El banquete de Purim es diferente a cualquier otro en el año judío. Además de buena comida y mucho alcohol, la comida se caracteriza por su atmósfera estridentemente disparatada –suenan los trombones, vuelan las serpentinas, y hombres adultos bailan juntos por horas.

Pero para los judíos, siempre hay un lado más profundo en la historia. Las payasadas a menudo están conectadas con temas filosóficos. Las bromas y los acertijos pueden incluso tener un tono halájico:

P: Vengo de un animal casher, pero no puedo ser comido porque soy tanto carne como leche. ¿Qué soy?

R: La ubre de una vaca.

Aquí hay otro divertido chiste de Purim, arraigado en conceptos judíos:

Haz una gran escena y toma leche de arroz (no láctea) con tu hamburguesa – al tiempo que dejas la caja de la leche de arroz notoriamente en la mesa (ver Yoré Deá 87, Shaj #6). Cuando la gente exprese su shock por ver que mezclas carne y leche, ¡actúa borracho e inconsciente!

Estas son excelentes bromas, y son RC (religiosamente correctas). ¡Y quién dice que los rabinos no se divierten!

Leyes del Banquete de Purim

1) La seudá (banquete) de Purim toma lugar durante el día. También se acostumbra extender la comida hasta el anochecer.

2) Incluso si la comida termina después del anochecer, debes incluir el párrafo de “Al HaNisim” en la bendición después de la comida.

3) Si Purim cae en viernes, la comida festiva se realiza temprano en la mañana, de esta manera tenemos tiempo para terminar los preparativos de Shabat.

4) También es apropiado tener una cena “más festiva que lo usual” en la noche de Purim. Algunos tienen la costumbre de comer una cena con pan en la mañana.

5) Uno está obligado a tomar hasta que ya no pueda distinguir entre Arur Hamán y Baruj Mordejai.

6) Sin embargo, uno no debe emborracharse tanto como para ser negligente en el cumplimiento de las mitzvot – por ejemplo, netilat yadaim (lavarse las manos antes de comer pan), decir “HaMotzí” y la bendición después de la comida, y rezar Minjá y Maariv. No es apropiado decir la bendición después de la comida o rezar si uno está tan borracho que “no puede pararse ante el Rey”.

7) Si una persona tiene recursos limitados, es mejor limitar los gastos en la cena de Purim e incrementar los gastos en los “regalos para los pobres”.