Yortzait de la matriarca Rajel, que murió cuando estaba dando a luz a Benjamín en 1553 AEC (2208 a partir de la Creación). Rajel ya había dado a luz a Yosef, después de años de no tener hijos. Yaakov la enterró a un costado de la carretera que conduce a Betlehem, donde la tradición dice que siglos después ella lloró y rezó por los judíos mientras salían al exilio. Hoy en día, la tumba de Rajel sirve como lugar de peregrinaje y plegaria, y es considerada el tercer sitio más sagrado del judaísmo.