En 1977, el presidente egipcio Anwar Sadat se dirigió a la Kneset en Jerusalem. Sadat fue el primer líder árabe en realizar una visita oficial a Israel, después de recibir una invitación de Menajem Begin. Sadat había orquestado el ataque egipcio a Israel en la Guerra de Iom Kipur en 1973, pero después de sufrir una derrota se resignó a la existencia del Estado de Israel. Gran parte del mundo árabe estaba iracunda por la visita de Sadat y su cambio de estrategia. Un año después, Sadat y Begin firmaron el acuerdo de paz de Camp David, por lo que recibieron el Premio Nobel de la Paz. Como parte del trato, Israel se retiró de la península del Sinaí en fases, devolviéndole a Egipto la totalidad del área en 1983.