Rosh Hashaná es una paradoja. Por un lado es una celebración – la dulzura del nuevo año, junto con ropas festivas y alimentos especiales. Por el otro, es el día del juicio: "¿Quién vivirá y quién morirá?".

Hay más elementos misteriosos en Rosh Hashaná. La festividad incluye el primer y segundo de los Diez Días de Arrepentimiento, culminando en Iom Kipur. Y sin embargo, los rezos de Rosh Hashaná no mencionan nada del arrepentimiento. No hay confesión de nuestros pecados, ningún remordimiento sobre el pasado, ninguna recriminación. Entonces, ¿Es Rosh Hashaná un día de arrepentimiento o no?

Sabemos que es un día de juicio. Si estamos siendo juzgados por nuestra conducta del último año, entonces esperaríamos ver al menos unos cuantos días de arrepentimiento antes del día del juicio, y no después.

¿Por qué somos juzgados en el primer día del nuevo año? ¿No sería más adecuado ser juzgados al final del año anterior? Qué forma de celebrar un Feliz Año Nuevo -- ¡Vamos a juicio!

Todas estas inconsistencias demandan una investigación más profunda.

Energía Espiritual

Cada festividad en el año judío tiene una cierta energía espiritual y un potencial, el cual es responsable de la creación de la festividad. En esencia, cada año viajamos a través del ciclo de festividades y volvemos nuevamente a ese mismo punto en el tiempo, y a ese mismo evento que ocurrió en esa fecha, con su espíritu y potencial intactos.

Por ejemplo, en Pesaj vamos a la época de liberación de la esclavitud. Todos los aspectos de la revelación de Dios y la redención están disponibles para nosotros nuevamente cada año, como estuvieron cuando el Pueblo Judío salió de Egipto. Otras festividades siguen el mismo patrón.

Entonces, ¿Qué hay de Rosh Hashaná? ¿Qué evento histórico ocurrió en este día? ¿Estamos conmemorando algo? ¿Cuál es la energía inherente a este primer día de Tishrei?

Recibimos una pista en los rezos de Rosh Hashaná:

Este es el día del comienzo de Tu creación,
una conmemoración del primer día...
hoy es la concepción del mundo
.

¡Al parecer el mundo fue creado en Rosh Hashaná!

La tradición nos dice que el hombre fue creado en este día, y es cuando nuestro calendario comienza. Nos remontamos al Día Uno de la creación del hombre.

Este es el día del comienzo de la creación,
como dijo Rabi Eliézer:"En Tishrei el mundo fue creado"
(Talmud, Rosh Hashaná 27a).

Hay una disputa acerca de esto en el Talmud. ¿El mundo fue creado en Rosh Hashaná o en Pesaj? Los Tosfot resuelven este tema:

Rabi Yehoshua dice diferente a Rabi Eliézer que el mundo
fue creado en Nisán (el mes de Pesaj)
pero ambas son palabras de Dios.
Y debemos asumir que en Tishrei, el pensamiento de crear
apareció en la mente [de Dios],
pero no fue llevado a cabo hasta Nisán.
(Tosfot Rosh Hashaná 27a).

¿Qué puede significar esto? ¿Tiene Dios una mente? ¿Puede algo aparecer en Su mente y tardarse seis meses en llevarse a cabo? ¿Planear y ejecutar? Dios está por sobre el tiempo, ¡y el concepto de tiempo ni siquiera fue creado hasta el cuarto día de la creación, junto con el sol y la luna! Esta no puede ser una descripción literal de eventos. ¿Cuál es la enseñanza que se nos está transmitiendo a través de esta resolución de la disputa sobre el día de la creación?

Obviamente Dios no se sentó y meditó sobre Su gran plan de crear el mundo desde Rosh Hashaná hasta Pesaj. Más bien, Dios creó el concepto del mundo en este día, el bosquejo, el plan, la idea. Este día es un día pensado para la concepción, para volver a crear, el "embarazo" de un plan, y no una ejecución. Esta es la energía inherente a la que podemos introducirnos cada año.

Cada Rosh Hashaná entramos en ese evento primario de pre-creación una vez más, ese tiempo antes de que el tiempo comenzara. Hay una nueva planificación del mundo – en esencia. No existimos en el pasado – no hay pasado en este día; ¡El mundo aún no ha sido creado!

Podemos comenzar a comprender la intensidad de esta idea cuando regresamos a una de nuestras preguntas del comienzo. ¿Por qué no hay arrepentimiento en este día? ¿No hay remordimiento, mención de pecados? Porque no hay pasado por el cual arrepentirse. Somos recreados hoy desde cero, con una cuenta vacía.

Un Nuevo Plan de Acción

Los rezos en Rosh Hashaná se concentran en el reinado de Dios, en la renovación del reinado de Dios por otro año. Dios juzga a Su mundo y a las criaturas que hay en él en este día, determinando el valor de su existencia y su status y circunstancias para el nuevo año.

Ya que este juicio no está basado en nuestro pasado, porque somos "nuevos" seres sin pasado en este día, ¿En qué está basado entonces? ¿Cómo decide Dios si seremos inscritos en el Libro de la Vida?

Se espera de nosotros que en este día concibamos nuestro plan, que nos comprometamos con una visión del futuro, tener ambición y deseo de tomar parte activa en el supremo reinado de Dios en el año que viene. Y es en esto en lo que está basado el juicio.

En la medida en que podamos liberarnos de nuestras limitaciones pasadas, y alcanzar las estrellas, vernos como nuevos seres involucrados en un nuevo y ambicioso plan para alcanzar nuestro destino último, como individuos y como pueblo, en esta medida hemos escogido la vida y nos hemos, de hecho, inscrito en el Libro de la Vida para el año que viene.