En 1945 el ejército ruso liberó el campo de concentración de Auschwitz. Las cámaras de gas de Auschwitz II (Birkenau) fueron destruidas por las tropas alemanas en noviembre de 1944, en un intento de ocultar sus crímenes. En enero de 1945, los nazis comenzaron a evacuar las instalaciones; la mayoría de los prisioneros fueron remitidos en una “marcha de la muerte” que se prolongó durante semanas en el frío y la nieve. Al final, unas 7.000 personas sobrevivieron Auschwitz, más de un millón murió.