Para muchas personas en el mundo judío, la festividad de Pesaj se asocia inmediatamente con las bolitas de matzá, también conocidas como "kneidalej".

Aquí hay tres de mis recetas favoritas de bolitas de matzá, una de ellas completamente libre de matzá. ¡Disfrútenlas! Todas pueden prepararse con anticipación y luego congelarse para uso posterior. De esta forma, estarán listas para usarse cuando las quieras; solamente deberás agregarlas estando aún congeladas a tu caliente y burbujeante sopa una media hora antes de apagar el fuego y presto, tus kneidelaj se harán nuevamente esponjosos y te conseguirán varios cumplidos.

Para aquellos de ustedes que usan harina de matzá, esta es la variedad común y tradicional de kneidelaj

Bolitas de matzá tradicionales

  • 4 huevos
  • 1 taza de harina de matzá
  • ½ taza de agua
  • 5-6 cucharadas de aceite
  • ½ cucharita de cebolla en polvo, opcional
  • 1 tallo pequeño de eneldo fresco, picado, opcional
  • Una pequeña pizca de sal y pimienta

La clave para obtener bolitas de matzá realmente esponjosas, livianas y deliciosas no está en la matzá, sino en los huevos. Una vez que entendí eso, el resto se hizo fácil. Pon los 4 huevos en tu batidora o usa tu batidora manual y bátelos hasta que estén ligeros y espumosos. No necesitas separar los huevos. Apaga la batidora y agrega todo lo demás. Revuelve a mano en este momento para que los huevos retengan un poco de esponjosidad. Esta mezcla seguro se caerá; está bien. Pon la mezcla en el refrigerador por una hora o más.

Aquí hay un dato: en vez de utilizar agua, puedes sustituir la misma cantidad por soda. No afectará el sabor de ninguna manera y te ayudará a crear bolitas de matzá esponjosas y livianas que son fabulosas. Sin embargo, yo nunca he necesitado este dato ya que batir los huevos primero funciona tan bien que el agua soda es innecesaria.

Siempre me doy cuenta que es mejor hervir las bolitas de matzá primero en agua con sal y sólo agregarlas a la sopa más adelante. De esta forma ellas no absorberán toda tu preciada y deliciosa sopa.

Utiliza una olla grande porque estás bolitas de matzá crecerán bastante y necesitarán mucho espacio para expandirse. Hierve el agua con un poco de sal, hasta que esté hirviendo rápidamente. Con las manos mojadas, forma bolitas pequeñas y échalas suavemente dentro del líquido hirviendo. Déjalas hervir durante 30 minutos. Sácalas suavemente de la olla, cuela y enfría. Pueden congelarse en bolsas plásticas y sacarse cuando sean necesarias. Yo usualmente agrego las mías a la sopa, directo del congelador, media hora antes de apagar la sopa.

Aquí hay otra interesante receta de kneidalej,

Bolitas de matzá molida

  • 2 matzot de maquina, en migajas pero no molidas
  • 1 cebolla pequeña, en cubos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 huevos
  • 2 ramilletes de perejil fresco o 1 cucharita de seco
  • 4 cucharadas de harina de matzá molida
  • Una pequeña pizca de sal y una de pimienta

Remoja las migajas de matzá en agua fría por unos cuantos minutos. Estrújalas y déjalas aparte. Saltea la cebolla en el aceite de oliva hasta que esté blanda y ligeramente dorada. Bate un poco los huevos con un tenedor y agrega esto, junto con la cebolla, a la matzá remojada. Pica el perejil y agrégalo también. Rocía sal, pimienta y la harina de matzá. Cuando yo hago esto, usualmente no agrego mucha sal y pimienta en esta etapa ya que las bolitas de matzá absorberán el sabor de la sopa, la cual ya tiene sal. Mezcla todo junto y refrigera cubierto por lo menos una hora.

Hierve de la misma forma descrita en la receta anterior. Moja tus manos con agua y forma bolitas pequeñas, introdúcelas cuidadosamente en el agua salada hirviendo. Haz una o dos bolitas y mira lo que pasa en los primeros cinco minutos. Si se desintegran completamente, agrega un poco más de harina de matzá a la mezcla y prueba otra vez. Esta receta es especial ya que se ve sumamente diferente a las bolitas de matzá tradicionales.

¡Las siguientes "bolitas de matzá" se ven tan reales que tus invitados podrían caerse de la silla de la impresión! En mi familia las preparo ya que nosotros no comemos "gebrojt" es decir, no usamos nada de matzá o harina de matzá en las comidas que preparamos en Pesaj. Incluso si tu costumbre es usar harina de matzá, puedes utilizar esta receta porque son muy livianas y sumamente deliciosas; no saben a matzá, ¡pero sirven para aquellos que quieren unas bolitas de matzá “sin matzá”!

Kneidalej sin gebrojts

  • ½ kilo de pollo o pavo blanco molido.
  • 2 huevos.
  • 1 papa, cocida y molida.
  • 1 cebolla pequeña, en cubos o hecha puré.

Combina todos los ingredientes y mezcla bien. Refrigera, cubierto, por unas dos horas o más. Lleva a hervor una olla grande de agua con sal. Alternativamente, puedes hacerlas en una olla de sopa de pollo hirviendo. Las bolitas se expanden un poco así que asegúrate de que tu olla sea suficientemente grande. Introduce pequeñas bolitas en el agua hirviendo y cocina por 35-45 minutos. Después puedes colarlas y congelarlas en bolsas plásticas para su uso posterior, o simplemente puedes agregarlas a la olla de sopa unos 45 minutos antes de que acabe de cocinarse.

Pasemos ahora a una excelente receta de kugel sin harina de matzá ni gluten.

Kugel de manzana rallada

10 porciones

  • 5 manzanas verdes, ralladas.
  • 2 cucharitas de jugo de limón.
  • 2 cucharitas de azúcar.
  • 1 cucharita de canela.
  • 5 huevos, separados.
  • 1 taza de azúcar, dividida.
  • ½ taza de aceite.
  • ¾ taza de fécula de papa.
  • 1 paquete de azúcar vainillada.
  • 1 cucharita de canela.

Precalienta el horno a 180°C

Rocía el jugo de limón sobre las manzanas ralladas. Mézclalas con el azúcar y la canela. Deja aparte.

Bate las claras de huevo hasta que empiecen a ponerse blancas; agrega media taza de azúcar y bate a punto nieve. En otro recipiente, bate las yemas de huevo con el azúcar restante hasta que esté espesa. Agrega el aceite, la fécula de papa, el azúcar vainillada y bate hasta que la mezcla esté suave. Incorpora las claras a la mezcla de yemas. Vierte esto en una fuente de horno de 22x33 centímetros forrada. Acomoda la mezcla de manzana encima de la otra mezcla. Rocía la parte de arriba con la canela restante. Hornea por 45-50 minutos, hasta que el kugel esté listo. Déjalo enfriar en el refrigerador antes de rebanar. No congeles este kugel.

Para terminar nuestro artículo de Pesaj, aquí hay un rico y refrescante postre de Pesaj que seguramente hará que cualquier Seder termine con un cumplido…

Sorbete arcoíris

  • 4 paquetes de gelatina, de diferentes colores.
  • 8 tazas de jugo de naranja.
  • 2 tazas de azúcar.
  • 4 tazas de agua.

Haz esta receta de a una capa por vez. El día antes de prepararla, prepara primero los sabores. Toma una taza de agua y ½ taza de azúcar y hiérvelas juntas. Agrega un paquete de gelatina y mezcla. Inmediatamente agrega 2 tazas de jugo de naranja y mezcla bien. Pon esta mezcla en tu congelador en un recipiente de plástico plano por toda la noche. Haz lo mismo con los otros sabores, congelando cada uno por separado en un recipiente plano.

Al día siguiente, saca un sabor del congelador y déjalo ablandar por 10 minutos primero. Prueba si está listo para batirse cortándolo primero en cuatro o cinco pedazos. Si esto funciona, entonces sigue con el siguiente paso.

Bate la mezcla congelada en tu batidora o con tu batidora de mano hasta que tenga la consistencia de sorbete. Extiéndela en una fuente de 22x33 o en un recipiente plástico grande y ponla en tu congelador. Una ½ hora después, cuando la mezcla se haya vuelto a endurecer un poco, haz lo mismo con un color diferente de gelatina, luego extiende esta segunda capa sobre la primera y vuelve a congelar. Continua así hasta que tengas las cuatro capas terminadas. Luego cubre bien tu sorbete. Mantenlo en el congelador hasta la hora de servir.

Este es un postre muy refrescante y lindo. Si solamente encuentras dos colores, puedes hacer rojo-amarillo-rojo-amarillo, etc. Sírvelos con una cuchara para helados y mira como los colores se complementan.

¡Disfruta y que tengas un excelente Pesaj!

Todo lo mejor,
Tamar Ansh