En 1944, Simón Wiesenthal escapó por poco de la muerte en el campo de concentración Janowska. Wiesenthal había sido aprisionado en un total de 12 campos de concentración, y al momento de su liberación de Mauthausen en mayo de 1945, su cuerpo de 1,8 metros de altura pesaba solamente 45 kilos. Casi todos sus parientes cercanos habían sido asesinados por los nazis, y después de la guerra trabajó para el ejército norteamericano reuniendo información para los juicios a los nazis por crímenes de guerra. Wiesenthal continuó su trabajo de manera privada, y se hizo conocido como el “cazador de nazis”, cuya investigación llevó a la captura de Adolf Eichmann en Argentina, y de docenas de otros criminales de guerra incluyendo a Karl Silberbauer, el oficial de la Gestapo responsable del arresto de Ana Frank. Wiesenthal dijo: “Cuando se mire hacia atrás en la historia quiero que la gente sepa que los nazis no pudieron matar a millones de personas y salirse con la suya”. El Centro Simón Wiesenthal, que opera los Museos de la Tolerancia, fue llamado así en su honor. En 1981, la película del Centro Simón Wiesenthal, “Genocidio”, ganó el premio Oscar al Mejor Documental. Wiesenthal murió en Viena a la edad de 96 años, y fue enterrado en Herzliya, Israel.