En este día en 1601 fueron quemados libros hebreos que habían sido confiscados en Roma por las autoridades de la Iglesia. Este fue un tema desafortunado durante toda la edad media: en 1592, el Papa Clemente VIII había declarado que el Talmud y otros textos hebreos eran “obscenos”, “blasfemos” y “abominables” — y ordenó que fueran confiscados y quemados. Siglos antes, el Papa Gregorio IX persuadió al rey francés Luis IX a quemar unas 10.000 copias del Talmud (24 vagones llenos) en París. En 1553, el cardenal Peter Caraffa (el futuro Papa Pablo IV) ordenó que copias del Talmud fueran quemadas en Estados Papales y por toda Italia. Y a pesar de todos los intentos de extinguir nuestra fe, la luz de la Torá brilla hoy en día con mucha intensidad.

Yortzait del rabino Noaj Weinberg, fundador y decano de Aish HaTorá. El rabino Weinberg es ampliamente considerado como “el padre del movimiento baal teshuvá” que ha transformado profundamente al pueblo judío y al mundo. Comenzó Aish HaTorá en 1974 con cinco estudiantes, en un pequeño departamento de la ciudad vieja de Jerusalem. Bajo su tutela, Aish HaTorá creció hasta tener sedes en los cinco continentes con programas educativos innovadores como el Seminario Discovery, el programa de liderazgo Jerusalem Fellowships, Hasbara Fellowships para el activismo israelí, HonestReporting.com, y por supuesto, aishlatino.com. Su calidez, ingenio, extraordinaria sabiduría, sentido de responsabilidad, mensaje positivo y amor por toda la gente ayudó a decenas de miles a obtener más significado en la vida y a experimentar una relación con Dios. Buena parte de su sabiduría está encapsulada en sus “48 Caminos a la Sabiduría”.