En el año 1963, se inauguró la primera planta israelí de desalinización de agua en Eilat. Israel es inherentemente pobre en cuerpos de agua – alrededor del 90% de su territorio es tierra seca, y el 60% del país está conformado por el desierto del Negev. La desalinización es un proceso de producción de agua a partir de agua salada o contaminada. Hoy en día, la compañía nacional de agua de Israel, Mekorot, opera 29 plantas desalinizadoras, principalmente en el sur del país.