El 8 de marzo de 1945, un grupo de soldados norteamericanos celebró Purim en Rheydt, Alemania. La festividad había tenido lugar una semana antes, pero en tiempos de guerra hace falta cierta flexibilidad. Y ese fue un Purim que ninguno de ellos olvidaría.

Lo celebraron en la casa de vacaciones de Joseph Goebbels, Schloss Rheydt, un palacio del Renacimiento.

Schloss Rheydt fue construido en 1060 para una familia de nobles. Durante la Segunda Guerra Mundial, el pueblo de Rheydt gastó una suma enorme para renovar el castillo. Esvásticas y la letra "G" (de Goebbels) decoraban muchas habitaciones de la casa. Sobre el hogar a leña había un cuadro gigante de Hitler. Los ciudadanos de Rheydt consideraron que era crucial que el castillo rebosara de lujo y símbolos nazis antes de regalárselo al hijo predilecto de la ciudad, Joseph Goebbels.

Goebbels nació en Rheydt en 1897. En 1924 se unió al partido nazi y en 1933 se convirtió en el ministro de propaganda de Hitler. Él entendió que la información falsa estrictamente controlada, combinada con mentiras repetidas, podía dar forma a la mentalidad de un país. Goebbels dijo: "Piensa en la prensa como un gran teclado en el cual puede tocar el gobierno". Él fue uno de los hombres más influyentes de la era nazi.

Goebbels también fue uno de los mayores hipócritas de la era nazi.

Él era un entusiasta defensor de “Lebensunwertes Leben” o "vidas que no merecen vivir", que propugnaba por matar a los bebés que nacían con discapacidades. Sin embargo, Goebbels mismo nació con un pie zambo y rengueaba. En la Primera Guerra Mundial no lo aceptaron en el servicio militar debido a su enfermedad. Si Goebbels hubiera nacido durante la era nazi, hubiera sido sometido a eutanasia.

La máquina de propaganda de Goebbels promovió la idea de la imagen aria ideal: cabello rubio, ojos azules, piel clara, cuerpo alto y atlético. Una imagen que distaba por completo de cómo se veía Goebbels. Además de su cojera, Goebbels tenía cabello y ojos oscuros, piel morena y picada de viruela. También era muy bajo. De acuerdo con su propia definición, él era una criatura inferior.

Su propagando describía a los judíos de las formas más espantosas, propagando el antiguo líbelo de que los judíos mataban niños cristianos. Pero en verdad Goebbels era el verdadero asesino de niños cristianos. Goebbels tuvo un hijo y cinco hijas (los nombres de todos ellos comenzaban con una "H" en honor a Hitler). El primero de mayo de 1949, él y su esposa mataron a sus hijos con cianuro antes de suicidarse.

¿Acaso Goebbels sabía que los soldados norteamericanos usaron su casa de vacaciones para una celebración judía ese marzo de 1945? ¿Qué hubiera pensado de que un arca y una Torá se posaran sobre una mesa cubierta con una esvástica en su comedor, celebrando el triunfo del bien sobre el mal, el hecho de haber vencido a un Hamán moderno?

Los soldados judíos en Schloss Rheydt, de la publicación Yank: The Army Weekly

En Yank: The Army Weekly, el cabo Howard Katzander escribió que el Capellán Manuel Poliakoff acompañado por el soldado Arnold Reich y el cabo Martin Willen, "elevaron sus voces en un antiguo himno hebreo de júbilo que se entona en Purim para celebrar la salvación de los judíos de un previo Hitler: Hamán en Persia".

Purim no fue la única festividad que se observó en Schloss Rheydt. Tres semanas más tarde, cientos de soldados norteamericanos celebraron Pésaj en ese mismo comedor. Si Goebbels tuvo conciencia de esas celebraciones, debe haber reconocido la ironía de que los judíos rezaran en su casa de vacaciones.

La guerra estaba terminando. El mal y el odio no fueron erradicados, pero fueron vencidos. Y en Schloss Rheydt, una celebración brindó un rayo de esperanza en un mundo destruido.