Recientemente visité el campo de entrenamiento de los Campeones del Torneo Super Bowl, los Gigantes de Nueva York en Albany, Nueva York con mis campistas de la Academia Sportstar para ver al equipo practicar. Que experiencia más cautivante. Fue la preparación perfecta para el mes judío de Elul, el cual nos lleva a Rosh Hashaná.

Aquí hay un par de consejos que obtuve.

Repetición

No podía creer cuantas veces el equipo repitió las jugadas y ejercicios más básicos. Los estrategas, incluyendo al jugador más valioso del Super Bowl Eli Manning, se paraban bajo el centro, daban algunas señales, recibían la pelota del mariscal, daban algunos pasos hacia atrás y la lanzaban hacia a un blanco – una y otra y otra vez. Cuando la ofensiva y la defensa venían juntas a la línea de disputa, ellos no hacían ninguna jugada complicada. Ejecutaban las corridas y pases más básicos – una y otra y otra vez.

¡Estos eran los campeones del Super Bowl! ¿Por qué perder tiempo haciendo esto?

Mientras más veces repases y practiques, más exitoso serás cuando realmente importe – ya sea en un partido de temporada regular, o en los momentos definitorios del Super Bowl.

¿Cuántos de nosotros nos presentamos a la sinagoga en Rosh Hashaná y abrimos nuestro libro de rezos (Majzor) por primera vez? ¿Cuántos de nosotros no tenemos idea de que se trata realmente Rosh Hashaná y simplemente nos presentamos sin ningún conocimiento en la sinagoga? El mes de Elul es nuestro campo de entrenamiento; ahora es el tiempo de comenzar a preparar los aspectos más básicos de la festividad. (Para empezar, visita por unos minutos cada día el sitio de Rosh Hashaná y Iom Kipur de AishLatino.com.)

Rehabilitación

Nunca olvidaré haber visto a dos héroes del Super Bowl – los receptores David Tyree y Plaxico Buress – en bicicletas de ejercicios y trabajando con entrenadores, y no en el campo de práctica. Ambos tienen lesiones y pasan varias horas al día en rehabilitación para fortalecer sus rodillas y volver a estar en forma para jugar.

Al final de la práctica ellos se ven no menos cansados o sudorosos que los jugadores que estuvieron corriendo durante todas las prácticas. Ellos están comprometidos a jugar fútbol Americano y a invertir meses de esfuerzo para sanar. Si simplemente volvieran a la cancha el día de apertura sin este esfuerzo ellos fallarían y volverían a lesionarse muy rápidamente.

La rehabilitación espiritual toma tiempo, trabajo y sudor. Y todos la necesitamos.

Nosotros estamos espiritualmente lesionados. Todos hemos cometido errores durante el año y tenemos deslumbrantes defectos que tendemos a pasar por alto e ignorar. Dios nos ha dado este mes de Elul para rehabilitación. Y la rehabilitación toma tiempo, trabajo y sudor.

Si intentamos acercarnos a Dios en las Altas Fiestas con el plan de ser mejores sin haber pasado por ninguna rehabilitación, fracasaremos, nos volveremos a lesionar y muy pronto cometeremos errores nuevamente. La única oportunidad que tenemos para hacer un cambio duradero en nuestras vidas es si primero nos rehabilitamos durante este mes, intentando hacer cambios lentos y graduales para mejor, y luego llegar a la cancha y jugar intensamente una vez que lleguen las Altas Fiestas.

Ahora es el momento para preocuparnos de nuestros defectos y hacer aquellos ajustes.

Intentando ser aceptados en el equipo

Había todo un grupo de jugadores en el campo de entrenamiento que eran diferentes al resto. Ellos estaban pasando por ejercicios más extenuantes que los demás. Ellos no tenían asistentes, ni fanáticos gritando sus nombres, y tenían equipo deportivo antiguo.

Estos eran los novatos que intentan ser aceptados en el equipo.

Cuando estás tratando de ser aceptado en el equipo no hay nada que no harías. El mes de sudor y esfuerzo en el campo de entrenamiento vale la pena si puedes impresionar al entrenador y ser aceptado en un equipo de fútbol americano profesional.

Durante las Altas Fiestas, se están tomando decisiones con respecto a nuestro futuro durante el año que viene. Todos soñamos con ser aceptados en el equipo, ¿pero cuantos de nosotros ponemos el esfuerzo necesario para merecerlo? Ahora es el momento de “impresionar al entrenador” y demostrarle a Dios – y a nosotros mismos – cuan comprometidos estamos de ser lo mejor que podamos ser, y hacer lo que sea necesario para merecer un año de vida y éxito.

Los Gigantes de Nueva York están trabajando duramente para jugar de la mejor forma posible esta temporada y ganar otro Super Bowl.

Es tiempo de que nosotros también nos pongamos a trabajar.