¿Cómo encontramos a Dios cuando Su rostro está oculto?

Purim nos enseña a relacionarnos con Dios en un tiempo en que los mares no se separan, cuando las zarzas no arden, cuando las plagas no acechan a nuestros enemigos.

La historia de Purim ocurrió después de la destrucción del Primer Templo, cuando la era de profecía estaba cercana a terminar. La gente ya no veía milagros abiertamente. Era un tiempo de ocultamiento.

¿Dónde encontramos a "Ester" en la Torá? En el verso: "Y Yo ocultaré (astir) mi rostro de ellos en aquel día". (Talmud, Julin 139b)

Rashi: "En los días de Ester habrá hester panim (ocultamiento del rostro de Dios)".

La Mano de Dios

¿Has sentido alguna vez a Dios claramente en tu vida? ¿Has sentido alguna vez una fuerza más grande que tú, moldeando y conduciendo los eventos?

Recuerdo una vez en que yo sentí esa fuerza guiadora. Acababa de conocer al hombre que luego se convertiría en mi esposo. Pero no lo sabía en ese entonces. Para hacer corta la historia, terminamos la relación porque nuestras vidas parecían estar yendo en diferentes direcciones.

Poco tiempo después, recibí la llamada de un completo extraño, como caído del cielo, que me ofreció trabajo en un puesto completamente fuera de mi área de experiencia. Tomé el trabajo simplemente por curiosidad.

Hasta el día de hoy todavía no se quién fue el que me llamó para la entrevista. Pero como resultado de aquel trabajo, me reencontré con mi ex cita. También terminé cambiando mi carrera, algunas de mis actitudes, e incluso uno o dos rasgos de carácter. Uno o dos años después de nuestro encuentro inicial, me casé con mi actual esposo y me embarque con él en un futuro que nunca había estado dentro de mis "planes".

No estamos en control, aunque generalmente imaginamos que lo estamos.

El judaísmo postula que Dios moldea cada evento de nuestras vidas con supervisión directa. Nada es casualidad. Nuestras circunstancias no son coincidencias. Todo está dirigido.

Amalek, la Nación del Azar

Otros no comparten esta visión.

Amalek fue una nación que atacó a Israel en el comienzo, después de la salida de Egipto.

Recuerda lo que Amalek te hizo en el camino cuando saliste de Egipto. Como ocurrió que aparecieron en el camino (Deuteronomio 25:17-18)

En la Torá, Amalek es descrito en hebreo como una nación que karjá ("ocurrió"). Esta palabra viene de la raíz mikré, que significa "evento fortuito o coincidencia". De este modo aprendemos que la creencia en el azar es la esencia de Amalek.

¿De qué otra forma podrían haber hecho caso omiso de todos los milagros que los judíos vivieron (las diez plagas y el Éxodo, culminando con la apertura del Mar Rojo) para atreverse a atacar a esos mismos judíos? Deben haber pensado: "¿Milagros? ¡Imposible! ¡Mera coincidencia!".

Hamán, un descendiente de Amalek, decidió deshacerse del pueblo judío de Persia. Hizo un "sorteo" (Purim en hebreo) para determinar una fecha para la masacre. Quería que fuera un evento al azar.

Los judíos, por otro lado, usan los sorteos para permitir que la intervención Divina sea revelada. Al entrar a la Tierra de Israel en los días de Yehoshua, la división de la tierra en las tribus fue hecha por sorteo. Esto permitió a la voluntad de Dios expresarse sin que las decisiones humanas se vieran involucradas.

Cuando Mordejai manda un mensaje a la Reina Ester, contándole sobre el plan de Hamán, el texto dice kol asher karahu – "todo lo que ocurrió". Como explica el Midrash:

Mordejai llamó a Jataj y le dijoVe y dile a ella (Ester): ‘¡El nieto de karah, ("azar") ha venido ante ti!'. Como dice en la Torá: ‘Como ocurrió que aparecieron en el camino". (Midrash, Ester Rabá 8:5)

El pueblo que tiene una creencia en lo absurdo y en lo fortuito (Amalek) ha levantado su desagradable cabeza.

La Historia de Purim: La Antítesis del Azar

Cada evento en la Meguilá es natural y posible, y parece ser orquestado enteramente por seres humanos y por sus decisiones:

  1. Un rey se emborracha y decide llamar a su esposa para que se presente ante sus invitados. Eso podría haber pasado.
  2. Su esposa, Vashti, se rehúsa a acudir ante el rey. El rey decide matarla. Ester es elegida como la nueva reina. Eso es posible.
  3. Hamán decide matar a Mordejai y pide permiso del rey. Puede ser.
  4. El rey tiene insomnio una noche y recuerda un antiguo favor que tiene que retribuirle a Mordejai. Posible.

Pero cuando TODOS estos incidentes coinciden, cuando TODAS las piezas del rompecabezas se unen en una gran "coincidencia", forman nada menos que un milagro.

Puede estar oculto, pero la fuerza que guía todos los eventos pasa a ser obvia de igual forma.

Cada evento que Hamán creyó controlar, finalmente determinó su caída. Su sugerencia de matar a Vashti, la reina, causó el posicionamiento de Ester como redentora. Su sugerencia de utilizar la bata y el caballo del rey – que nació de su deseo de darse honor a si mismo al desfilar con el caballo real – pasó a ser la recompensa perfecta para la obra de Mordejai. Y la horca que fue construida para ahorcar a Mordejai terminó siendo usada para su propia ejecución.

Durante la historia de la Meguilá, Dios dirige los eventos y se aprovecha del libre albedrío de la gente para tejer una red de sentido y propósito – la redención del pueblo judío.

La Era del Ocultamiento

Durante toda la historia de Purim, el nombre de Dios no es ni siquiera mencionado. Es una época de ocultamiento del rostro de Dios (hester panim). Pero más que nunca, es claro como Dios está manejando el asunto. Hay simplemente demasiadas "consecuencias". Los vínculos calzan demasiado bien.

Otro punto para tener en cuenta: La Meguilá abarca un periodo de nueve años. Cuando es comprimida en un sólo libro y la leemos en media hora, vemos con perspectiva y retrospectiva como cada doloroso evento estaba ocurriendo en pos de un fin. Sin embargo, cuando estamos en medio de una situación difícil, tendemos a ver sólo oscuridad y confusión.

El mensaje particular del día, por lo tanto, es ver la mano de Dios en la historia y en los asuntos mundanos.

Olam, "mundo", viene de la raíz neelam, "oculto". El nombre de Dios ni siquiera aparece. Pero cuando todo es dicho y hecho, Su presencia es reconocida en cualquier parte. Él no está oculto. Sólo aparenta estarlo. Depende de nosotros encontrarlo en cada evento de nuestras vidas.

Sólo tenemos que leer entre líneas.