Estas son algunas de las recetas más simples y rápidas que conozco. Estas recetas deliciosas te permitirán terminar de cocinar rápido para que tengas tiempo de disfrutar en la sucá. A mi familia le gusta comer sopa en la sucá, así que nosotros comenzamos prácticamente todas las comidas con una sopa sabrosa como las que propongo. Me gusta servir cortes de carne especial, como cordero y costillas, que son muy tiernos cuando se los cocina lentamente, y postres de estilo rústico que pueden entibiarse y acompañarse con helado parve o lácteo. ¡Jag Sameaj!

SOPA DE CALABAZA CON ESPECIAS

5 porciones

Puedes usar calabaza o batatas en lata. Es una sopa deliciosa con un toque de jengibre y chile rojo.

  • 2 cucharadas de aceite de oliva

  • 1 cebolla, picada

  • 2 dientes de ajo, picados

  • 1 cucharada de jengibre fresco, picado

  • 1 chile rojo pequeño, sin semillas y picado, o ½ cucharadita de pimienta roja molida, opcional

  • 2 cucharadas de cilantro o perejil fresco picado

  • 1 hoja de laurel

  • 1 lata de calabaza (800 gr)

  • 2 ½ taza de caldo de verduras o pollo

  • Para decorar: crema agria o crema agria de tofu

Calentar el aceite en una olla a fuego medio. Agregar la cebolla y el ajo, mezclar y cocinar alrededor de 4 minutos, hasta que esté tierno. Agregar jengibre, chile, cilantro y laurel y cocinar otros 3 minutos.

Agregar el caldo y llevar a hervor. Agregar la lata de calabaza y hervir 15 minutos (Si usas calabaza no enlatada, agregar aproximadamente 3 tazas de cubos de calabaza y cocinar 25 minutos). Retirar del fuego, sacar la hoja de laurel y dejar enfriar un poco.

Con una batidora de inmersión, procesar la sopa. Volver a colocar la mezcla en la olla, condimentar a gusto con sal y pimienta. Recalentar, mezclando. Retirar del fuego y servir en los platos soperos entibiados. Decorar cada plato con un remolino de crema agria o crema agria parve de tofu.

SOPA DE ZUCCHINI SÚPER SIMPLE Y SANA

Foto de "Cozy Cook"

6-8 porciones

Yo preparo esta sopa durante todo el invierno y muchas veces también para la segunda noche de Iom Tov, cuando todos necesitamos una comida más liviana. Tiene un color muy agradable y un sabor espectacular.

  • 1 cebolla, picada

  • 2 cucharadas de aceite de oliva

  • 2 dientes de ajo fresco, picado

  • 6 zucchinis, cortados en cubos

  • 1 papa grande, pelada y cortada

  • 6 tazas de caldo de pollo

  • 1 cucharadita de eneldo

  • 1½ cucharadita de vinagre de vino tinto

  • 1 cucharada de maicena disuelta en 1 cucharada de agua

  • 1 cucharada de azúcar

  • ½ taza de vino tinto

  • 1½ cucharaditas de sal gruesa

  • ½ cucharadita de pimienta negra molida

Calentar el aceite en una olla grande. Agregar cebolla, ajo, zucchini y papa y saltear hasta que las verduras estén tiernas, unos 5 minutos. Agregar el caldo, eneldo, vinagre de vino y maicena disuelta en agua, y hervir durante 30 minutos. Cuando se enfríe, licuar con una batidora de inmersión o en la procesadora hasta que quede suave. Agregar vino, sal y pimienta, llevar a hervor y cocinar otros 4 minutos. Servir caliente. Se puede congelar.

CORDERO DESHUESADO

6-8 porciones

El cordero es delicioso y algo especial para Iom Tov.

  • 1,800-2,800 kg de cordero sin hueso (yo uso falda o paleta)

  • Aceite de oliva

  • 1 cucharada de sal gruesa

  • 2 cucharaditas de pimienta negra fresca molida

  • 1 botella de vino blanco (750 ml)

  • 2 cabezas de ajo, separadas pero no peladas

  • 15 ramitas grandes de romero fresco

  • 15 ramitas grandes de tomillo fresco

  • 6 hojas de laurel

Precalentar el horno a 150°C.

Frotar el cordero con aceite de oliva y sazonar con sal y pimienta. Calentar una olla de hierro fundido (dutch oven) a fuego medio alto hasta que esté caliente. Agregar el cordero y sellar por todos los lados, alrededor de 12 minutos, hasta que quede bien dorado. Sacar el cordero de la olla.

Agregar a la olla el vino y 2 tazas de agua y cocinar uno o dos minutos, raspando lo que se dore y se pegue al fondo. Agregar el ajo, romero, tomillo y hojas de laurel y poner arriba el cordero. Tapar la olla y hornear 4 horas. (Si no tienes tapa, puedes cubrirlo bien con 2 capas de papel aluminio).

Poner el cordero en un plato, cubrir bien con papel aluminio y dejar reposar. Colar la salsa en una cacerola y llevar a hervor. Bajar el fuego y cocer a fuego lento 10 minutos para reducirla. El cordero estará tierno para cortarlo en rodajas. Servirlo acompañado por el jugo de la sartén.

POLLO CON MIEL, HIGOS Y CHALOTES

Foto de Randy Mon

Miel, chalotes y ajo… ¿Hace falta decir algo más?

4 porciones

  • 2 cucharadas de vinagre de vino tinto

  • 1 cucharadita de maicena

  • ¼ taza de miel

  • 1 pollo, cortado en octavos

  • 1 cucharadita de sal gruesa, dividida

  • ¾ cucharadita de pimienta negra, dividida

  • 2 cucharadas de aceite de oliva

  • 3 chalotes grandes, en rebanadas

  • 6 dientes de ajo, picados

  • 2 cucharadas de orégano fresco picado o 2 cucharaditas de orégano seco

  • 10 higos, sin los tallos, cortados por la mitad

Precalentar el horno a 200°C. En un bol pequeño, mezclar ¼ taza de agua, vinagre y maicena. Agregar la miel y dejar de lado. Rociar el pollo de ambos lados con ¾ cucharadita de sal y ½ cucharadita de pimienta.

En una sartén grande, calentar a fuego medio el aceite de oliva. Dorar el pollo, con la piel hacia abajo, durante 8 minutos. Dar vuelta y dorar del oro lado otros 3 minutos. Pasar el pollo a un plato y dejar de lado.

Descartar toda la grasa de la sartén menos 2 cucharadas y volver a llevar a fuego moderado. Agregar los chalotes y cocinar hasta que estén tiernos y translúcidos, unos 5 minutos. Agregar el ajo y cocinar otro minuto. Agregar la mezcla de maicena, orégano, otra ¼ cucharadita de sal y pimienta. Cocinar hasta que haga burbujas y se espese un poco, unos 2 minutos. Volver a colocar el pollo, con la piel hacia arriba, y agregar también los higos. Asar en el horno unos 15 minutos, hasta que los higos estén tiernos y el pollo bien cocinado.

Servir el pollo con la salsa y los higos y espolvorear orégano o perejil fresco.

PASTEL MISSISSIPPI

10 porciones

Un pastel delicioso de chocolate y marshmallows, un favorito de niños y adultos

  • 2 tazas de harina

  • 2 tazas de azúcar

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio

  • 1/2 cucharadita de sal

  • 250 gr margarina sin sal

  • 1/3 taza de cacao en polvo

  • 1 taza de agua

  • 1/2 taza de leche parve más 1 cucharada de vinagre blanco

  • 2 huevos, ligeramente batidos

  • 1 cucharadita de vainilla

  • 225 gramos de mini marshmallows (malvaviscos)

Para el glaseado:

  • 125 gramos de margarina sin sal

  • 1/3 taza de cacao en polvo

  • 1/2 taza de leche parve más 1 cucharada de vinagre blanco

  • 450 gramos de azúcar impalpable

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • Una pizca de sal

  • 3/4 taza de almendras o nueces pecanas molidas, levemente tostadas

Precalentar el horno a 180°C. Aceitar ligeramente una fuente de 20x30 cm.

Cernir harina, azúcar, bicarbonato de sodio y sal en un bol mediano.

Derretir la margarina en una olla pequeña. Cuando esté derretida agregar el cacao y el agua y llevar a hervor. Agregar la mezcla caliente de cacao a los ingredientes secos y mezclar hasta combinar. Agregar la leche parve, vinagre blanco, huevos y vainilla y mezclar. Verter en la fuente ya preparada y hornear hasta que al insertar un escarbadientes en el centro del pastel salga limpio, 35-40 minutos. Esparcir los marshmallows sobre la torta fría.

Glaseado:

Derretir la margarina en una olla mediana, agregar cacao en polvo, leche parve y vinagre blanco. Llevar a hervor. Retirar del fuego y agregar azúcar impalpable, vainilla y sal y mezclar hasta que quede bien suave. Verter el glaseado caliente sobre los marshmallows en el pastel caliente y esparcir las nueces. Dejar entibiar antes de servir. Es mejor comerla tibia o a temperatura ambiente.

BROWNIE EN SARTÉN DE HIERRO FUNDIDO

Foto de Chay Berger

Este postre delicioso y divertido es un final fantástico para cualquier comida. A niños y adultos les encanta encontrar su parte favorita: la corteza crocante o el delicioso y pegajoso centro de chocolate. Se sirve caliente, incluso directamente al sacarlo del horno, con una bola de helado en el centro.

  • ¾ taza de harina más 1 cucharada

  • ½ cucharadita de sal

  • ¼ cucharadita de bicarbonato de sodio

  • 200 gr chocolate amargo, rallado

  • ½ taza de manteca o margarina, y un poco más para aceitar la sartén

  • 2 cucharadas de aceite canola

  • 3 huevos grandes

  • 1 taza al ras de azúcar morena

  • 1 taza de azúcar

  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla

  • 8 trozos de masa para galletas congelada comprada, ligeramente descongelada

  • Helado de vainilla

Precalentar el horno a 180°C.

Mezclar en un bol la harina, sal y bicarbonato de sodio y dejar aparte. Calentar a fuego bajo una sartén mediana. Agregar chocolate, manteca y aceite y cocinar hasta que se derrita, mezclando frecuentemente. Retirar del fuego y dejar enfriar un poco. Agregar huevos, azúcar morena, azúcar y vainilla. Mezclar hasta que quede bien mezclado. Agregar harina y combinar bien.

Aceitar una sartén de hierro fundido de 25 cm de diámetro con un poco de manteca derretida. Verter en la sartén la mezcla. Presionar ligeramente los pedazos de masa de galleta dentro de la mezcla del brownie, dejando espacio entre la masa.

Hornear 30 minutos o hasta que los lados se despeguen y esté levemente tostado, pero que el centro parezca húmedo. Al pincharlo debemos ver migajas húmedas, pero no mezcla líquida. Dejar enfriar levemente hasta que se pueda tocar la sartén. Servir con helado de vainilla al centro.