Como muchas mujeres, yo disfruto de preparar cenas de Rosh HaShaná para mi familia. Me encanta hornear las jalot especiales y tortas llenas de miel que comemos durante esta época. Pero este año he comenzado a pensar sobre lo que representa realmente la miel. ¿Por qué comemos tantos alimentos simbólicos en las cenas de Rosh HaShaná? Ahora que he servido las manzanas, la miel, las jalot redondas y las granadas por unos cuantos años, es momento de comenzar a tomar sus simbolismos en serio.

Muchos de nosotros aprendimos sobre los alimentos simbólicos cuando niños – untamos la manzana en la miel para un Shaná Tová UMetuká - un año bueno y dulce. ¿Qué podemos hacer como esposas y madres para hacer que este nuevo año sea bueno y dulce?

Podemos pensar en nuestros errores y decidir mejorar. Este es el momento del año en que las orejas de Dios están completamente abiertas para escucharnos expresar verdadero arrepentimiento por nuestros errores y un verdadero deseo de crecer y mejorar. Así que, en mi rol de esposa y madre, ¿Qué puedo hacer yo para que este nuevo año sea dulce y bueno para mi familia? ¿Qué puedo aprender de mis comidas favoritas para aplicar en mis resoluciones de año nuevo y de arrepentimiento?

Jalot Redondas

Comencemos con las jalot redondas que comemos en Rosh HaShaná (vean mi receta favorita al final de este artículo). Por generaciones las mujeres han hecho jalot redondas en este Iom Tov para simbolizar el ciclo del año comenzando nuevamente. Cuando un año termina, el siguiente comienza inmediatamente y celebramos las oportunidades que este nuevo año nos trae. Al mismo tiempo es importante reflexionar sobre cómo nos gustaría mejorar durante el próximo año.

Como esposa, el nuevo año trae consigo la posibilidad de encontrar más oportunidades para hacer jesed (bondad) con mi marido. Esta es la base de un matrimonio fuerte. Siempre deberíamos buscar formas de dar el uno al otro. Puedo recordar los momentos en que podría haber hecho más por mi esposo y buscar formas de mejorar. ¿Traté siempre de hablar amablemente, incluso si me sentía frustrada? ¿Le di suficiente de mi tiempo y atención?

Justo mientras espero pacientemente que leude la masa de mi jalá, así debiera ser paciente con mis hijos, incluso cuando están portándose mal o poniéndome a prueba. No soy suficientemente paciente con las tonterías que mis hijos pequeños hacen en casa. Es tan importante aprender a reírse de las inofensivas payasadas de mis hijos y enseñarles la importancia de la paciencia a través de mi ejemplo.

Miel

Pasemos al simbolismo de la miel. Es dulce. Rezamos que el año que viene sea dulce también. Simplemente tengo que aprender cómo ser una esposa y madre dulce más a menudo. Esto me recuerda de una calcomanía de auto que vi una vez, "Si mamá no está feliz, nadie está feliz". Es absolutamente cierto. El ánimo y espíritu del hogar depende de la disposición de la madre. Tengo que demorarme más en demostrar rabia o frustración a mi familia. Debiera intentar recordar cuánto amo a cada miembro de mi familia y mantener una sonrisa en mi cara más a menudo. Una mamá y esposa más dulce seguro conducirá a un hogar más feliz.

Manzanas

¿Qué hay de las manzanas que comemos? Yo hago una increíble torta de manzanas que esperamos todo el año para comer (ve mi receta favorita al final de este artículo). ¿Qué puedo aprender de las manzanas? La mayoría de nosotros asociamos la salud con la manzana. Debería agradecerle a Dios cada día por la salud de mi familia y rezar para que todo siga así. La esposa/madre es muy responsable por la salud de su familia a través de preparar comidas y refrigerios nutritivos, organizando bien las citas al doctor de los niños, cuidando a miembros de la familia que están enfermos y monitoreando la salud emocional de todos también. Las madres y esposas son las cuidadoras de sus familias designadas por Dios. Nunca tomes esta responsabilidad a la ligera y nunca dejes de agradecerle a Dios por el regalo de una buena salud.

Granada

Finalmente, ¿Qué hay de la granada? Mientras comemos esta fruta al comienzo de nuestra cena festiva, exclamamos, "Que sea tu voluntad… que nuestros méritos aumenten como las semillas de la granada". ¿Qué mejor forma hay para que yo aumente mis méritos que comenzando por mi propia casa? Al simplemente resolver ser una mejor esposa y madre estoy aumentando mis méritos. En realidad, esta es una de las cosas principales que Dios quiere de mí.

Al enfocarme más en mi familia y en mi casa estoy realmente haciendo la voluntad de Dios. Entrenar a mis hijos para que tengan buenas midot (cualidades) y para que vivan de acuerdo a la voluntad de Dios es vital para la siguiente generación del pueblo judío. Mantener el Shalom Bait (armonía en el hogar) atrae la presencia de Dios a nuestra casa. El trabajo que hago en mi propia cocina tiene ramificaciones espirituales importantes para mi familia, ahora y en las generaciones que vendrán.

¿Realmente puedo mejorar mi hogar el próximo año a través de cocinar? ¡Sí! Pero solamente si integro el simbolismo de los alimentos que estoy preparando y los utilizo como herramientas para convertirme en una mejor esposa y madre el año que viene.

Receta de Jalá

½ taza de azúcar o miel.

6 tazas de harina para pan.

4 ½ cucharitas de levadura.

¼ taza de aceite vegetal.

1 ½ taza de agua tibia.

3 huevos.

1 ½ cucharitas de sal.

(Nota: Esta receta no contiene suficiente harina para separar jalá. Para cumplir la mitzvá de separar jalá, debes doblar esta receta. Por favor ten en cuanta que no todas las batidoras pueden soportar la gran cantidad de masa cuando esta receta es doblada).

Mezcla la harina y la sal dentro de un recipiente grande. Si estás utilizando la levadura tradicional (ve más abajo para levadura instantánea), agrega la levadura y el azúcar/miel al agua tibia para que leude. Después de cinco minutos, si la mezcla no está espumosa, entonces tu levadura no está fresca y tendrás que intentarlo de nuevo con levadura nueva.

Si la mezcla de levadura está espumosa, entonces viértela en el recipiente con la harina. Agrega el aceite y los huevos y comienza a amasar. La masa estará lista cuando esté un poco pegajosa pero aún así puedas formar una bola sólida. Puede que necesites agregar una pequeña cantidad de aceite o de agua si la masa está demasiado seca – o a la inversa una pequeña cantidad de harina si está demasiado pegajosa. Amasar puede tomar hasta diez minutos a mano y 5 minutos con máquina.

Si estás utilizando levadura instantánea, mezcla la levadura con los ingredientes secos (incluyendo el azúcar – si estás utilizando miel, agrégala con los ingredientes líquidos) y revuelve con una cuchara o enciende la máquina por 30 segundos. Luego agrega todos los ingredientes líquidos como se describe anteriormente.

Pon la masa en un recipiente para mezclar y cúbrela con un poco de aceite vegetal. Cubre el recipiente con un paño de cocina limpio y déjala leudar durante 1 a 1½ horas. Golpea la masa, forma panes redondos y ponlos en una bandeja de horno engrasada para leudar nuevamente. Cubre otra vez con tu paño de cocina y deja estar por otra hora. Hornea a 180ºC por 30-35 minutos. Si lo deseas puedes bañarlas con huevo batido y semillas de amapolas y sésamo antes de hornear.

Torta de Manzanas

5 o 6 manzanas grandes.

¼ taza de azúcar blanca granulada mezclada con ½ cucharita de canela.

3 tazas de harina blanca sin blanquear.

2 tazas de azúcar blanca granulada.

1 cucharada de polvos de hornear.

4 huevos (grandes).

1 taza de aceite vegetal de sabor suave.

¼ taza de jugo de naranjas.

  1. Precalienta el horno a 180ºC.
  2. Engrasa un molde para tortas de 30 cm. con un agujero al centro.
  3. Pela, saca las semillas y rebana las manzanas para hacer 4 tazas. Inmediatamente mezcla las manzanas rebanadas con la mezcla de azúcar y canela para evitar que se oscurezcan.
  4. En un recipiente grande, mezcla la harina, las 2 tazas de azúcar y los polvos de hornear. Agrega los huevos, el aceite y el jugo de naranjas de una sola vez. Utilizando una batidora eléctrica o una cuchara de madera grande, bate bien hasta que la mezcla esté suave, unos 2 minutos con la batidora o 3 minutos a mano.
  5. Agrega las manzanas – mezcla solamente a mano a estas alturas.
  6. Vierte la mezcla con cuchara dentro del molde, nivelando con una espátula. Hornea durante 1¼ a 1½ horas, hasta que al insertar un mondadientes en el centro salga limpio y seco.
  7. Retira del horno y deja que la torta se enfríe completamente en el molde antes de sacarla.