Yortzait de Sir Moisés Montefiore (1784-1885), destacado filántropo judío. Montefiore también fue un importante agente de bolsa, sirvió como el Sheriff de Londres, y fue nombrado Caballero por la Reina Victoria. Montefiore se retiró de los negocios a la edad de 40 y dedicó el resto de su vida a causas humanitarias en representación del pueblo judío. Viajó hasta el Sultán de Turquía en 1840 para defender a los judíos de Damasco en contra de un libelo de sangre; a Roma en 1858 para tratar de liberar al joven judío Edgar Mortara, secuestrado y bautizado por su enfermera católica; a Rusia, Marruecos y otros puntos para pedirles a las autoridades gubernamentales que frenaran la persecución de los judíos. Pero la Tierra Santa era la más querida para él. Hizo el arduo viaje hasta Israel siete veces. Su primera visita a Jerusalem tuvo un profundo efecto espiritual en él, y desde ese momento vivió una vida de observancia de Torá. En Israel, distribuyó caridad, buscó promover la industria, la educación y la salud, y patrocinó muchos asentamientos agrícolas. En Jerusalem, construyó el primer vecindario fuera de las paredes de la ciudad vieja (el área es reconocida por un molino, que debido a la falta de viento en Jerusalem nunca funcionó). Sus esfuerzos incansables lo transformaron en un héroe del pueblo, su cumpleaños número 100 fue celebrado por comunidades judías alrededor del mundo.