¿Te sientes abrumado por la gran cantidad de mitzvot y por el sentimiento de que no estás haciendo ninguna de ellas realmente bien? Las 613 mitzvot pueden parecer un océano interminable, y puede que ni siquiera entendamos cómo nos acercan a Dios y a un mejor entendimiento de la vida.

Maimónides dice que la razón por la que Dios nos dio 613 mitzvot es para darnos una posibilidad más grande, durante el curso de nuestra vida, ¡de hacer al menos UNA mitzvá a la perfección!

Este Rosh HaShaná, trata de tomar una mitzvá que haces con frecuencia – y conviértete en un experto. Elige una mitzvá que siempre has querido conocer y hacer bien. Puede ser decir el Shemá, poner una mezuzá, dar tzedaká, observar el Shabat, honrar a tus padres, o respetar cashrut entre otras.

Estudia la mitzvá en profundidad. Busca en la Torá el versículo asociado con esa mitzvá, y explora lo que los comentaristas tienen para decir sobre el significado detrás de esa mitzvá. Descubre cómo la mitzvá te da ideas para la vida y te acerca a Dios. Estudia todos los detalles filosóficos y prácticos, y hazlo desde diferentes ángulos. Hazle preguntas a tu rabino.

Y cuando pienses que has llegado lo más profundo que puedes llegar, entonces, profundiza un poco más.

Llevándolo a la Práctica

Luego, comienza a aplicar lo que has aprendido. Enfócate en hacer la mitzvá como corresponde. Ponte objetivos prácticos y realistas para mejorar tu observancia. Por ejemplo, si estás trabajando en decir el Shemá, haz un esfuerzo para decir el primer renglón con concentración y entendimiento. Luego aumenta tu objetivo de a un renglón a la vez. Examínate a diario y registra tu crecimiento.

Cuando hayas tenido éxito en avanzar otro paso hacia tu objetivo, tómate un momento para reflexionar sobre el poder y el placer de ser experto en aquella mitzvá. Si has disfrutado esto, ¡imagina el placer que hay disponible en las otras 612 mitzvot!

Finalmente, toma un momento para reflexionar sobre la bondad de Dios, quien te dio esta mitzvá. Siente gratitud hacia Él. La Torá es un regalo muy valioso, un símbolo del amor que Dios siente por nosotros. Siente la belleza y la genialidad de la Torá como una herramienta para ayudarte a crecer y a alcanzar tu potencial.

Que este año entrante todos ameritemos “Ser expertos en una mitzvá”.

(Basado en el Sefer HaJinuj – Mitzvá 418).