En 1298, los judíos de Bischofsheim, Alemania, fueron masacrados por tropas de Rindfleisch. Rindfleisch era un caballero alemán que no pudo devolverle un préstamo a la comunidad judía, por lo que inventó una calumnia y afirmó haber recibido una misión del cielo para exterminar a “la maldita raza de los judíos”. Rindfleisch sedujo a una pandilla, y su banda de Juden-schachters (asesinos de judíos) marchó por Austria y Alemania, de ciudad en ciudad, saqueando, quemando y asesinando a judíos por el camino (excepto a aquellos que aceptaban el cristianismo). En seis meses, fueron asesinados 100.000 judíos (muchos fueron quemados en la estaca) y 146 comunidades fueron diezmadas. Este día es el Yortzait del rabino Mordejai ben Hilel (1240-1298), autor del comentario del Talmud Mordejai, él y toda su familia estuvieron entre los asesinados de la masacre. Los judíos de Alemania, habiendo reconstruido reiteradamente sus comunidades después de esos ataques, se dieron por vencidos, y muchos emigraron a la Tierra de Israel (en ese entonces bajo legislación islámica). El rabino Asher ben Yejiel, un gran sabio conocido como el Rosh, sobrevivió las masacres de Rindfleisch y se mudó a España.