En 1967, Egipto bloqueó el Golfo de Aqaba para las embarcaciones israelíes. El 17 de mayo, el líder egipcio Gamal Abdel Nasser exigió que las fuerzas de monitoreo de la ONU evacuen el Sinaí, un pedido que el secretario general de la ONU, U. Thant cumplió cobardemente. Nasser comenzó la re-militarización del Sinaí, y concentró tanques y tropas en la frontera con Israel. El 22 de mayo, Egipto cerró el Estrecho de Tiran para los embarques israelíes, y bloqueó el puerto israelí de Eilat en el Golfo de Aqaba. El bloqueo egipcio violó la ley internacional e Israel demandó el cese de este. Como Egipto no actuó, Israel lanzó un ataque preventivo que destruyó 300 aviones –casi toda la fuerza aérea Egipcia— en unas cuantas horas. En pocos días Israel había capturado toda la península del Sinaí; esto sería el as bajo la manga para el acuerdo de paz de 1979 entre Israel y Egipto.