" necesita decir "Baruj HaMavdil bein Kodesh LeKodesh".

El orden de las bendiciones durante el kidush es: Vino ("Boré Pri HaGafen"), Kidush ("Asher Bajar Banu"), Vela de Havdalá ("Boré Meorei HaEsh"), Havdalá ("Hamavdil bein Kodesh LeKodesh") y "Shehejeianu". No se dice la bendición por las especias.

El resto del Séder continúa como todos los años. ¡Disfrútalo!