En toda la Torá, el Pueblo Judío es siempre mencionado en forma plural. Esto es evidente en Éxodo 19:2, que dice que los judíos "viajaron (vayisú)...llegaron (vayavou)...acamparon (vayajanú) – todas las referencias son en plural.

Pero luego este versículo termina con una sorpresa: Vayiján sham Israel neged hahar – e Israel acampó frente a la montaña".

En su camino hacia Sinai, el Pueblo Judío es referido en forma singular. Rashi dice que esto enfatiza como acampó todo el pueblo "con una sola meta, y un solo deseo".

La unidad era un prerrequisito para Sinai. Un evento con consecuencias tan trascendentales sólo puede ser posible con unidad.

Bajo Ataque

¿Cómo fueron capaces los judíos de lograr tal unidad en Sinai?

En los capítulos 15-17 de Éxodo, los judíos están pasando un mal momento. No hay agua –y se quejan. Luego no hay carne – y se quejan. ¡Están tan afectados que Moisés tiene miedo de que lo maten! Luego nuevamente no hay agua. Los judíos están peleando y discutiendo terriblemente.

Luego viene Amalek y lucha contra Israel. Una amenaza externa los sacudió. ¿Qué ocurrió después? Los judíos acamparon unificados en Sinai.

Cuando los judíos son amenazados como pueblo, entendemos el mensaje fuerte y claro. Sabemos que somos uno. En la Guerra de los Seis Días, todos los judíos estuvieron juntos. En la lucha por la Judería Soviética, todos los judíos se reunieron. Cuando somos atacados, nos convertimos en uno sólo.

El profeta compara al Pueblo Judío con un "rebaño de ovejas". Como explica el Midrash, cuando una es atacada, todas reaccionan.

Las metas antes que el ego

Hay otra instancia en que la Torá se refiere a una nación en término singular. Siete semanas antes, mientras los judíos se acercaban al Mar Rojo, ellos miraron hacia atrás y vieron Mitzraim nosaia ajareiem – "Egipto viajaba tras ellos" (Éxodo 14:10). Los egipcios estaban unidos en su meta de destruir al Pueblo Judío.

En esta instancia, la unidad era negativa y destructiva. En Sinai, la unidad llevó a la civilización del mundo. ¿Cuál es la diferencia?

Refiriéndose a la unidad de los egipcios, Rashi hace un pequeño cambio de orden. Él dice que los egipcios perseguían "con un deseo singular, y con una meta singular". Con los judíos, la meta venía primero. Con los egipcios, el énfasis primario estaba en el deseo personal.

Si el ego, las membresías y los asuntos privados son lo que define a las personas, entonces ellos se destruirán a sí mismos y al mundo. Mientras que si lo que unifica es una meta significativa en común de Dios y Torá, eso hará posible la utopía.

La lección para nosotros es clara.