En 1312 AEC (año hebreo 2449), Moisés bajó del Monte Sinaí con el segundo juego de Tablas, haciendo ver que Dios había perdonado al pueblo judío por el pecado del Becerro de Oro. Desde entonces, ese día se convirtió en Iom Kipur, el Día del Perdón, en el que el alma de una persona es purificada de transgresiones.

También en esta fecha en 1965, el pitcher de Los Ángeles Dodgers, Sandy Koufax, se rehusó a jugar en el primer juego de la Serie Mundial, eligiendo en cambio asistir al servicio de rezo de Iom Kipur en la sinagoga y respetar el ayuno. La Serie Mundial fue a un séptimo y decisivo partido, y Koufax lanzó para ganar la Serie y obtuvo el premio al Jugador Más valioso. Koufax es quizás el mejor pitcher zurdo de todos los tiempos, ganó por unanimidad el premio al mejor pitcher del año tres veces. La artritis terminó su carrera a la edad de 31, y se convirtió en la persona más joven alguna vez elegida para el Salón de la Fama del Béisbol. El bateador del Salón de la Fama, Willie Stargell, dijo: “Tratar de batear [con Koufax] era como tratar de beber café con un tenedor”. Y a pesar de todos sus logros en el campo de juego, Koufax es mejor recordado por su receso de Iom Kipur, que llenó de orgullo judío a millones de norteamericanos. En 2001, en medio de la parte final de la temporada, el jugador de campo de los Dodgers, Shawn Green, terminó su racha de 416 partidos consecutivos para respetar Iom Kipur; citó la decisión de Koufax como motivación para sí mismo.