En 1963, la ley del “Shabat Justo” entró en efecto, permitiéndole a los judíos observantes de Shabat en la ciudad de Nueva York hacer negocios el domingo. Durante gran parte del siglo 20, una de las barreras más grandes para la observancia del Shabat en Estados Unidos era una semana laboral que incluía el sábado, pero que prohibía el domingo. Nueva York, con la concentración de judíos más grande fuera de Israel, ha innovado muchas leyes diseñadas para complacer la expresión religiosa de todos los cultos.